06 diciembre, 2011

Durban dará su apoyo a países en desarrollo

Durban dará su apoyo a países en desarrollo

El ALBA preocupada en la COP17

El ALBA preocupada en la COP17

Bolivia: “Si se acaba el PK se acaba la Convención”

Bolivia: “Si se acaba el PK se acaba la Convención”

Líderes indígenas denuncian al gobierno en COP17

Líderes indígenas denuncian al gobierno en COP17

Mabel Monje: «Bolivia es flexible en la COP17»

Mabel Monje: «Bolivia es flexible en la COP17»

01 septiembre, 2011

Contando días

Estoy asustada. Quienes me conocen bien saben que ése no es un estado común en mí. Generalmente peco de impulsiva, me han dicho avasalladora y sé que soy bastante imprudente, quizá por ello el periodismo es mi pasión. Tengo suerte de trabajar en algo que me llena. Soy afortunada de mantener a mi familia con algo que combina muy bien con mi carácter y con mi estilo de vida. Además, la adrenalina cuando empiezo a trabajar en una investigación, es insuperable. Nada se compara con esa sensación.
Sin embargo, con los años, aunque no puedo dejar de “casarme” con mi trabajo, la relación cada vez se hace más tortuosa y complicada. ¿El motivo? El manejo de la justicia boliviana es, mayormente, un asco. Y lo estoy comprobando en carne propia.
Hace unos meses, luego de varias denuncias, logré probar que una forense que trabajaba en El Alto, vendía certificados amañados. La filmé desde que entré a su consultorio para mostrar que en ningún momento me revisó, y la grabé recibiendo el dinero por un certificado que acreditaba un asalto que nunca existió.
Hice público el hecho, tanto en el periódico La Prensa, que abrió su tapa dominguera con la noticia e hizo un seguimiento al tema, como en el programa “A todo pulmón” de John Arandia. Días después de esta denuncia, apareció en el mismo programa la forense Ericka Hinojosa Saavedra, acompañada de su abogada, tratando de desmentir que me hubiese vendido el certificado de marras, y asegurando que me había revisado y que efectivamente sí me habían asaltado. No es cierto y puedo comprobarlo. Además tengo pruebas de otros casos dudosos en que esta mujer ha participado. No hay dónde perderse.
Luego de la presión del periódico La Prensa y del programa “A todo Pulmón”, la forense en cuestión fue destituida de su cargo por el Fiscal General, Mario Uribe, y dos instituciones importantes se sumaron a la denuncia de falsedad ideológica que sigue un ciudadano afectado por uno de los certificados truchos emitidos por esta exfuncionaria: la Red contra la Violencia Intrafamiliar de El Alto (que tiene conocimiento de varias irregularidades que cometió la exforense) y el Ministerio de Lucha Contra la Corrupción.
Sin embargo, varios meses después, el caso en manos del fiscal Félix Peralta no ha avanzado nada: Ericka Hinojoza sigue libre, no hay imputación en su contra y sigue manejando contactos importantes en el Instituto de Investigaciones Forenses, que se han encargado de entorpecer las investigaciones que tratan de aclarar varios de los certificados que emitió esta funcionaria y que ponen en riesgo la libertad de personas inocentes.
Pero, encima de que tengo que mirar de palco cómo el fiscal y la jueza encargados se ventilan con el caso, hace tiempo que recibo amenazas e intimidaciones contra mí y mi familia, que incluso me han obligado a cambiar de número de teléfono y de dirección.
No puedo decir que no sabía a qué me metía ya que esta señora ha estado también involucrada en el polémico caso de El Porvenir, pero sí puedo afirmar que no imaginé que nuestra justicia estuviera tan podrida, máxime si las evidencias son, valga la redundancia, tan absolutamente evidentes. Ésas eran mis armas. Y pensé que serían suficientes.
Uno de los más agradables mensajes que he recibido dice: “Tienes los días contados”. Hoy empiezo a contar los días, sí, pero para que esta señora pague por sus delitos. Quiero contar los días para que los otros medios de comunicación se hagan partícipes en denunciar este tipo de injusticias que afectan a la sociedad entera, de la que se proclaman voceros, aunque no hayan sido ellos los de la primicia. Y quiero contar los días también para que todos los perjudicados por la corrupción de esta mujer, puedan vivir en paz. No es mucho pedir porque el caso está armadito y listo para despacharse. Tan sólo hay que esperar que el fiscal se ponga las pilas, haga su trabajo y que lo haga bien, que para eso le pagamos el sueldo con nuestros impuestos.
Así no da miedo “contar” los días. Más bien, dan más ganas de hacerlo.

16 agosto, 2011

Carlos Miranda:"Estamos yendo con pies de plomo"

Si hay alguien que sabe del tema hidrocarburos, es Carlos Miranda. Y no sólo sabe, sino que le interesa compartir su conocimiento. Tanto así que no duda en sacar papel y lápiz para hacer un mapa conceptual y explicar el panorama energético, como si fuera un profesor de colegio. Para él es imperativo que los bolivianos entendamos que las cosas, respecto al gas y aledaños, no se están haciendo como se debiera. Y que no hay mucho tiempo para enmiendas.

Es tiempo de actuar. En esta entrevista, Miranda repasa la situación "gasífera" y alerta de los problemas que puede ocasionar el seguir postergando decisiones que deben ser tomadas ya.

OH! Hemos tenido antecedentes muy interesantes en cuánto a hidrocarburos se refiere, de hecho llegamos a ser el objeto de atención de todos los países que necesitan gas...

Los hidrocarburos bolivianos eran la industria más pujante del país. Bolivia entera logró una estatura que no había tenido en el pasado hasta el 2003. Era indiscutible que Bolivia era el centro de abastecimiento del Cono Sur, respetada y vista con expectativa por sus vecinos. La Conferencia Mundial de Roma de 2002, eligió a Bolivia como el proyecto perfecto en estar funcionando para el 2010. Todo ello porque teníamos compañías muy importantes trabajando a todo vapor, se había logrado abastecer al Brasil, y se respondía a mayores requerimientos de volumen a una velocidad extraordinaria.

Según el contrato que firmamos con el Brasil originalmente, la cantidad llegaba hasta 24 millones alrededor del 2015, pero la reacción del mercado fue tan positiva, y lo extraordinario de esa reacción era que la producción boliviana podía abastecerla en menos tiempo de lo que se le pedía, que en menos de 10 años ya se estaba pensando en duplicar la capacidad del gasoducto al Brasil. Eramos el único caso en la historia donde iba a suceder eso.

OH! ¿Cuál es el panorama hoy?

En 10 años Bolivia a duras penas se abastece a sí misma, el contrato con el Brasil está oscilando entre 26 y 30 millones y lo que sobra se le lleva a la Argentina, porque eso es: se les da lo que sobra. Desde el 2006, la producción llegó a 40 millones de metros cúbicos y ahí se quedó oscilando entre 39 y 41 millones.

OH! ¿Qué ha pasado para llegar a esta situación?

El 2003 comenzó la famosa guerra del gas, el referéndum fue totalmente anti-ley y anti- política petrolera de esos tiempos. El lema era "No exportar e Industrializar". Pero claro, se frenó todo. Las empresas petroleras se asustaron ante el lenguaje hostil, y ahí dejaron sus planes de exportación.

OH! ¿Qué sucedió con el Anillo Energético?

La primera indicación de que no era una impresión nacional, sino que era internacional, fue el famoso Anillo Energético. Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay y Brasil, estaban pendientes de Bolivia. Habían puesto sus esperanzas en Bolivia. Pero se promulga la Ley 3058, que fue fruto del referéndum, liderizada y empujada por el MAS en el Congreso. Y es irónico, porque el que hacía ese trabajo ahora está en la cárcel: Santos Ramírez. Salió la Ley que (Carlos) Mesa no quiso firmar, tan mala que era, y la promulgó Hormando Vaca Díez.

A las dos semanas de eso, todos los temores que se tenían se confirmaron. Los ministros de Argentina, Chile, Uruguay y Paraguay, se fueron en masa a pedir una audiencia combinada con el presidente Alejandro Toledo, del Perú. Fueron a pedirle que el gas de Camisea del Perú, sea el que abastezca a todos ellos.

OH! Es decir que ya tenían un plan B...

Era algo que ya habían estado hablando, viendo lo que estaba sucediendo en Bolivia. Obviamente el presidente peruano acogió la iniciativa encantadísimo, llamaron al BID, que también de muy buena gana puso capital, y se comenzó todo un mecanismo para que se tienda el gasoducto de Camisea, que bajaba hasta el norte de Chile, ahí aprovechaba los gasoductos argentinos. Argentina se comprometía a construir el gasoducto del noreste, que hasta ahora se sigue discutiendo con Bolivia.

OH! ¿Cómo iba a funcionar?

En ese momento la Argentina dijo que iba a hacer ese gasoducto, y que del mismo saldría un ramadal al Paraguay y al sur de Argentina, continuaría hasta Uruguay y la punta se bajaría hasta Buenos Aires. Bolivia no figuraba allí. El espíritu era muy grande, la preocupación igual al no contar con Bolivia cuando todos se habían preparado para usar nuestro gas, así que la solución era el Anillo Energético. En el curso del proyecto se dieron cuenta de que, si bien tenían un trabajo interesante, también tenían un problema que hasta la fecha no había existido en América Latina, la creación de un gasoducto que atraviese varios países. Allí discutieron, tomaron el patrón de Viena y vieron que lo más importante, más allá de la parte técnica, era firmar un tratado que comprometa que todos cumplan su parte

OH! Estaba prácticamente todo listo entonces, y Bolivia fuera...

Todo estaba funcionando bien, con Bolivia fuera. Habían borrado al país de sus expectativas, además el lema de todo este cambio era no exportar, industrializar, es decir que se estaba aclarando a los vecinos que no se les iba a mandar más gas. Además la industria se frenó, las compañías dejaron de invertir, Bolivia llegó a los 40 millones de metros cúbicos y ahí se quedó. El mensaje era hostil y revolucionario, al mejor estilo de la Rusia de 1918.

En noviembre de 2005, en Santiago, debía firmarse el Tratado del Anillo Energético, que luego cambiaron por Gasoducto de la Integración. Sin embargo el 30 de octubre, el Perú hizo el planteamiento sorpresivo de sus fronteras marítimas

OH! ¿Por qué considera que Perú endureció sus condiciones ante un negocio que le convenía a todas luces?

Mi interpretación es que el Perú vio una ansiedad tan grande en Chile que dijo "Gas por mar", lo que Chile no aceptó y por ello se desmoronó todo el proyecto del Anillo Energético. Los otros países se calmaron también. El tema fundamental es que quien lideraba y lidera toda la producción petrolera es Petrobrás, y a esa empresa se le acusó de estar saqueando el patrimonio boliviano, al igual que las otras compañías.

OH! ¿Es cierto que Petrobrás está saqueando los hidrocarburos de Bolivia?

Hablando estrictamente, si interpretamos que el trabajo de una compañía extranjera legalmente en Bolivia es saquear al país, Petrobrás está saqueando. Petrobrás es exactamente igual a una British Petroleum, a una Standard, o una Exxon, por eso son socias en todos los campos. Pero era tan grande el empuje revolucionario que se tenía acá, que se firmaron nuevos contratos según la Ley 3058, los mismos que fueron calificados como los contratos más difíciles del mundo. El mismo gobierno boliviano dijo eso. Entonces ¿quién va a venir a Bolivia a invertir? Nadie.

OH! Sin embargo la demanda crece, ¿podemos cubrirla?

Durante algunos años el país siguió moviéndose por inercia con sus 40 millones. Y lo sigue haciendo, pero las compañías se retrotrajeron. Firmaron contratos pero no hicieron más. Se dedicaron a hacer su labor de mantenimiento de instalaciones y lo necesario para no perder sus contratos. El gobierno amenazó varias veces y trató de convencerlas, pero las compañías se quedaron ahí. El punto de ruptura lo hizo España, con la gestión de su gobierno para Repsol, diciendo que ellos llenarían el contrato para la Argentina y así se está desde el año pasado. Pero una cosa que no entendían es que en Bolivia no se puede aumentar la producción de un día al otro, por eso, lo que ectacular.

OH! Pero los contratos "más difíciles del mundo" ya estaban firmados...

Poner un pozo en producción en Bolivia toma por lo menos año y medio de trabajo difícil. Rinde bien, pero es difícil. Estamos hablando de entre 30 y 40 millones por pozo. Es caro. Y no es inmediato. El primer contrato con la Argentina lo firmó el presidente Morales con su homólogo Nestor Kischner, y no funcionó porque era un contrato entre demagogos. Según ese contrato Bolivia le iba a dar a la Argentina 20 millones en dos años. Pero no se ha podido cumplir hasta ahora.

En marzo del año pasado se reformuló totalmente el contrato. Bolivia debe ir aumentando su producción hasta llegar del 2020 al 2027 a 27 millones de metros cúbicos. Para eso se ha acordado construir un gasoducto, llamado pomposamente el gasoducto de integración Juana Azurduy de Padilla, que debía inaugurarse el 1 de mayo de este año. Y hasta ahora no pasa nada.

OH! ¿Cuáles son las consecuencias de ello?

Estamos perdiendo mucho dinero, porque hasta ahora el gas se está entregando por los conductos delgados, y estos serán tubos grandes que están hechos para la operación mayor. Argentina tiene además que ampliar sus gasoductos para poder recibir nuestro gas. Con Brasil tenemos contrato por 30 millones, pero vendemos 26 aproximadamente.

OH! Hablemos de cantidades...

Producimos entre 40 y 41 millones de metros cúbicos. Con el Brasil tenemos el compromiso de darle 30. Y tenemos que dárselos. El mercado interno en Bolivia se lleva entre 7 y 8 millones de metros cúbicos por día. Entonces quedan a veces dos, o cinco, etc., y eso es lo que se da a la Argentina. Mientras no se suba la producción nacional a unos 42 o 44 millones, no habrá para cubrir los siete que deben irse por contrato a la Argentina. Estamos yendo con pies de plomo.

OH! ¿Qué sucede respecto a YPFB?

Algo se está haciendo, pero no es lo suficiente, y se han tenido cinco años para avanzar. El balance es negativo, excepto en plata, aunque ahí el gobierno no ha tenido nada que ver porque hemos tenido la suerte de que los precios en el mercado internacional han sido altos. YPFB es una industria de papel, es una oficina que cobra impuestos, no es más. No tiene ninguna capacidad física de hacer nada. Los campos petroleros más importantes los siguen teniendo las grandes compañías.

OH! ¿Qué ha cambiado entonces con la nacionalización?

Lo único que ha servido es para aumentar impuestos, nada más. Y podía haberse hecho sin llamarse nacionalización. De recibir un 38%, ahora se recibe un 52%, eso es. Pero YPFB no ha hecho ninguna exploración ni nada porque no puede. No tiene los medios.

OH! ¿Cuál es la solución?

Esa es una pregunta complicada. Toda esta reversión está consignada hasta en la Constitución, y ese es el problema, este país tiene una Constitución muy especial, con muchas reglas pequeñas aunque no menos importantes, pero hay una rigidez terrible para la inversión privada. El actual gobierno está desesperado, sabe que está perdiendo oportunidades y le está empezando a faltar plata, pero él mismo se ha maniatado. Es más fácil cambiar una Ley que la Constitución. En síntesis nadie invierte en Bolivia desde el 2003 ni nadie lo va hacer todavía porque además de los problemas internos, la reacción de los mercados ha sido, obviamente, la de no esperar la voluntad de los bolivianos. Lo que debe hacerse es avanzar lo más rápidamente posible con el contrato de Argentina y avanzar en exploración, pero en serio.

Perfil
Carlos Miranda Pacheco, paceño, es ingeniero químico y petrolero. Actualmente es consultor privado sobre política energética, y forma parte de la Fundación Milenio. Ha sido director del Banco Mercantil, jefe de carrera y docente de la Universidad Andina Simón Bolívar. Ha ocupado el cargo de Superintendente de Hidrocarburos en 2002, ha sido Secretario Nacional de Energía, miembro del directorio y director de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) en 1987, y Ministro de Energía e Hidrocarburos en 1983 y en 1974. En 1979 fue Ministro de Planeamiento y Coordinación y ha sido el Primer Secretario Ejecutivo de la Organización Latinoamericana de Energía (OLADE). Ha publicado varios libros y documentos y ha sido expositor en los principales eventos energéticos del mundo, además de representar al país en varias negociaciones y contratos.

Juan Antonio Morales : « La bonanza no se ha distribuido por igual »


Toma el café sin azúcar. “Así contribuyo a que disminuya su precio”, bromea Juan Antonio Morales, doctor en ciencias económicas, varias veces presidente y director del Banco Central de Bolivia y profesor distinguido de la Universidad Católica Boliviana, que accede a esta entrevista advirtiendo que no será tan sencillo, como le pedimos, hablar en términos ‘cristianos’ sobre la economía y sus aristas en un contexto tan variable como el boliviano, pero que hará todo lo posible. Y cumple.
Desde su papel de experto en economía, pero también de ciudadano común, Morales explica qué pasa con nuestro dinero, por qué hay precios que suben y otros que bajan, qué pasará con el dólar, con las exportaciones y qué consecuencias ocasionarán los autos ‘chutos’… Esta es una lectura para entender lo que ocurrirá con nuestros bolsillos y con la economía de Bolivia.
- Usted alertó hace tiempo sobre la importancia de tomar en cuenta el contexto internacional, lo que pasa fuera de nuestras fronteras, ¿considera que se ha hecho?


- Los últimos cinco años han sido buenos para la economía del país, no tanto por mérito de nuestras autoridades o sus políticas, sino que el contexto internacional ha sido favorable como nunca en la historia de este país. Hemos tenido precios muy buenos para nuestras exportaciones, lamentablemente se han reducido a hidrocarburos y minerales, y algo de grano de soya. Pero en manufacturas casi no hay crecimiento, de hecho, se nos han estado cerrando mercados.


- ¿Quiénes se han beneficiado?
- La bonanza externa ha tenido una repercusión interna importante. Primero en el sector de construcción. A simple vista se puede ver su crecimiento en las ciudades del eje troncal y en el resto del país. Y segundo, una gran expansión del consumo. No digo que esté distribuido equitativamente, pero hay grupos para los que el consumo ha aumentado y están viviendo una fiesta muy grande.


- Pero pareciera que es una fiesta con pocos invitados…
- Uno tiene la impresión de que el ingreso y la riqueza no han mejorado a pesar de todo el discurso, pero hay gente de las viejas fortunas y de las nuevas, que la están pasando muy bien. Para ser anecdótico, tengo una amiga que tiene una empresa de agasajos y no da abasto. Tiene bodas con 600 invitados, lo que antes no era común. Hay una expansión de consumo. Insisto en que la bonanza no se ha distribuido por igual. Hay segmentos como los banqueros, algunos comerciantes, los constructores, que están muy bien. Pero el sector manufacturero y los que viven de sueldos fijos, no.


- ¿Qué opina de la política social, aunada a la económica del Gobierno?
- La política social del Gobierno apunta a reducir las desigualdades y ha descansado en los bonos. Pero aunque eso ayuda, y no es mala idea, ayudaría más hacer inversiones en salud y en educación, dotando a la gente de más capital humano que le permita defenderse mejor y convertirse eventualmente en un empresario, por ejemplo.
- ¿Es sostenible esta estrategia a largo plazo?
- Los bonos están esencialmente financiados por el IDH (Impuesto Directo a los Hidrocarburos). Si el precio de los hidrocarburos cayese, sucedería lo mismo con la recaudación del IDH, y el Gobierno se vería en dificultades. Siempre queda la duda de la sostenibilidad. Pero iría más lejos en el sentido de que toda la economía boliviana está siempre en riesgo, y esto viene de que el contexto internacional se puede deteriorar. Si eso sucede, provoca que este modelo de desarrollo sea muy vulnerable.


- ¿Es decir que dependemos demasiado de lo externo?
- Dependemos más que nunca de afuera. El vínculo que tenemos con el exterior son esos precios tan altos de afuera, que han significado muchos ingresos adicionales al país y al fisco. Con datos del propio Gobierno, mis cálculos son que en los últimos cinco años el Gobierno ha recibido 17.000 millones de dólares adicionales, a lo que tenía el 2005. Son sumas muy importantes, pero la pregunta es en cuánto ha cambiado el país y cuánto menos vulnerables nos hemos vuelto a conmociones que puedan venir desde afuera. No tenemos respuesta.
- ¿Qué piensa usted?
- Yo tengo la impresión de que gran parte de la bonanza no la hemos aprovechado.
- Sin embargo el boliviano se ha fortalecido frente al dólar
- Eso tiene ventajas y desventajas. Permite controlar la inflación. Si no hubiera habido esa revaluación del boliviano, probablemente la inflación hubiese sido más alta. Permite importar más barato, con menos bolivianos, sobre todo alimentos. Por esa parte es positivo.
Lo negativo es que le quita competitividad al sector productivo, y no solo al sector de manufacturas para la exportación, sino a la industria nacional que tiene que competir contra bienes importados, el carnicero, el zapatero... A ellos se les vuelve más difícil porque tienen que enfrentar la competencia, pero el tipo de cambio real es lo importante, este es la cantidad de bolivianos por dólar según lo que pasa con la inflación en Bolivia. Si el tipo de cambio no se moviera y la inflación continuara subiendo, perderían competitividad nuestras empresas, lo que puede ser destructivo.


Una manera de frenar la inflación es a través de estas revaluaciones, aunque eso afecta a los bolivianos por dólar que reciben los productores. Hay un equilibrio frágil entre revaluar o dejar que suba la inflación. Yo me inclino por la revaluación.
- Pero los precios siguen subiendo…
- Es que es importante controlar la inflación. Si uno ve en el periódico que sube el pollo, el arroz, los servicios… Mucha gente no se ha dado cuenta de cuánto han subido por ejemplo los médicos, los radiotaxis, los peluqueros…
- ¿Qué sucede con las reservas? Al parecer tenemos mucho ‘colchón’
- Las reservas son esencialmente divisas, dólares, euros, libras, que permiten a Bolivia atender sus pagos internacionales cuando el país necesita importar. También le permiten atender sus obligaciones de deuda externa, aunque esta se ha reducido. El sistema cambiario de Bolivia que es tan peculiar, pero que finalmente es fijo, es un factor que asienta la confianza del público en su tipo de cambio en moneda nacional. Esas son funciones esenciales de las reservas internacionales que vienen en los últimos años porque exportamos más que lo que importamos. Hemos tenido además un alivio de deuda externa. Técnicamente puede explicarse como que el ahorro es mayor que la inversión; esa diferencia la hemos estado poniendo en reservas.


- Pero ¿cuáles son las consecuencias de ahorrar y seguir sumando reservas?
- Tener pocas reservas no es bueno para la economía, pero demasiadas reservas tampoco porque crean presiones inflacionarias, y tienen peligros políticos. Todos se antojan de las reservas…
- ¿Es dinero guardado que no se invierte?
- Absolutamente. No hay nada de eso. Y gran parte de la crítica es esa. Se ha ido acumulando en una actitud que los economistas llamarían mercantilista… Pensar que la riqueza de un país son sus dólares y su oro, sin darse cuenta de que hay cosas más importantes y sostenibles en el tiempo como inversiones en fábricas, en educación, etc., lo que no se ha hecho. Las inversiones no son proporcionales a los ingresos. La inversión privada está muy decaída, salvo en construcción o en las inversiones para esparcimientos. Pero fábricas que creen empleo, por ejemplo, no hay. Tengo la impresión de que estamos dejando pasar el tren. Que nos podría haber ido muchísimo mejor.
- Hablemos del impacto de los autos chutos…
- Los autos chutos tienen efecto sobre otras personas, por ejemplo van a aumentar fuertemente la polución, sobre todo en ciudades como La Paz y Cochabamba, van a dificultar mucho el ya congestionado tráfico, y lo más importante, van a presionar sobre los combustibles que están subsidiados. Si la situación fiscal se deteriorara, hay peligro de que se toquen las reservas. Si el volumen de subsidios y el gasto público aumenta mucho, implica una reducción en ellas.
- Acumulamos reservas y compramos bonos con ellas, sobre todo a EEUU, ¿no estamos financiando algo que va contra todo el discurso de este Gobierno?
- Tengo tentación de escribir acerca del debate que se ha suscitado con los disidentes del MAS que dicen que es una vergüenza que Bolivia esté financiando al imperio con sus reservas. No sé si será una vergüenza, pero sí es cierto que Bolivia lo financia. Pero el problema es que el gobierno no puede dejar dormidas esas reservas, tiene que ganar algo. Una manera de ganar es prestando al Gobierno estadounidense, comprando bonos del Tesoro aunque el interés sea muy bajo. La ventaja es que son inversiones seguras y líquidas.
- ¿Cuál sería la alternativa?
- Utilizar estas reservas con las empresas estatales, pero el asunto es que estas tienen problemas de gobierno corporativo. De hecho hay $us 5.000 millones comprometidos que no han sido desembolsados, porque las empresas no tienen capacidad para ejecutar esas inversiones, no tienen proyectos, tienen problemas de gestión. El Gobierno está en la disyuntiva de seguir invirtiendo en títulos seguros de bajo rendimiento, o invertir en las empresas estatales, que no se sabe cuán seguras son.
- Mucha gente se ha ido del país, ¿cree que el panorama es tan oscuro?
- Ya son ocho años de buen crecimiento, justamente por lo que comentábamos al principio, así que muchos de los que se han ido piensan en volver. Además, hay países en los que el contexto laboral es cada vez más complicado. Tengo un hijo que estudia en Europa y puede decidir entre quedarse o regresar. Mi consejo es que vuelva a Bolivia. Creo que este país con buenas políticas económicas, con un esfuerzo mayor en términos de educación, es una tierra de oportunidades.

Experto en economía

Juan Antonio Morales Anaya, cochabambino, nació en 1943. Doctor, licenciado y máster de la Universidad de Lovaina, en Bélgica, actualmente se desempeña como docente distinguido en la UCB en Maestrías para el Desarrollo.
Ha sido invitado como profesor en distintas universidades del mundo, ha sido consultor en programas internacionales como CEPAL, GTZ y PNUD, ha publicado decenas de documentos y ha estado al frente, en varios periodos, del Banco Central de Bolivia.

La “robótica social” de Eduardo Bayro


“Soy de izquierda”, repite varias veces Eduardo Bayro durante la entrevista que realizamos en la casa de uno de sus hermanos, en La Paz. El científico estuvo unos días en el país para realizar varias charlas y recibir algunos reconocimientos a su amplia carrera. Si bien al principio no parece tan importante la declaración política de Bayro, que repite varias veces, a medida que va avanzando la conversación, se entiende el por qué de su necesidad de dejar en claro su ideología, la misma que ha marcado su vida, más allá de la trayectoria profesional.

Con algo de parecido físico al genial Albert Eistein, aunque con menos canas, Eduardo Bayro tiene todas las características de los intelectuales que parecen flotar un poco por encima de los demás mortales, sin embargo no podría tener los pies más puestos en la tierra. Y aunque hace varios años que vive en México, concretamente en Guadalajara, conoce perfectamente la realidad boliviana y está más que dispuesto a hacer su parte para mejorarla.

Extraña combinación
Eduardo Bayro Corrochano forma parte de una numerosa familia de 9 hermanos. Nace en Oruro en 1952, y a los 6 años viaja a Cochabamba, donde estudia en el Maryknoll y en el colegio San Agustín. A los 19 años viaja a Chile para estudiar ingeniería civil y electrónica, con mención en telecomunicaciones.

A su regreso a Bolivia, trabaja en la UMSA, en la Carrera de Electrónica, reformulando el programa de estudios. “Mi dilema era cómo conciliar el interés que siempre tuve de ser útil en el campo social, teniendo habilidades para la parte técnica. Siempre quise hacer algo por mi país.”

En 1979 viaja becado a Alemania para hacer una maestría y a los tres años regresa a Bolivia con equipos alemanes para los laboratorios de la UMSA. Trabaja allí hasta 1987 dando clases, mejorando el programa de estudios y fundando el Instituto de Electrónica. A fines de 1988 viaja por un par de años a Tarija donde es docente en la Universidad Juan Misael Caracho y funda el Instituto de Ciencia y Tecnología.
Durante su estancia en el país, Bayro fue miembro de grupos de izquierda, “siempre participé en las luchas y en las marchas y en 1979 trabajé con Luis Espinal en el periódico “Aquí”. Estuve muy cerca de él cuando lo mataron. Yo le advertí que algo pasaba. Su muerte me marcó mucho. Pero como ingeniero y tecnólogo era para mí muy complicado combinar las dos cosas, lo social y lo técnico.”

A fines del ‘90, Bayro viaja a la Universidad de Cambridge para hacer un doctorado en sistemas cognitivos, lo que es fundamental para él al abrirle el espacio al campo de la inteligencia artificial. “Cuando ya haces un doctorado, entras a un terreno en el que no hay salida. La investigación es muy demandante. Cuando regresé a Bolivia en 1994, me sentí en un país extraño, ya no había izquierda activa, ni proyectos en ese sentido. Trabajé un año más en Tarija, pero estaba desconectado de la realidad del país. Regresé a hacer un post-doctorado en Alemania y me involucré en la docencia. Para ese entonces ya era un investigador, y Bolivia me quedaba muy lejos.”

Sin embargo Bayro estaba decidido a regresar a Latinoamérica, por lo que envió una serie de cartas a distintos países de la región, buscando trabajo. México le respondió en 1999 invitándolo a Guanajuato, a un instituto de matemáticas muy prestigioso.
Al año de su llegada, Bayro publica su primer libro y le ofrecen un espacio en el Cinvestav (Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional) en Guadalajara, donde reside actualmente.

En este centro Eduardo Bayro ejerce plenamente la investigación, y es docente de maestrías y doctorados. “En México se incentiva mucho la investigación y no faltan recursos para ello. Es un país muy generoso, aunque todavía el porcentaje que se otorga del PIB a la investigación, es muy bajo. Sin embargo uno puede vivir muy bien, con un buen sueldo, estando cerca al mundo tecnológico, a los avances, etc.”
Aunque Bayro se llama a sí mismo “el exiliado tecnológico”, acepta que vivir en México es lo más parecido a Bolivia que ha encontrado y que está contento en ese país.

Más que ciencia
Todo el background social y político de Bayro, le permite ser un intelectual que hace más que investigar, “sé de lo que estoy hablando, sé lo que quiero hacer, conozco la realidad social de la región. Desde esa perspectiva, como técnico tengo otra visión que cualquier investigador de países grandes. Y me siento orgulloso de ello.”

Ya estando en Inglaterra, Bayro había comenzado a explorar dentro de la inteligencia artificial, y en Alemania, a trabajar creando brazos, manos, etc. Llegando a México funda en el Cinvestav, el Laboratorio de Geometría, Visión y Robótica. Allá comienza a ganar proyectos y lograr fondos para trabajar intensamente en la creación de extremidades robóticas. “Sin embargo todavía no estaba contento porque mi trabajo no tenía ninguna conexión con la sociedad, pero siempre me ha acompañado el luchar contra la injusticia social, es algo que no me deja ni en sueños.

En México me siento como en una vitrina, tengo éxito, soy prácticamente el número uno en robótica, tengo varios reconocimientos internacionales, pero es como ser una diva, no estaba haciendo nada respecto al prójimo. Mis estudiantes saben que soy de izquierda, hago presentaciones, doy charlas, trato de despertar un poco el interés social. De hacerlos leer. El mundo hoy es como una licuadora por la globalización. Los jóvenes no tienen ya muchos ideales.”

Para reafirmar este pensamiento, cuando a Eduardo Bayro se le entregó recientemente el grado de Doctor Honoris Causa en la UMSA, el científico dedicó el reconocimiento a todos los estudiantes de esta institución, que murieron durante la década de los 60 y 70, durante la guerrilla y la dictadura. “Esos estudiantes que murieron podrían ser hoy excelentes ministros, doctores… Era gente que venía de la burguesía, que murieron por lo que creían.”

Bayro asegura que jamás trabajaría, como lo hacen mucho de sus colegas, en tecnología bélica o de control, “eso me repugna, para mí es prostituirse, pero necesitaba saber qué hacer para contrarrestar las actitudes de esos otros científicos. Así que decidí empezar a trabajar en el área de robótica médica.”

Tecnología y sociedad
Eduardo Bayro ya tiene un equipo completo, que le llevó seis años de trabajo, de cámaras y endoscopios para ayudar a los médicos a operar tumores cerebrales y aneurismas. Aunque empezó de cero, hoy Bayro cuenta con varios equipos muy sofisticados con los que está trabajando también dentro del campo de la cirugía del abdomen. “En Guadalajara hay un excelente hospital de transplantes, por lo que estoy planeando ayudar en esta área con cámaras, una pantalla de tres dimensiones y brazos manipuladores.”

A partir de estos proyectos, Bayro ha comenzado a desarrollar lo que él llama “Robótica social”, término que ha inventado y que le ha dado un sentido claro a su trabajo, combinando sus conocimientos con la ayuda a quienes menos tienen.
Por ello decidió comenzar a trabajar en un humanoide, en sociedad con una empresa norteamericana. El “Mexone” se terminó de construir hace ocho meses. De acuerdo a Bayro, además de ser autónomo y liviano, la principal aportación de “Mexone” reside en el software de su inteligencia artificial, muy adelantado y basado en algoritmos de neurocomputación, computación evolutiva y lógica difusa.

Al igual que sucede con el sueño humano, “Mexone” almacenará en una computadora para computo paralelo la información que acumuló en su actividad, y una vez encendido de nuevo será capaz de recuperar este conocimiento de esta computadora por medio de una conexión inalámbrica. La percepción estereoscópica del humanoide se lleva a cabo por medio de dos cámaras que le permiten una visión tridimensional. Estos algoritmos tienen varias aplicaciones posibles, entre las que figura la ayuda a personas invidentes. Es decir, los mismos algoritmos de percepción pueden ser usados en un casco para guiar a no videntes.

Actualmente el humanoide mueve la cabeza, sujeta objetos y está comenzando a caminar. “Tengo siete estudiantes de doctorado y cuatro de maestría trabajando en él, cada uno en diferentes tópicos.”
Aunque hay varios científicos que trabajan en esta área en diferentes países como Japón, Italia, Israel o Alemania, la diferencia entre ellos y Bayro es sustancial. “Mi target es no pasarme de 1.000 dólares por ejemplo, aunque los otros cobren 60.000″

Este casco para no videntes en el que estoy trabajando será de mucha ayuda para quienes no pueden ver, además de ser orientado por las cámaras, el usuario podrá tener acceso a Internet y a las diferentes redes sociales. Desde este punto de vista, he encontrado cómo hacer que mis trabajos sean útiles para la sociedad.”

La semana en la que estuvo en Bolivia, Bayro intentó reunirse con el Presidente Morales para explicarle sus conceptos, pero no pudo lograrlo. Sin embargo ya tiene varios proyectos junto al Instituto de Electrónica, que él ayudó a fundar hace varios años atrás, para insertar la robótica social dentro de las necesidades del país. “Con esto estaría llenando mis ideales de ser útil como técnico. Este es el momento apropiado y estoy resuelto a trabajar para ello.”

VIH, esa "mala" palabra

Hace un par de semanas leí en un periódico colega el titular: “Un seropositivo atemoriza a 1.600 presos en San Pedro”. La noticia decía que un reo, que vive con el virus del VIH/Sida “sembraba temor” en la cárcel paceña debido a su enfermedad, por lo que los otros presos lo habían aislado para “evitar contagios.”

El mismo periódico titulaba días después: “Son narcos, tienen VIH y están en la cárcel”, en referencia a una pareja que fue arrestada en posesión de droga. La mujer, que ha sido condenada a 10 años, ha apelado a su condición física para solicitar arresto domiciliario, mientras que su marido no tiene sentencia aún. Los médicos han demostrado que el estado de la mujer es delicado, que sus defensas han bajado y que un simple resfrío puede ser fatal para ella, pero los argumentos no han servido para el juez, quien ha negado su solicitud.

Esta noticia, como la otra, también está enfocada en transmitir “el miedo” que tienen las demás privadas de libertad de “poderse contagiar” al estar cerca de la mujer con VIH cuando la realidad es la inversa: la que está en peligro es ella, dadas las características de la enfermedad.

Al final de la primera noticia, el periodista aclara que el VIH/Sida se transmite sólo por contacto sexual sin protección, por transfusión sanguínea o de forma prenatal si es que la madre no sigue un tratamiento, y que afecta al sistema inmunológico. Esta información, que debiera ser una prioridad, se toca muy a la ligera, como un dato más, mientras que en la noticia sobre la pareja presa por narcotráfico ni siquiera se menciona si realmente el estar cerca de una persona con VIH puede “contagiar” el virus, (el término correcto es infectarse).

Es preocupante el tratamiento de estas noticias, que se repiten en muchos otros medios del país. No dudo que las intenciones de los colegas no fueran las mejores y tampoco dudo de que el editor haya dejado pasar estos errores simplemente por desconocimiento, común a muchos periodistas en este tema concreto, pero en el momento en que se tiene una página en blanco que llenar, sobre todo si son temas que involucran la salud pública, la que será leída por miles de personas, uno está obligado a informarse y actuar con responsabilidad. No he leído hasta ahora un titular que diga “Son narcos, tienen cáncer y están presos”, o “Un diabético aterroriza a reos de una cárcel”. La connotación sexual del VIH ha hecho que este periódico discrimine a los reos con VIH/Sida y aliente a que otros también lo hagan.

Con más de 6.000 personas viviendo con el virus en Bolivia, es momento de que quienes cubren la sección de sociedad, donde se maneja este tipo de informaciones, despierten a una realidad que hace mucho dejó de ser solamente de homosexuales, drogadictos o trabajadoras sexuales.

Hoy en el país, 189 niños menores de 15 años viven con VIH y el rango con mayor incidencia de aumento de casos está entre los 15 y 34 años. Esto quiere decir que la realidad del VIH/Sida en Bolivia apenas comienza, y que los periodistas estamos en la obligación de informarnos para no contribuir en el desastre, lo que empieza por escoger y conocer bien las palabras que se usan (ONUSida ha lanzado un manual muy útil para los comunicadores que abordan temas como el VIH/Sida y que es gratis y fácil de descargar).

Las noticias, en estos casos particulares, debieron alertar sobre la violación a los derechos humanos más básicos que tienen estas personas con VIH, encerradas en la cárcel, y para asegurarles tratamiento médico en buenas condiciones, tanto físicas como psicológicas.

Una palabra mal usada, un término fuera de contexto, un prejuicio velado, pueden causar daños irreparables, no sólo para la persona que vive con VIH, sino para toda la sociedad que se confunde y cree que puede ser invulnerable ante esta enfermedad.

Actualmente, en Bolivia se infectan cada vez más adolescentes que tienen relaciones sexuales en estado de ebriedad. Los rangos estadísticos lo demuestran.

En estos tiempos, los periodistas no tenemos derecho a equivocarnos sobre un tema tan esencial como es el VIH/Sida, que por cierto, no discrimina.

15 mayo, 2011

Las verdades de Chiquita

Las evidencias de que Chiquita | Una de las empresas más importantes de los EE.UU, ha pagado a varios grupos armados ilegales de Colombia por seguridad y otros servicios, son contundentes. Los documentos involucran incluso al ex presidente Alvaro Uribe.

Pocos días antes del anuncio de que la megaempresa estadounidense Chiquita Brands International había pagado a paramilitares colombianos y también a la guerrilla, pese a haber asegurado oficialmente lo contrario, el periodista Michael Evans, quien iba a revelar la información, contaba que lo mejor de su trabajo era sentir la adrenalina de saber que había muchos a los que les interesa mantener las verdades bien tapadas y que descubrirlos era lo que más lo emocionaba. Evans, un americano alto y delgado, de apariencia más bien tímida y con un castellano algo inseguro, tenía por qué estar tan satisfecho. Con más de 5.000 documentos bajo la manga, estaba a punto de revelar, con pruebas irrefutables, los oscuros negocios de una de las trasnacionales que más poder tiene en el mundo.

El periodista, que trabaja en el Archivo Nacional de Seguridad (The National Security Archive) de Estados Unidos, fue uno de los expositores invitados al IV Encuentro de Periodismo de Investigación, que organizó Consejo de Redacción el pasado 1 y 2 de abril en Bogotá. En el panel de “Periodismo de exhumación, investigando el pasado”, Evans explicó la estructura de los cables informáticos y su importancia en medio de la transformación de la sociedad, en la cual los ciudadanos desean informarse de los hechos del mundo; también expuso el proyecto “Evidence Proyect”, del cual él hace parte, demostrando la existencia de otro sistema de cables informáticos, paralelo a wikileaks y respaldado con más de una fuente.

El National Security Archive, es una organización sin fines de lucro, financiada a través de donaciones y regalías de publicación, cuyo principal objetivo es conseguir que el Gobierno de los Estados Unidos, haga públicos documentos que esa entidad conserva como secretos debido a sus políticas de seguridad nacional. En esa lógica, y como director del proyecto, Michael Evans ha presentado casi 3.000 peticiones bajo el Freedom of Information Act (FOIA), la ley de acceso nacional de acceso a la información vigente en los EE.UU. Evans ha escrito “Colombia and the United States: Political Violence, Narcotics, and Human Rights, 1948-2010”, una colección nueva, compuesta por más de 3.000 documentos desclasificados sobre las relaciones entre Estados Unidos y Colombia.

El día 7 de abril, Michael Evans, a nombre de The National Security Archive, el compendio más grande de documentos desclasificados que existe por fuera del gobierno norteamericano, hizo público que, contradiciendo a un informe anterior en que la empresa bananera aseguraba que no había realizado ningún pago, ni a los paramilitares ni a las AUC (Autodefensas Unidas de Colombia, grupo de extrema derecha) por obtener seguridad e información, en realidad no sólo sí había pagado a estos grupos subversivos, sino que también los había utilizado para que cuiden sus plantaciones y le brinden otros servicios. Los documentos revelan que además estaban involucrados militares y políticos, entre ellos el ex presidente Alvaro Uribe.

El destape ha remecido las relaciones entre Colombia y Estados Unidos, y ha puesto preguntas sobre la mesa que no sólo afectan a estos dos países, sino que demuestran que situaciones parecidas podrían ocurrir en cualquier parte del mundo. ¿Por qué el Departamento de Justicia de Estados Unidos aceptó sin más comprobación la versión de la empresa?, ¿Qué pasó dentro de ese Departamento para que se decidiera una multa pero no se iniciara una investigación contra Chiquita? ¿Cómo evadieron el control fiscal los contadores de la trasnacional?, y sobre todo ¿Cuánta gente murió por la presencia de paramilitares y las AUC en la zona?

Desenredando

Notas manuscritas con difícil escritura, frases inconclusas, datos que tienen que armarse como un rompecabezas… ¿El resultado? Revelar que una de las empresas más grandes de los Estados Unidos, que controla aproximadamente un cuarto de todo el comercio mundial del banano, mintió en su acuerdo de culpabilidad ante los fiscales estadounidenses cuando aseguró que nunca había recibido "ningún servicio de seguridad o equipos de seguridad a cambio de los pagos" (que le hacía a los paramilitares y a la guerrilla), y que esos pagos eran una "extorsión" por parte de los grupos irregulares.

"Estos registros extraordinarios son las pruebas más detalladas hasta la fecha del verdadero costo de hacer negocios en Colombia", dice Evans. "El aparente acuerdo de Chiquita con las guerrillas y paramilitares es responsable de incontables asesinatos y desmiente el acuerdo de culpabilidad firmado por la empresa con el Departamento de Justicia de Estados Unidos".

En 2007, Chiquita entregó miles de documentos al Departamento de Justicia de Estados Unidos como parte de un acuerdo de sentencia en el que admitió años de pagos ilegales (1,7 millones de dólares a las AUC desde 1997), supuestamente por extorsión, por lo que acordó pagar una multa de 25 millones de dólares. Nunca reconoció que se hubiese beneficiado de esos pagos. En el trato logrado entre la empresa y la Fiscalía, no se iba a revelar los nombres de los dirigentes que negociaron el trato con los paramilitares y se evitaría cualquier sanción contra ellos.

Las AUC se declararon en 1997 como un grupo contrainsurgente que combatía a las guerrillas. Eran patrocinados por grupos de ganaderos, terratenientes y narcotraficantes de las regiones en las que operaban las guerrillas que eran hostigados o amenazados por ellas. El 70% de los ingresos de las AUC provenían del narcotráfico, el secuestro y la extorsión, además de recibir dinero de multinacionales, como Chiquita. También recibieron colaboración de varios miembros de las Fuerzas Armadas y tenían estrechos vínculos con múltiples políticos colombianos. Fueron responsables de masacres y torturas utilizando métodos de terror contra la población civil y guerrilleros, usando armas no convencionales como motosierras para descuartizar a sus víctimas. También son responsables de la muerte de miles de indígenas, sindicalistas y militantes de grupos políticos de izquierda, a los que acusaban de ser colaboradores o admiradores de las guerrillas.

Los documentos que se proporcionaron a Michael Evans y que éste descifró con meticulosidad, revelan que son evidentes las “transacciones” de beneficio mutuo entre las filiales colombianas de Chiquita y la guerrilla, los paramilitares, las fuerzas colombianas de seguridad y las cooperativas privadas Convivir, grupos armados auspiciados por el gobierno.

Peso a peso

Para los contables de Chiquita en Colombia, no fue tarea fácil ocultar los pagos denominados “delicados”, así que recurrieron a diferentes trucos. “Esto es evidente en un par de memorandos legales de enero de 1994. El primero de ellos indica que las guerrillas le prestaban seguridad a la empresa en algunas de las plantaciones de Chiquita. Otra anotación, manuscrita en un documento membreteado de la compañía, clasificado como confidencial, se pregunta: "¿Por qué es relevante?" y, "¿Por qué está siendo escrito?". En el documento los abogados han tachado la palabra "transacciones" - lo que sugiere un acuerdo de canje- y lo sustituyeron por el término más neutro de "pagos". Los contables de la empresa incluyeron los gastos como "pagos de extorsión de guerrillas", pero los registraron en los libros como "seguridad ciudadana", de acuerdo con estas notas”, explica Evans.

Otro documento muestra que Chiquita también pagó a paramilitares por servicios de seguridad -incluyendo información de inteligencia sobre las operaciones de la guerrilla- después de que las AUC arrebataron el control de la región a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a mediados de la década de 1990.

Muchos de estos pagos fueron hechos por intermedio de las organizaciones legales Convivir supervisadas por el ejército colombiano.

En marzo de 2000, el abogado de Chiquita, Robert Thomas, escribió un memo en el que indicaba que los paramilitares de Santa Marta, donde está ubicada la principal filial de Chiquita en Colombia, Banadex, habían creado una empresa ficticia llamada Inversiones Manglar para ocultar "el verdadero propósito de garantizar la seguridad".

La compañía tenía la pantalla de exportación agrícola, pero producía "información sobre los movimientos guerrilleros".

De acuerdo a Thomas, funcionarios de Banadex le dijeron que "todas las compañías bananeras están contribuyendo en Santa Marta" y que Chiquita "debe continuar haciendo los pagos", ya que "no se puede obtener el mismo nivel de apoyo (seguridad) de los militares". También hay evidencias que destacan el papel de los militares colombianos para presionar a la empresa a financiar a las AUC a través de las Convivir.

Entre los funcionarios que más apoyaron las Convivir, durante este tiempo, se encontraba Álvaro Uribe, entonces gobernador de Antioquia, departamento en el que tenía su centro de operaciones Chiquita en Colombia. En el memo de septiembre de 2000, Thomas señala: "Es bien conocido en el momento, que oficiales de alto rango del ejército colombiano y el Gobernador del Departamento de Antioquia estaban haciendo campaña para el establecimiento de una organización Convivir de Urabá".
Otro memo indica que, tanto Uribe como otro político de la región, Alfonso Núñez, recibieron donaciones para sus campañas de otra de las filiales en Colombia de Chiquita, la Compañía Frutera de Sevilla. Alvaro Uribe fue presidente de Colombia desde 2002 hasta 2010.

Relaciones peligrosas

Otro documento escrito a mano de 1999 revela el aparente esfuerzo de un general del Ejército de Colombia para establecerse como un intermediario en los pagos de los paramilitares. El documento describe a un "general que ha estado en la zona desde hace varios años" que había sido acusado por el alcalde de San José de Apartadó de ser parte de "[un] escuadrón de la muerte" y que había sido "suspendido del Ejército". Todos los indicios apuntan a que el controvertido general Rito Alejo del Río es el destinatario.

El documento señala que el general "nos ha ayudado personalmente" con "seguridad" y con "información que impidió secuestros". Las notas hacen referencia indirecta a un pago de 9 mil dólares.

Pero la relación entre la poderosa bananera y los subversivos fue más allá. Otro documento escrito por Thomas, en septiembre de 2000, describe una reunión en 1997 de los altos ejecutivos de Banadex con el líder de las AUC, Carlos Castaño, quien sugirió por primera vez apoyar la creación de la Convivir llamada La Tagua del Darién.

Los funcionarios de Banadex adujeron que "no tenían más remedio que asistir a la reunión" porque no hacerlo sería "antagonizar con los militares de Colombia, funcionarios locales y estatales, y las Autodefensas".

Más tarde, un memo legal de agosto de 1997 escrito en papel membretado de Chiquita, dice que la empresa era "miembro de una Convivir llamada Puntepiedra, SA", que el autor clasifica como "una persona jurídica en la que participamos con otros exportadores de banano en la región de Turbo". Una versión diferente del mismo documento no sólo omite los nombres de los beneficiarios de pagos, sino que incluye una anotación manuscrita junto a la "guerrilla". Una entrada dice: "Pago extorsión." Otra anotación dice: "Sobre todo no son pagos ilegales - estos son legales - gasolina, el ejército, la policía, los políticos. El pago no ofrece nada, ni beneficios".

Los que faltan

Las pruebas suman y siguen, y vienen a reforzar las demandas de las víctimas de los grupos armados ilegales de Colombia. Los documentos serán usados para apoyar una demanda civil contra Chiquita, encabezada por Earth Rights Internacional, a nombre de cientos de víctimas colombianas de los paramilitares y las guerrillas.

Existe vasta información de la relación entre Chiquita y los grupos irregulares incluso en Wikipedia, sin embargo, hasta ahora, no se había tenido pruebas tan contundentes. "Estas revelaciones son más que académicas", explica Arturo Carrillo, Director de la Clínica Internacional de Derechos Humanos de la Universidad de Georgetown. "Los documentos refuerzan la media docena de demandas federales pendientes en contra de Chiquita, que la empresa fue cómplice, y por lo tanto responsable de las atrocidades cometidas por las AUC en Urabá. Uno sólo puede esperar que revelando la información obtenida y publicada por el National Security Archive se dará lugar a una mayor responsabilidad por las acciones criminales de Chiquita en Colombia, ya que con el acuerdo de la empresa con el Departamento de Justicia, este se ha negado a procesar a los ejecutivos de Chiquita por su mal accionar".

Todavía se espera que el Departamento de Estado, la DEA y la CIA se pronuncien y entreguen información que puede ser muy importante para las víctimas de la violencia y su demanda contra la multinacional bananera. Es un hecho que una de las muchas y oscuras madejas de violencia y corrupción ha comenzado a desatarse en Colombia con estas pruebas. "La publicación de estos documentos es sólo el comienzo", asegura Evans.

Cesan a forense de El Alto acusada por certificados falsos

Acusada. La forense falsaria fue cesada.Redacción La PrensaEl Fiscal General del Estado Mario Uribe, dispuso la cesación de susfunciones de la médico forense Ericka Hinojoza Saavedra, que trabajaba enel Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) de El Alto, luego de que una periodista de La Prensa, comprobara que la médico vende certificadosforenses falsos.Varias denuncias se recibieron en contra de Hinojoza Saavedra, acerca desupuestos cobros por emitir certificados falsos. El periódico Correo del Sur informa que el director nacional del IDIF, Armando Sierra Gareca, explicóque el Fiscal General del Estado envió hace pocos días un memorándum deagradecimiento a la mencionada médico quien a la vez deberá enfrentar un proceso en la vía penal y administrativa para esclarecer la denuncia. El pasado jueves salió el memorándum de agradecimiento de servicios,además se le está abriendo un proceso penal y administrativo", informóSierra.Imagen manchadaLa denuncia en contra de la forense Ericka Hinojoza Saavedra, estabaafectando la imagen de toda la institución, según admitió el Director delIDIF, Armando Sierra. "Se estaba generalizando que en la Fiscalía y en elIDIF que todos los forenses hacían lo mismo", acotó.El cargo de los forenses es de libre designación y por tanto la destitucióntambién es atribución directa del Fiscal General, según explicó Sierra aCorreo del Sur, al indicar que ningún forense está en la carreraadministrativa o institucionalizado.Hinojoza fue sorprendida por una periodista de La Prensa en La Paz, quienluego de recibir varias denuncias de víctimas en contra de la profesional,constató las irregularidades. La periodista se hizo pasar como cliente en lasoficinas del IDIF de El Alto en La Paz y pidió hablar a solas con la forense,quien accedió, y allí le pidió que emitiera un certificado forense falso con10 días de impedimento a cambio de un monto de dinero; la médico aceptóy en menos de diez minutos, sin hacer ningún examen, emitió el certificado detallando lesiones inexistentes

Una médico forense en El Alto emite certificados falsos

Incierto: Se desconoce cuántas personas fueron perjudicadas y acusadas por esta acción.

Luego de recibir varias denuncias acerca de que el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) de El Alto, ubicado en el barrio Santiago II de esta ciudad, estaría emitiendo certificados médicos falsos, este medio pudo comprobar que, efectivamente, la médico forense Érika Hinojoza Saavedra otorga certificados forenses sin realizar ningún examen médico previo y que además recibe dinero por ello.

En una investigación periodística, surgida luego de que varias personas denunciaran ante La Prensa que están siendo víctimas de acusaciones tan graves como las de violación, por ejemplo, con base en certificados médicos forenses que la doctora Hinojoza habría emitido, nos apersonamos hasta el IDIF de El Alto para comprobar el hecho.

Las instalaciones de esta dependencia jurídica están en un estado lamentable, la pobreza es evidente.

Sin embargo, es una de las fiscalías forenses más concurridas: diariamente llegan allí decenas de personas, generalmente mujeres, para denunciar ataques, agresiones, violaciones, etcétera.

INVESTIGACIÓN. La tarde de nuestra visita, una joven embarazada, acompañada por su madre, se encontraba en la única oficina-consultorio del lugar. Había sido golpeada por su pareja. Otras personas esperaban ser atendidas.

Eran las 16.15 y la doctora Hinojoza ya estaba a punto de irse, pese a que el horario de atención es hasta las 17.30. Cuando le pedimos conversar a solas, aceptó y es allí que, luego de pedirle que emitiera un certificado forense falso, con 10 días de impedimento, accedió a los requerimientos a cambio de una determinada suma de dinero.

En menos de 10 minutos, y sin ningún examen médico, Hinojoza emitió el certificado citando varias lesiones inexistentes y determinando los 10 días de impedimento por supuesto “asalto” a cambio de 200 bolivianos.

Hasta el momento, no se sabe cuántas personas han sido perjudicadas por esta funcionaria pública, ni cuántos son los casos irregulares en los que ella ha intervenido.

El año pasado, la Fiscalía General inició un proceso de depuración en contra de la corrupción interna en esta institución y destituyó a varios fiscales y otros funcionarios.

El fiscal general Mario Uribe ha señalado que el Ministerio Público destituirá a todo funcionario corrupto, siguiendo los lineamientos de la Persecución Penal del Delito formulados en el Plan Quinquenal 2006-2010.

Para destacar

Pedía dinero para entregar los certificados forenses falsos en la Fiscalía de El Alto.

Las víctimas denunciaron que fueron acusadas hasta por violación debido a informes falsos.

Las instalaciones de la Fiscalía están en un estado deplorable; la pobreza es evidente.

La Fiscalía General inició un proceso de depuración en contra de la corrupción interna.

En El Alto, las personas visitan con frecuencia esta dependencia para emitir falsas acusaciones.

Se destituyó a varios fiscales y otros funcionarios que realizaban esta clase de trabajos.

El Ministerio Público destituirá a todo funcionario que emita certificados falsos.

200 bolivianos pidió la médico de la Fiscalía para emitir un certificado forense falso.

Otro caso enloda a la forense de El Alto

Un nuevo caso de corrupción apunta a Éricka Hinojoza Saavedra, médica forense del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), cesada hace poco en sus funciones por la Fiscalía General de la República, luego de una investigación de esta periodista de La Prensa, quien comprobó que Hinojoza emitía certificados fraguados a cambio de dinero.

El nuevo caso data del 8 de mayo de 2006, cuando un joven de 25 años (cuyas iniciales son L.F.Q.) murió por atropellamiento a la altura de la carretera Capocasi-La Paz. El hecho ocurrió cuando el joven montaba su bicicleta con destino a la ciudad de El Alto, pero a la altura del puente Playa Verde sufrió el impacto mortal de un vehículo cuyo conductor escapó. El cadáver fue trasladado a la morgue del Hospital de Clínicas.

Como es regular, se hizo el requerimiento fiscal al médico forense de turno para que emita el correspondiente certificado de

defunción.

Éricka Hinojoza Saavedra es quien emitió el certificado de defunción No. 3745, de fecha 8 de mayo de 2006, en el que asevera que las causas de la muerte de L.F.Q. fueron: traumatismo cráneo encefálico, politraumatizado, hecho de tránsito.

Con este documento, y por la forma de la muerte, los familiares pueden tramitar el Fondo de Indemnizaciones (FISO), parte del Seguro de Accidentes de Tránsito (SOAT), que cubre daños a personas (no a vehículos), originados por un vehículo, seguro que alcanza a 3.000 dólares para curaciones del accidente o para gastos de defunción.

Cuando existen casos en los que es imposible identificar a la persona que ha ocasionado el daño a otra (como en este caso en el que el autor se dio a la fuga), el FISO es el encargado de sustentar las indemnizaciones en los casos anotados.

EL FRAGUADO. Luego de emitir el certificado forense No. 3745 y ante la negativa de los familiares de compartir parte del FISO que iban a cobrar con la doctora Hinojoza Saavedra, la forense rompió el primer documento y emitió otro, el No. 3746, fechado el mismo 8 de mayo de 2006, en el que indica que L.F.Q. murió por: asfixia mecánica, sumersión y el hecho de tránsito está siendo investigado.

Con este dictamen, es imposible el cobro del FISO para los familiares porque no está comprobado documentalmente que el hecho esté relacionado con un accidente de tránsito. Sin embargo, uno de los familiares de L.F.Q. tuvo la inteligente iniciativa de sacar una fotocopia del primer certificado, que indica que el joven sí murió por atropellamiento y que demuestra la irregularidad cometida por la forense.

CASO. Aunque hasta ahora este documento le ha servido poco a la familia de L.F.Q., ya que la Superintendencia de Pensiones, Valores y Seguros, el 08 de enero de 2007 (SPVS/IS/DAD/99/2007) rechazó que se efectúe el pago del FISO porque “es necesario demostrar documentalmente que las causas del fallecimiento fueron como consecuencia de un accidente de tránsito”, y esto no ocurrió, hasta ahora, en el certificado emitido por Éricka Hinojoza. El caso está archivado en el Organismo Operativo de Tránsito con el código 04142/06.

Se realizó el IV Encuentro de Periodismo de Investigación

Con éxito se llevó a cabo el IV Encuentro de Periodismo de Investigación. Con más de 240 participantes, entre periodistas y estudiantes de comunicación, el evento cumplió con las expectativas de los asistentes.

Los trece expositores internacionales y cinco nacionales contaron al público sus experiencias profesionales en periodismo de investigación.

El evento se desarrolló a través de seis paneles y un conversatorio en los cuales se discutió la forma de abordar trabajos de investigación desde diversas temáticas y así mismo el relato de trabajos propios de los expositores.

El Encuentro tuvo su apertura con una conferencia de Mónica González, periodista chilena, directora de CIPER. El tema de su ponencia fue: “Sin periodismo de investigación no hay democracia.” Respecto al tema, ella comentó ¨En Colombia hay que hacer de la profesión algo de relevancia y sentido. Tal vez nos preguntemos ¿qué sirve para el día de hoy? Tenemos que ser herramientas de luz, verdad y camino. Rescatar la dignidad. En épocas de dictaduras vemos el repudio internacional y en épocas de crimen organizado se opta por la exposición pública, En este momento es cuando el periodismo tiene más por hacer, pero no lo entendemos¨.






¨El crimen organizado va de la mano de la violencia, la impunidad se hace presente y desparece el periodismo, no recordamos que es el periodismo la principal herramienta de los ciudadanos. Por eso hay que decidirnos a actuar con nuevas técnicas, exigirle al Gobierno dinero para mejorar las bases de datos, dar un paso más: no ser cuenta muertos, sino herramientas que digan dónde se corrompe¨.

¿Cómo investigar el crimen transnacional? fue el segundo panel del evento, Laura Weffer de Venezuela, Ricardo Sandoval de Estados Unidos y Andrés Colman de Paraguay, fueron los encargados de abrir la segunda parte del panel Cómo investigar temas transnacionales. La impunidad, el tráfico ilegal de personas y el contrabando fueron el eje temático de investigaciones cuyos resultados permitieron concluir que la sencillez en la obtención de información, el asumir riesgos, el trabajo en equipo y la creatividad son fundamentales para el éxito de la labor periodística.



Mónica Oblitas, de Bolivia, Jeanette Hinostroza, de Ecuador y Ginna Morelo, de Colombia, fueron las encargadas del panel ¿Cómo investigar temas ambientales? La periodista boliviana relató su investigación sobre cinco cooperativas mineras, sin licencia ambiental que contaminaron el río Coroico y deterioraron la calidad de vida de los habitantes del primer municipio eco turístico de Bolivia; Jeanette Hinostroza, relató cómo logró mediante una pregunta cotidiana ¿A dónde va a parar el aceite que periódicamente se extrae de los autos? develar el gran impacto ambiental que producen estos desechos. Por su parte, Ginna Morelo, presentó el panorama de ilegalidades que rodea los problemas ambientales generados por la extracción aurífera en Córdoba.
Las panelistas coincidieron en reconocer el poco interés que hay en las salas de redacción por la investigación de estos temas, a pesar de que este es un espacio complejo que conecta ámbitos fundamentales de la realidad, como el económico, el político y el social.


Durante sus ponencias reflexionaron acerca del gran trabajo de campo que exige el periodismo ambiental, y del difícil acceso a las fuentes oficiales por la relación directa que algunas tienen con las actividades ilegales de contaminación de los recursos naturales o por la falta de conocimiento, un aspecto generalizado tanto en las entidades de control como en la sociedad. A pesar de que en los tres países donde se realizaron las investigaciones hay una amplia normatividad ambiental, las leyes no se cumplen. Por eso, finalmente, el panel concluyó que es necesario que los periodistas no desfallezcan en comunicar e investigar estos temas porque sólo así es posible cambiar el pensamiento.





En el panel sobre el uso de bases de datos para cubrimientos electorales del IV Encuentro de Periodismo de Investigación, los periodistas Fernando Rodrigues de Brasil, Andrew Donohue de Estados Unidos y Dora Montero de Colombia expusieron proyectos interesantes de sus países sobre la construcción de bases de datos de políticos como una forma de recolección de información antes, durante y después de las campañas electorales. Estos datos, luego de ser comprendidos y analizados por los periodistas, se convierten en una fuente de soporte y dan origen a historias de alto impacto.

El uso de bases de datos se ha convertido en una tarea útil para el periodismo de investigación y para mantener la independencia, pues ofrece a los periodistas otra fuente que no depende de entidades del Gobierno u otros estamentos y le da potencial a la materia prima que con esfuerzo se ha logrado hacer.

A partir del interrogante sobre cómo realizar investigaciones colectivas, se dio inicio al segundo día del Encuentro de Periodismo de Investigación. Este panel contó con la participación de Carlos Eduardo Huertas por Colombia, Hugo Alconada por Argentina y Ricardo Sandoval por Estados Unidos, quienes demostraron por qué el periodismo es un oficio que construye democracia y cómo a través de los esfuerzos colectivos es que se pueden hacer verdaderas investigaciones periodísticas tanto en temas conjuntos como transnacionales.





Cristóbal Peña, de Chile, Mónica Oblitas, de Bolivia y Laura Weffer, de Venezuela conformaron el panel “investigando temas sociales”. El primero de ellos se refirió a la realidad especifica de su país en materia de educación, con un mapa de trabajo de localización de zonas de impacto y a las razones por las que educación básica en su país es en general de baja calidad.


La boliviana planteó una hipótesis como punto de partida; el narcotráfico y la influencia en el pueblo de Yacuiba en su país. Laura se refirió al cambio de los preservativos que en Venezuela otorga el ministerio de salud. La baja calidad de los nuevos produjo embarazos no deseados y contagios de enfermedades. Con la idea de que todo el mundo tiene algo por contar redondeó su intervención. Edilma Prada, moderadora del panel reflexionó sobre las historias que siempre tenemos en frente y dejamos ir. El llamado fue a investigar este tipo de temas porque afectan a poblaciones definidas en su cotidianidad.

En el panel de periodismo de exhumación, investigando el pasado, la primera intervención fue realizada por Michael Evans, analista del National Security Archive en Washington DC, en su exposición titulada “Wikiliaks, desclasificación y el periodismo forense”. En ella, el periodista explicó la estructura de los cables informáticos y su importancia en medio de la transformación de la sociedad, en la cual los ciudadanos desean informarse de los hechos del mundo. Sin embargo, afirmó que Wikileaks carece de multiplicidad de fuentes y sus prácticas se basan en la filtración de información secreta (Gatekeeping). De esta manera, el periodista expuso el proyecto “Evidence Proyect”, del cual él hace parte. Evidenció la existencia de otro sistema de cables informáticos respaldado con más de una fuente argumentando así, la variedad e importancia de herramientas para investigadores, periodistas e historiadores.




Durante su intervención, Michael Evans anunció que esta semana su organización, el National Security Archive, publicará 5.500 documentos del gobierno estadounidense sobre el escándalo de Ciquita Brands en Colombia, como parte de un nuevo proyecto llamado "The Evidence Project", que tiene el apoyo del Open Society Institute.

La segunda intervención estuvo a cargo de Nelson Fredy Padilla, miembro del CdR y editor dominical de El Espectador, con su exposición “Cómo hacer periodismo investigativo a partir de hechos históricos. El caso de los galeones”. En ella el periodista destacó la importancia de hechos del pasado en las agendas mediáticas del presente. Explicó la importancia de la búsqueda de documentos históricos por parte de los periodistas para así convertirse en testigos directos y constructores de la memoria histórica del país. Además, expuso su investigación de los galeones, en el periódico El Espectador, brindando simultáneamente, consejos prácticos para la realización de este tipo de investigaciones.

Finalmente, en la exposición “El tiempo recobrado” el periodista Chileno, y miembro del Centro de investigación periodística Ciper, Cristobal Peña señaló la importancia de entender y no desdeñar el periodismo histórico para así comprender la perduración y transformación de hechos del pasado en la actualidad. Argumentó que hay que dejar madurar los acontecimientos para así obtener testimonios y análisis más profundos. “El paso del tiempo libera conciencias, secretos y archivos” destacó.



Para finalizar el evento, se realizó el conversatorio sobre cómo hacer periodismo por fuera de los medios tradicionales. Ana Lucia Duque, ex editora y reportera del diario El Tiempo fue la moderadora del conversatorio realizado el 2 de abril en el auditorio Luis Carlos Galán. Los invitados fueron Carlos Dada, salvadoreño, fundador y director de El Faro.com primer medio virtual en América latina, Andrew Donohue, quien ha sido juez de los premios Pulitzer, es editor y fundador de Sandiego.org y por ultimo Mónica Gonzales directora, fundadora de CIPER (Centro de Investigación y Información Periodista de Chile).

Se abordaron temas como la el papel de estos nuevos medios digitales, la elección del tema como principal garante de calidad a la hora de realizar una investigación periodística, respondieron preguntas del público y dieron concejos para los nuevos periodistas interesados en fundar un medio de investigación digital. Por último Mónica González dio este concejo al auditorio: “no ser soberbios al pensar que se pueden cambiar las cosas solo por ser periodistas pero antes que nada tener claro qué objetivo se quiere alcanzar. Entender que el periodista debe ser el que le dice a la gente de los peligros que la acechan y de mostrarle los caminos de verdor para pasear y amar”.
Consejo de Redacción agradece los estudiantes de Comunicación y Lenguaje que apoyaron el Encuentro.

En la realización de esta reseña participaron: David Felipe Arango, Pedro Alejandro Fonseca, Laura Bonilla, Marcela Castro López, Rosmery Castaño, Omar Vásquez, Alejandra Margffoy y Natalia Perdigón Beltrán.

http://ciperchile.cl/multimedia/el-mercado-de-los-bonos-de-carbono-en-america-latina/

Este no es el peor momento del gobierno: A. García Linera

García Linera sentado uno de los sillones de su oficina y al fondo su escritorio. – Mónica Oblitas Los Tiempos

- Habla del Presidente y de usted como las figuras predominantes, pero ¿qué más es el MAS? Si no estuvieran, ¿quién estaría dirigiendo el país?

- Pregunta complicada. Éste es un Gobierno de una austeridad casi monástica, casi franciscana. Y de la que puedo dar fe de muchos ministros y dirigentes. A diferencia de lo que creen algunos críticos, el Gobierno, desde la gestión gubernamental y parlamentaria, no está dando lugar a una nueva elite económica. No he visto a ningún ministro aparecer luego como empresario. Todos han regresado a sus actividades cotidianas bastante tradicionales y de bajo perfil. Y de eso me siento orgulloso.

Eso habla no sólo del presidente Evo, sino de todo un entorno que asume esto como misión jesuítica casi. Pero, uno no puede avalar y decir lo mismo de la totalidad de la estructura del MAS donde se están presentando casos de nepotismo, corrupción y de regreso a viejas prácticas que combatimos en cuanto las detectamos.

Por otro lado, Evo Morales en verdad es fruto de toda una movilización social que se va gestando desde fines de los años 90, y tiene su mayor visibilización entre 2000 y 2005. De alguna manera, son circunstancias que llevan a Evo a colocarse en la cresta de la ola. En ese sentido, en el período 1995-2005, es posible visualizar un poderío muy fuerte de la masa, y a las personas como Evo o Felipe (Quispe) más como criaturas del momento, de la sociedad en movimiento.

Pasada la gran oleada de movilización, las cosas han seguido de tal manera que el proceso de cambio en esta segunda fase post grandes movilizaciones 2005-2010 no podría ser entendidas sin el papel de Evo. Y no dudo en decir que hoy por hoy Evo no tiene sustituto. Está mucho en juego con Evo.

No siempre ha sido así. Los procesos de 2000, 2003, contaron con Evo, pero iban más allá. Los acontecimientos después de 2006 para adelante, en la continuidad y conducción de este proceso de cambio, no tienen sustituto de Evo.

No significa que no haya escuela, se intenta formar nuevos liderazgos, pero las circunstancias son distintas. Los nuevos liderazgos se forman ahora bajo las alas del poder, y eso crea otro tipo de mentalidad y de personalidad. El liderazgo previo era de lucha contra el poder y eso formó un tipo de temperamento y de percepción de otro tipo, porque la única manera de sobrevivir era tener una gran habilidad e inteligencia articuladora. Esa habilidad no es fácil de adquirir ahora.

- Es una debilidad importante del MAS. Si le entendemos, sin Evo no hay proyecto…

- Sin ser tan radical, buena parte del proyecto en Bolivia, de los sectores subalternos, campesinos, indígenas, etc., depende de la presencia de Evo.

- Dada nuestra historia, ¿considera que el pueblo respaldará una tercera reelección en 2014, más allá de si es legal o no?

- Muchos nos han dicho que la gente no está acostumbrada a eso, pero mi respuesta siempre ha sido “dejemos que la gente elija”. Yo revisaba y decía que si Evo era reelegido en 2009 sería un quiebre histórico, y se dio. Veremos si las organizaciones lo reeligen, en todo caso que la gente tenga la opción democrática de decirle que siga o no, pero no que se prohíba eso con base en alguna lectura medio dudosa o amañada de la Constitución.

- Lejos de su posición como gobernante, hablando desde el ángulo político, ¿no le preocupa que no haya otras opciones democráticas para votar más allá del MAS?

- ¿Pero acaso acá hay un pensamiento único? La reflexión intelectual, los medios, los noticieros, los comentaristas… no hay un solo comentarista o analista que esté a favor del Gobierno. Hay una absoluta libertad de pensamiento, de reflexión, hasta de abuso; nos insultan, nos dicen lo que sea.

- ¿A quién ve como adversario del MAS para las próximas elecciones?

- Hay varios, seguro los viejos partidos se van a reciclar, surgirán nuevos liderazgos, pero lo que veo es que no hay un proyecto de sociedad alternativa, y no creo que surja hasta 2014. Van a haber varios partidos y candidaturas, pero no un proyecto alternativo.

Lo que sí es una debilidad de nuestra estructura partidaria es no haber ayudado a formar una élite dirigencial, campesina, popular, que tenga el conjunto de virtudes que coloquen al presidente Evo como uno más entre varios.

- ¿Por qué se mantiene la agresividad contra aquellos que antes estuvieron con ustedes como el Movimiento Sin Miedo o Comuna?

- Al MSM le reclamamos lealtad. Él (Juan del Granado) vino el 2009 después de las elecciones a romper con nosotros, vino a decirnos que todo está mal, no funciona lo que hace el Gobierno. La segunda cosa que irritó nuestra estructura política es que Juan ha ido tentando a todos los resentidos y los derrotados en nuestras elecciones internas.

Además, el MSM no tiene proyecto político de sociedad y de país que no sea decir nosotros podemos hacerlo mejor que los del MAS. Y por esto he llegado a una conclusión: ¿Quiénes son los ineficientes? Los campesinos, los indios. Juan apunta a ser presidente, tiene derecho de hacerlo, pero objetivamente eso significa que nuevamente se desclase a los indios de la administración del Estado.

“Nuestro proyecto no está en juego”

García Linera admite que varios sectores están descontentos con el Gobierno, pero dice que se trata de conflicto al interior de una “familia”

image

El vicepresidente Álvaro García Linera en un momento de la entrevista con Los Tiempos en su despacho, el jueves pasado, en La Paz. – Mónica Oblitas Los Tiempos

Entrevistar al vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Álvaro García Linera, no es fácil. Desde septiembre pasado Los Tiempos quiso hacerlo infructuosamente hasta que, más que los mecanismos formales, un encuentro casual con el dignatario concretó una audiencia que fue realizada el pasado jueves en su despacho ubicado en la esquina de las calles Ayacucho y Mercado de la ciudad de La Paz.

Se trató de una entrevista en la que García Linera respondió todas las preguntas que se le formularon y abordó diversos temas de una gestión de Gobierno que va hacia su sexto aniversario. Y lo hizo demostrando una gran capacidad de exposición, que recuerda su paso por la academia y la televisión, lejos de la duda o la vacilación.

Y así como rememoró los que en su criterio fueron los momentos más peligrosos de esta gestión (los meses de agosto a octubre de 2008, cuando “las secretarias lloraban (…) y había ministros que renunciaron”), ahora está seguro del éxito por cuanto sostiene que la legitimidad de la propuesta de sociedad y país que el Movimiento Al Socialismo (MAS) hizo a la nación se consolidó, aunque reconoce que su cimiento más fuerte y sin el cual todo podría desbaratarse es exclusivamente el presidente Evo Morales.

Para facilitar la lectura hemos dividido las respuestas en cinco bloques y si bien el espacio limitado del papel hace que haya quedado material en el tintero, éste se puede recuperar en nuestra página web desde mañana, lunes.

– Hay una impresión generalizada en el sentido de que desde diciembre de 2010, luego del “gasolinazo”, el Gobierno vive los momentos más difíciles de su gestión ¿Cómo interpreta esa percepción?

- No, hay dos momentos muy difíciles que ha vivido el Gobierno en orden de jerarquía y de impacto. El primero durante los sucesos del golpe de Estado del año 2008; fue el peor momento de riesgo, de incertidumbre. Cuatro departamentos no estaban bajo el control del Gobierno, no teníamos autoridad en ellos y esto amenazaba a expandirse a Cochabamba. Cuatro meses atrás hubo un referéndum supuestamente autonómico que había desconocido la autoridad del Congreso, la autoridad del Ejecutivo, la autoridad de la Corte Nacional, en una especie de casi dualidad de poderes. En el mes de mayo y abril, la “media luna” hizo su consulta, una “media luna” que entraba hasta La Paz con el prefecto paceño José Luis Paredes, y hasta Cochabamba con Manfred Reyes Villa.

Nosotros estábamos atrincherados en La Paz a medias, Oruro, Potosí, Chuquisaca. Era lo que vivía el Gobierno en julio, agosto y septiembre del año 2008, eso se sentía en todo el ambiente. En el Palacio, las secretarias lloraban en las esquinas, los de seguridad se preguntaban qué haremos cuando haya algún problema aquí. Eran horas en las que el Presidente y yo nos quedábamos solos en Palacio, había ministros que renunciaban y eso no se supo. Estoy hablando de los días 6, 7, 8, 9, 10 de septiembre y con el presidente Evo y a solas, Juan Ramón (Quintana, entonces ministro de la Presidencia N. de la R.) también, definiendo las cosas; qué pasa si todo se cae, qué pasa si a esta iniciativa, a este golpe civil prefectural, se incorpora alguna unidad militar.

Ahí fue cuando el Presidente y yo decidimos que “de aquí nos sacan muertos” y el Presidente se mueve, convoca al pacto de unidad, se reúne con organizaciones y se planifica la contraofensiva. Las cosas podían haberse desencadenado todavía más en contra de nosotros si los golpistas asumían el control de las instituciones. Las queman, pero no asumen el control, ése fue un momento clave.

El segundo momento clave es que usaron la violencia, y el tercero es cuando matan en Pando. Es cuando pierden toda la legitimidad y empieza a derrumbarse su esquema. Nosotros no perdemos ni un segundo la oportunidad y comenzamos a retomar la iniciativa. El Presidente, los dos reunidos con el mando militar, dijimos que hay que ejecutar. Juan Ramón se fue hasta Pando para ejecutar la toma, para contribuir a la toma, y había que jugarlas todas y nos la jugamos como hombres dispuestos a entregar la vida si fuese necesario. Si mostrábamos una sola fisura, en ese entorno fundamental, del Presidente, el Vicepresidente y el ministro de la Presidencia, o si mostrábamos algún tipo de duda ante las organizaciones, ante el mando militar, ahora estaríamos nosotros en otro lugar.

Ése fue el momento más duro que exigió la máxima tensión de nuestro temple, de nuestro carácter y pasamos la prueba.

Fue el momento más duro en el que este proyecto se puso en duda como proyecto histórico porque tenía al frente otro proyecto de sociedad, conservador.

Otro momento duro fue cuando ocurrieron las muertes de Huanuni. Nos conmocionó a todos y creo que en esos días nuestra popularidad raspaba el 10 o el 15 por ciento. No por la responsabilidad sino porque a todo el mundo le conmocionó que se hayan matado entre bolivianos por la ambición del mineral, del vil metal y el Gobierno agotó los esfuerzos por unir por pacificar, pero sucedió así.

- ¿Y el momento actual?

- Éste es un momento singular, tenso, no quiero restarle la importancia a ello. Es un momento tenso porque han aflorado posiciones encontradas entre sectores populares, entre su Gobierno y un sector de los asalariados. Entre el gobierno, sus decisiones y un sector de la población que se ha sentido afectado por una medida como el alza del precio de los carburantes.

Son tensiones que hemos tenido al seno del pueblo, pero no es una polarización de proyectos de sociedad. No está en juego hoy el proyecto de sociedad que enarbolamos, no hay un otro proyecto de sociedad en juego. Ahora la discusión es sobre cómo se administra el proyecto de economía, de sociedad y de Estado; cómo se lo regula. Son tensiones dentro de la gestión y la administración de un único proyecto de sociedad.

Son tensiones complicadas, por supuesto, pero al interior de la familia, al interior de un mismo horizonte. El 2008 este horizonte estaba en riesgo, acorralado territorialmente, frente a un otro proyecto conservador que se veía fuerte, que se había mostrado todopoderoso.

Era un Gobierno acorralado el de 2008. Ahora es un Gobierno que comienza a tener diferencias con otros sectores de la sociedad en torno a la manera de administrar, la manera de conducir un mismo proyecto de sociedad en lo plurinacional, en la industrialización, en la autonomía… Por eso son contradicciones en el seno del pueblo y, como lo he dicho, este tipo de tensiones son necesarias porque alimentan el debate interno en la sociedad.

- ¿Cuál es su sensación, como conductor de este proceso, cuando ve que la gente que hasta diciembre era totalmente fiel sale a las calles a protestar contra ustedes?

- Que hay que estar atento a todos los sectores sociales, que a veces uno está oyendo a un grupo de sectores y no ha oído lo suficiente a otro grupo, a otro sector.

Después de derogar el decreto (del incremento del precio de los combustibles líquidos) a la semana me fui a caminar por la ciudad de La Paz, a las 8 de la noche sin seguridad. Quería oír lo que decía la gente, tres noches seguidas, y no me silbaban ni me tiraron tomates, me decían “garanticen el abastecimiento de la canasta familiar”, “compañero, sigan adelante”, “expliquen mejor”, “que haya más empleo Vicepresidente”.

A los 10 días fui a El Alto a entregar escuelas a ver qué pasa ahí y luego a Achacachi, solo en mi territorio, un día domingo de feria, sin seguridad. Con mis compañeros hemos ido a buscar ispis, a ver qué nos decía esa gente.

Le dije al presidente Evo esto es lo que dice la gente: Que garanticemos que no falle el abastecimiento de comida, que deberíamos haber tomado la medida con gradualidad, que nos mantengamos firmes. Eso oí y sin seguridad, sin aparatos, sin gente que está preparada para aplaudir, sino gente de la calle; entre medio también hay gente que te mira con distancia y ni te saluda.

Evidentemente, han habido sectores que se han molestado con la decisión que tomamos y hemos respetado ello. Hay sectores de la sociedad que se han sentido afectados por la medida y han demostrado su protesta y nosotros hemos decidido dar un paso para atrás.

Vean el entusiasmo con el que la gente se acerca al Presidente cuando entrega obras. No significa que estemos como antes; las encuestas lo reflejarían, evidentemente ha habido una lesión, una raspadura en nuestra relación con ciertos sectores sociales. Hemos captado y decimos que siempre hay que oír a otros sectores y ahora hay que tomar medidas que restablezcan nuevamente el enlace más directo con esos sectores que se han sentido lastimados con ciertas decisiones.

Periodistas: Juan Cristóbal Soruco, María Julia Osorio y Mónica Oblitas

“La frase de Loyola: ‘En una fortaleza asediada toda disidencia es traición’, estaba bien para momentos como los de 2008. En 2011 es Mao con su lógica de las contradicciones”

“Había ministros que renunciaban y eso no se sabía antes, ministros que renunciaban delante de nosotros. Estoy hablando de los días 6, 7, 8, 9 y 10 de septiembre (2008)”

“(…) son dos caras de una misma moneda, negociamos para un mejoramiento de relaciones (con EEUU), pero a la vez criticamos cuando detectamos paralelamente intervencionismo”

“Antes los gobernantes se comunicaban con la clase media en otros espacios, teatro, cine, almuerzos, recepciones (…) eso no lo tiene nuestro Gobierno. Eso es una debilidad”

EL ESTADO SÓLO SERÁ REGULADOR

Con un discurso moderado, García Linera dice que aunque el Estado entrará a los sectores estratégicos de la economía, como la producción de alimentos, no pretende sustituir a la empresa privada sino ser regulador del mercado, de los precios y garantizar el abastecimiento.

- En un reciente discurso dijo que después de la crisis de alimentos y de precios, el Gobierno estaba decepcionado de los empresarios privados y dispuesto a tomar el poder económico. ¿Qué acciones concretas se piensan ejecutar al respecto?

- Nuestra decepción fue por lo siguiente: El año pasado, por estos meses, los empresarios agroindustriales sabían que la producción de caña había caído, pero el Estado no lo sabía. Desde mayo hasta julio nos pidieron las pólizas de exportación similares a las de 2009 cuando habían producido 12 millones de quintales, pero la producción en 2010 cayó a ocho millones de quintales. No lo dijeron y continuaron exportando.

En agosto nos reunimos y nos dijeron que íbamos a tener problemas con el azúcar, que había que importar. Cuando comprobamos a través de la Aduana, nos dimos cuenta de que ellos ya sabían que iba a faltar azúcar. No han jugado limpiamente.

Eso sucede siempre en el campo económico, y me dirán que son las reglas de la empresa, pero cuando tiene que ver con comida, no se puede hacer eso. Obligatoriamente el Estado tiene que meterse, no para absorberlo todo, sino para controlar especialmente en los rubros estratégicos como arroz, maíz, trigo, en el pollo, indirectamente a través del maíz, en la leche. Hay sectores en los que el Estado tiene que estar vigilando.

La lección para nosotros es que en estas ramas estratégicas el Estado debe tener la mejor información y tener presencia para regular, ese es el poder económico.

– ¿Sólo como regulador?

- Poder regulador, no como sustituidor, es imposible, no se puede sustituir al sector empresarial. No alcanzaría todo el dinero ni de las reservas internacionales. Uno tiene que estar como regulador, como acopiador, tener información de primera en sectores estratégicos para ayudar a que se estabilicen los precios y se garantice el abastecimiento.

Vamos a entrar a producir alimentos. Ahora en Bolivia se produce en 2,5 millones de hectáreas como mínimo, hasta tres millones. El Estado entrará a producir, 20, 40 mil 50, 70 mil hectáreas. Imposible decir que eso es competencia.
“Hay que asumir con el Estado otro debate”

LUCHA CONTRA EL NARCOTRÁFICO

- ¿Cree usted que en Bolivia podemos derrotar al narcotráfico?

- Éste es un tema mundial, no se lo derrota localmente, se lo derrota mundialmente.

– ¿Por qué el Gobierno, entonces, ha reaccionado en el caso del general René Sanabria y de los informes sobre la situación del narcotráfico como lo han hecho todos los anteriores gobiernos, en vez de aprovechar y plantear un escenario de cambio de la estrategia?

- Hemos tenido que salir a defender lo que hemos hecho, y en verdad hacemos todo lo posible, lo que está a nuestro alcance para continuar el cumplimiento de ese conjunto de compromisos tradicionales.

En la ley, en la erradicación, en el uso de dinero, en el cambio de mandos, en la búsqueda de nueva tecnología para controlar precursores, aviones, pero hemos dejado de lado este otro debate que es necesario y que también tiene que asumirlo el Estado sobre el fracaso global de esta estrategia coercitiva y la necesidad de otro tipo de medidas.

Es una cosa todavía nueva en la que el Estado aún no tiene responsabilidades y compromisos, entonces tenemos que salir ahora a defender el conjunto de compromisos reales que asumimos.

Molesta que no se valore eso, pero está claro que manteniendo ello hay que asumir también con el Estado otro debate, con un enfoque de mirar la totalidad de que esto, por muchos esfuerzos que hagamos, en verdad no se va solucionar.

DIÁLOGO | El vicepresidente Álvaro García Linera habla con Los Tiempos de varios temas de la coyuntura actual y otros que han marcado la gestión de más de cinco años del Movimiento Al Socialismo (MAS). Para el Mandatario, el frustrado “gasolinazo” y sus p
Gasolinazo: No habrá decisión inconsulta

El Vicepresidente dice que es inevitable el incremento de los precios de los combustibles líquidos, pero asegura que la decisión no será inconsulta. Explica que en el país hay subvenciones “buenas” que seguirán beneficiando a la población.

- El “gasolinazo” mostró un cambio en la política económica frente a las subvenciones ¿el Gobierno levantará paulatinamente estas ayudas como hizo recientemente con el caso del azúcar?

- Cada subvención merece un análisis particular. Nuestro Gobierno reivindica el uso de cierto tipo de subvenciones que favorezcan a los sectores más desprotegidos y productivos de la sociedad.

La transferencia de recursos que hace el Estado vía bono Juancito Pinto, Renta dignidad y Juana Azurduy es una forma de subvencionar.

Hay otro tipo de subvención de los créditos. Hace más de tres años entregamos créditos con cero por ciento de interés a los productores de maíz trigo, arroz y soya. Es una subvención para nosotros positiva y necesaria porque subvenciona a pequeños productores no a los grandes.

Otra subvención la ejecutamos en 2008 para que llegara harina y no faltara el pan a la gente; el caso del azúcar es el mismo y estamos importando ahora maíz a 150 bolivianos el quintal y estamos vendiendo internamente a 120, 130.

La subvención que favorece directamente a la población, al productor son subvenciones necesarias positivas y son temporales.

En el caso de los hidrocarburos hay una fuerte subvención, dijimos de unos 380 millones de dólares. Lo malo es que una parte de esa subvención no va al que lo necesita, va al gran productor. A quienes también estamos subvencionando es a grandes transportistas que tienen mucho dinero y que no necesitan subvención y luego viene el contrabandista. Ésta es una subvención perversa.

- ¿Cuándo el Gobierno se animará nuevamente a levantar la subvención de los combustibles?

- Este año no se va a quitar la subvención, es nuestro compromiso. Pero tenemos que oír a los sectores, tenemos que oír a los trabajadores (…). No habrá una decisión inconsulta, va a ser conocida públicamente y está claro que será en los siguientes años, pero este año no.

Enrique Ormachea: “Hay que subvencionar la agricultura

Análisis | El investigador asegura en su más reciente publicación, “Soberanía alimentaria en Bolivia, entre el discurso y la realidad”, que el Estado debe dejar el discurso, virar el timón y tomar medidas urgentes para fortalecer la producción agrícola.

Enrique Ormachea, coordinador de investigación del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral (Cedla), ha publicado un análisis de la soberanía y la seguridad alimentaria en Bolivia que ha movido el piso a muchos.

En el libro “Soberanía alimentaria en Bolivia, entre el discurso y la realidad”, Ormachea explica, sin dobleces, que dentro de la visión teórica del Gobierno se prioriza la producción nacional para el autoabastecimiento, pero que en la realidad esto sólo está inscrito en el papel y no va más allá del discurso. Las cifras demuestran que hay sólo cuatro cultivos que han crecido en estos últimos años, y que la producción campesina está estancada.

Respecto al concepto de soberanía y seguridad alimentaria, acerca de la situación de la producción agrícola en el país y sobre sus principales conclusiones, conversamos con él en esta entrevista.

¡OH!: ¿Cuál es la diferencia entre soberanía y seguridad alimentaria?

El concepto de “seguridad alimentaria” se refiere a que los países cuenten con un nivel de oferta suficiente de alimentos a los cuales la población tenga acceso. Hace énfasis en la disponibilidad de alimentos sin considerar el origen nacional de los mismos. El concepto de “soberanía alimentaria” hace más bien referencia a la facultad de cada Estado para definir sus propias políticas alimentarias y, por tanto, agrarias, lo que implica la potestad de desarrollar políticas de protección del mercado interno, y de privilegiar la producción doméstica de alimentos frente a la importación de los mismos.

¡OH!: ¿Cuáles son las principales falencias que causan el desabastecimiento de alimentos en Bolivia?

En los últimos 20 años se constata un incremento gradual de la producción agrícola. Sin embargo, este crecimiento --fundamentalmente en los últimos años--, se explica por el incremento de sólo cuatro cultivos cuya producción se destina en proporciones importantes a la exportación: caña, soya, sorgo y maíz duro. Sin estos cultivos, la producción agrícola para el mercado interno se encontraría prácticamente estancada. En este sentido, cualquier evento natural (sequías, inundaciones, granizadas, etc.) o cambios bruscos en precios pueden ocasionar una menor oferta de productos agrícolas frente a una demanda que se ha incrementado.

¡OH!: ¿Se está beneficiando la producción campesina?

En contradicción con el discurso oficial, que plantea que se estaría promoviendo un proceso de soberanía alimentaria con base en la producción campesina, la información estadística muestra más bien una producción campesina prácticamente estancada. Las pocas acciones estatales de apoyo a la producción campesina carecen de relevancia para cumplir con lo que se pregona

¡OH!: ¿Por qué la diferencia en la curva de crecimiento productivo entre las regiones?

En los años 50 del siglo pasado, las políticas públicas privilegiaron el apoyo a los productores agrícolas de Santa Cruz con un fuerte énfasis en la necesidad de sustituir importaciones de productos alimenticios. Este apoyo privilegiado continuó a partir de 1985, pero esta vez con un fuerte énfasis hacia la producción agrícola de exportación. Mientras tanto, los productores campesinos de valles y altiplano no recibieron el apoyo estatal que requerían. Esto explica en gran medida las diferencias tan marcadas entre la importancia que tiene hoy la producción de Santa Cruz y la que presentan los departamentos andinos.

¡OH!: ¿Qué regiones se destacan y en qué?

Santa Cruz no sólo se ha convertido en el principal departamento agrícola del país, pues concentra ya el 76,3 por ciento del total de la producción agrícola de Bolivia, sino que también cobra cada vez más importancia en la producción de carne bovina, de leche fluida y en la producción avícola, todos ellos productos relevantes para el consumo alimenticio de la población boliviana.

¡OH!: ¿Qué sucede respecto al seguro agrícola? ¿Hay fondos para mantenerlo?

El seguro agrícola está constitucionalizado. Sin embargo, parece ser que el Gobierno no cuenta con los recursos necesarios para su implementación, pues el mismo --al igual que en todos los países donde existe-- requiere importantes subvenciones por parte del Estado.

¡OH!: ¿Qué sucede con la extensión de la frontera agrícola?

Contrariamente a lo que plantea el Gobierno en sentido de ampliar la frontera agrícola para producir más alimentos, lo que se requiere es mejorar la productividad de la agricultura boliviana, que está muy lejos de alcanzar los rendimientos que se tienen en otros países. Es decir, producir más en una misma unidad de superficie.

¡OH!: ¿Qué no está funcionando dentro de los planes del Gobierno respecto a seguridad y soberanía alimentaria?

Persiste la aplicación de políticas agrarias neoliberales implementadas desde 1985 para el sector agrícola. En este sentido, durante el Gobierno del MAS continúa la libre importación de productos alimenticios y sigue aún vigente una política que deja a los productores --sobre todo campesinos-- indefensos frente a los caprichos del mercado en ámbitos que son claves para incrementar la producción y en los que el Estado debería intervenir (crédito, asistencia técnica, financiamiento de infraestructura para riego, entre los principales).

¡OH!: ¿Cuál la solución?

El Gobierno debe romper con el credo neoliberal que considera a la subvención como mala palabra. Debe desarrollarse una verdadera banca estatal de fomento a la agricultura que responda a las características de los ciclos agrícolas, así como grandes inversiones para riego que permitan superar las características de una producción agraria a secano, que por tanto está seriamente expuesta frente a cambios climáticos. El Estado debe participar en la producción de los alimentos estratégicos para la soberanía alimentaria del país, y debe terminar con la política de apertura comercial irrestricta para proteger la producción nacional.

"En contradicción con el discurso oficial, que plantea que se estaría promoviendo un proceso de soberanía alimentaria con base en la producción campesina, la información estadística muestra más bien una producción campesina prácticamente estancada."

"El gobierno debe romper con el credo neoliberal que considera a la subvención como mala palabra."