15 mayo, 2011

Otro caso enloda a la forense de El Alto

Un nuevo caso de corrupción apunta a Éricka Hinojoza Saavedra, médica forense del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), cesada hace poco en sus funciones por la Fiscalía General de la República, luego de una investigación de esta periodista de La Prensa, quien comprobó que Hinojoza emitía certificados fraguados a cambio de dinero.

El nuevo caso data del 8 de mayo de 2006, cuando un joven de 25 años (cuyas iniciales son L.F.Q.) murió por atropellamiento a la altura de la carretera Capocasi-La Paz. El hecho ocurrió cuando el joven montaba su bicicleta con destino a la ciudad de El Alto, pero a la altura del puente Playa Verde sufrió el impacto mortal de un vehículo cuyo conductor escapó. El cadáver fue trasladado a la morgue del Hospital de Clínicas.

Como es regular, se hizo el requerimiento fiscal al médico forense de turno para que emita el correspondiente certificado de

defunción.

Éricka Hinojoza Saavedra es quien emitió el certificado de defunción No. 3745, de fecha 8 de mayo de 2006, en el que asevera que las causas de la muerte de L.F.Q. fueron: traumatismo cráneo encefálico, politraumatizado, hecho de tránsito.

Con este documento, y por la forma de la muerte, los familiares pueden tramitar el Fondo de Indemnizaciones (FISO), parte del Seguro de Accidentes de Tránsito (SOAT), que cubre daños a personas (no a vehículos), originados por un vehículo, seguro que alcanza a 3.000 dólares para curaciones del accidente o para gastos de defunción.

Cuando existen casos en los que es imposible identificar a la persona que ha ocasionado el daño a otra (como en este caso en el que el autor se dio a la fuga), el FISO es el encargado de sustentar las indemnizaciones en los casos anotados.

EL FRAGUADO. Luego de emitir el certificado forense No. 3745 y ante la negativa de los familiares de compartir parte del FISO que iban a cobrar con la doctora Hinojoza Saavedra, la forense rompió el primer documento y emitió otro, el No. 3746, fechado el mismo 8 de mayo de 2006, en el que indica que L.F.Q. murió por: asfixia mecánica, sumersión y el hecho de tránsito está siendo investigado.

Con este dictamen, es imposible el cobro del FISO para los familiares porque no está comprobado documentalmente que el hecho esté relacionado con un accidente de tránsito. Sin embargo, uno de los familiares de L.F.Q. tuvo la inteligente iniciativa de sacar una fotocopia del primer certificado, que indica que el joven sí murió por atropellamiento y que demuestra la irregularidad cometida por la forense.

CASO. Aunque hasta ahora este documento le ha servido poco a la familia de L.F.Q., ya que la Superintendencia de Pensiones, Valores y Seguros, el 08 de enero de 2007 (SPVS/IS/DAD/99/2007) rechazó que se efectúe el pago del FISO porque “es necesario demostrar documentalmente que las causas del fallecimiento fueron como consecuencia de un accidente de tránsito”, y esto no ocurrió, hasta ahora, en el certificado emitido por Éricka Hinojoza. El caso está archivado en el Organismo Operativo de Tránsito con el código 04142/06.

No hay comentarios: