23 noviembre, 2009

Bosques, ese verde negocio


 
Forestación. Hace poco se llevó a cabo el VIII Congreso Forestal Mundial. Allá se debatió el futuro de nuestros bosques y los de todo el planeta. He aquí un resumen de lo que sucedió en esos días, donde lo que quedó claro es que como país tenemos la obligación de preservar nuestros tesoros verdes.
…………………………………………………………….
“Si las próximas generaciones, nuestros nietos y bisnietos, tienen el mismo consumo per cápita que tenemos nosotros, se necesitarán tres planetas para darles cabida… y sólo tenemos uno”, dice Rodney Taylor, director de bosques de WWF. Su presentación causa tanto impacto como la de Jane Goodall, reconocida bióloga, que habla de haber visto llorar a la tierra en Groenlandia, por los deshielos. En otra sala del VIII Congreso Forestal Mundial, realizado del 17 al 23 de octubre en instalaciones de La Rural, en la ciudad de Buenos Aires, se discute cómo ponerles valor monetario a los esfuerzos por no deforestar que tienen que realizar imprescindiblemente los países en desarrollo, si se quiere salvar al mundo. Se discute también cuánto es el porcentaje de reducción de emisiones que se ha cumplido por parte de los países industrializados desde el Protocolo de Kyoto y a cuánto y cuándo deben subir estas reducciones.
Hay voces que se levantan  contra lo injusto de tener que pagar por los años de desarrollo industrial de otros países, hay otras que señalan que no es tiempo de discutir de quién es la culpa; entre debates, conferencias y plenarias, lo que queda claro es que hay que hacer algo y que no hay tiempo que perder. Sobre todo si se calcula que en los últimos 35 años, la biodiversidad ha declinado en un 30%, y que la huella ecológica humana, excede el 30% en la capacidad ecológica. Haciéndolo más sencillo: En el planeta, cada minuto se pierden bosques del tamaño de 36 canchas de fútbol, asegura WWF. ¿Qué hacer al respecto? La importancia de los medios es vital en este contexto, sobre todo porque tienen la obligación de reflejar objetivamente las negociaciones y propuestas. Para ello, un grupo de periodistas fuimos beneficiados con una beca por el Instituto PANOS de Londres, especializado en formar periodistas para temáticas como esta. El entrenamiento terminará días antes de la COP15, (Conferencia de las Partes) donde cada uno tendrá la obligación de informar a sus países los avances, estancamientos o retrocesos de las negociaciones.

¿Y el equilibrio?
Hace más de un decenio, la mayor parte de los países se adhirieron al tratado internacional de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Calentamiento Climático, para comenzar a evaluar cómo reducir el calentamiento atmosférico y hacer frente mediante la adaptación, a estos cambios. En 1997, los gobiernos acordaron incorporar una adición al tratado, conocida como Protocolo de Kyoto, que es más enérgico y tiene vinculación jurídica. Estados Unidos no suscribió tal Protocolo.  
La balanza no está equilibrada. Frente a los países del anexo 1 (ver recuadro) hay grandes diferencias económicas, mientras se espera que se reduzcan las emisiones por parte de los países en desarrollo, el ‘boom’ de los biocombustibles y otros elementos forestales, palian la pobreza de 1.200 millones de personas que dependen de los bosques.
Frente a las alternativas, la que se levanta con más firmeza es REDD (Reducción por Emisiones de Deforestación y Degradación), que incluye compensaciones económicas a los países en desarrollo, cuyos bosques estén amenazados por la deforestación. Varios países, entre ellos Bolivia hasta hace poco, han unido sus discursos para lograr mayores resultados actuando en bloque. El asunto no es nada fácil. ¿Quién puede evaluar más allá del recurso forestal en sí, por su capacidad de almacenar y capturar las emisiones de carbono, al bosque? ¿Dónde quedan los recursos y el apego cultural de los cuales han vivido desde siempre las comunidades indígenas? ¿Cómo lograr un desarrollo sostenible sin las tecnologías necesarias?
En la mesa del Congreso, hubo varias propuestas. El Secretario de Medio Ambiente de Minas Gerais (Brasil), José Carlos Carvalho, resumió: “La concepción de la política forestal no puede ser concebida como política monotemática. A partir de los nuevos paradigmas estos deben ser analizados para comprender cómo el desarrollo forestal debe ser organizado, incorporando los aspectos sociales, económicos y ambientales sin perjuicio de la rentabilidad y las inversiones”.
Según William Jackson, de la IUCN (International Union for Conservation of Nature, por sus siglas en inglés), “Se precisa un conocimiento amplio sobre gestión sustentable”, lo cual puede lograrse solamente con la transmisión de tecnologías de desarrollo limpio hacia los países en desarrollo. Allí es imprescindible que las comunidades indígenas que forman parte de los bosques desde siempre, tengan voz y voto en cómo acceder a tomar decisiones sobre su hogar, “hasta ahora, los que tienen más bosques paradójicamente tienen menos participación en las negociaciones”, dice Jackson.
De acuerdo a Ariel Lugo, del Instituto Internacional de Foresta Tropical, los cambios climáticos se podían preveer. “Pero no lo que sucederá con la combinación de las perturbaciones humanas más el cambio climático y las especies invasoras que reemplazan a las existentes. No podemos anticipar el daño porque primero actuamos y luego preguntamos”.
Dentro de todas las consecuencias, la de las especies invasoras, es particularmente especial. Existen islas donde toda la fauna ha sido reemplazada por especies ajenas, como conejos o ratas, “estamos reorganizando el mundo de acuerdo a nuestras condiciones”, explica Lugo, “y no sabemos qué sucede cuando juntamos o reemplazamos especies. En Puerto Rico, por ejemplo, el 90% de los bosques son nuevos.”

Metas por cumplir
El proyecto “Deforestation Zero” (Cero deforestación), planeado para el 2020, ha sido apoyado por 67 países. Esto no significa que se detenga por completo la deforestación, sino que la pérdida sea recompensada por reforestación. “Todos los países deben aplicar el mecanismo REDD para compensar sus esfuerzos de reducción”, dice Taylor, de WWF. Pero el tema álgido es que en general, los países del Anexo 1 pretenden renegociar el protocolo con miras a incluir a países clave del Sur en el sistema obligatorio de reducciones, mientras que los países en desarrollo insisten que las negociaciones deben continuar en el marco existente y que los países del Anexo 1 tienen que dar cumplimiento a sus obligaciones legales actuales.
Para Jane Goodall, REDD es importante siempre y cuando se destinen los fondos a las comunidades locales, mientras destaca la nueva tecnología de Google, que permite monitorear los bosques para que entren a REDD. Para la bióloga, hasta el 2010 se deben reducir por lo menos el 20% de las emisiones, “es tan simple como pensar en consecuencia de nuestras acciones y los cambios que tendremos en la vida diaria.”
Para Pablo Canziani, miembro del Panel sobre Cambio Climático de la ONU, no existe economía, ni política ni sociedad que puedan ser sanas si el medio ambiente está enfermo. Al ser preguntado acerca de la nueva posición de Bolivia frente a REDD, Canziani asegura que “El no ser parte de REDD es muy mala idea, debe ser un acuerdo global, y no se puede pensar que se quiere bloquear las economías con él. Los países con montañas serán los que más sufrirán las consecuencias del cambio climático, por la pérdida de glaciares, etc., así que debería ser una meta el cómo mitigarlo y REDD es una excelente forma para ello.”
Si bien no existe una medida forzada para incluir a los países en REDD, los países industrializados pueden optar por no comprar productos que provengan de zonas deforestadas y poner impuestos específicos a esos productos. Pero sólo REDD no es suficiente, es necesaria también la responsabilidad de cada país y su gobierno.

¿Qué pasará con nuestros bosques?
Según el informe de la UNFCC, los bosques y la actividad forestal en América Latina y el Caribe se verán influidos por el ritmo de la diversificación económica y los cambios en la dependencia de la tierra.
En América Central y el Caribe, donde la densidad de  población es elevada, el aumento de la urbanización causará el abandono progresivo de la agricultura, la deforestación disminuirá y algunas de las áreas desforestadas se convertirán de nuevo en bosques. En América del Sur, a pesar de la baja densidad de población, es poco probable que el ritmo de deforestación disminuya en un futuro próximo.
Los elevados precios de los alimentos y del combustible favorecerán la deforestación continuada para la producción ganadera y de cultivos agrícolas, con el fin de satisfacer la demanda mundial de alimentos, forrajes y biocombustibles.
La ordenación sostenible de los bosques continuará siendo un desafío en diversos países donde la tenencia de la tierra no está bien definida.
La región de América Latina y el Caribe podría beneficiarse de manera considerable del aumento de la demanda de los bienes públicos mundiales proporcionados por los bosques, en particular la captura y el almacenamiento de carbono, pero para hacer realidad este potencial se requerirá una mejora sustancial de los marcos normativos e institucionales. Los bosques plantados aumentarán, fomentados por inversiones privadas y por la continua demanda mundial de madera y productos madereros de Asia. No obstante, es poco probable que el incremento del ritmo de plantación sea suficiente para contrarrestar la constante deforestación.
Lamentablemente, en el caso de Bolivia por ejemplo, que ratificó el Protocolo de Kyoto el 30/11/1999, poco se habló de la conservación de los bosques ya plantados, lo cual es un punto determinante en las conversaciones que se realizarán en la COP15.

Industria Forestal
En la plenaria acerca Industria y Desarrollo Forestal, el Representante ante la FAO de la Madera y el Papel, José Urtubey dijo que con relación a la importancia económica, social y ambiental del sector forestal-industrial esta se hace evidente en millones de dólares. El año 2006  el comercio internacional registró 330 mil millones de dólares en productos (madera, tableros, pulpa y papel) y si a esto se le suman los números provenientes de la industria del mueble, hay que sumarle 54 mil millones de dólares. “Esto demuestra claramente la importancia que tiene el sector en una economía mundial”.
Mientras tanto, Why Kong Hoy presentó su trabajo “Balances de gases con efecto invernadero en sistemas de biomasa y bioenergía”, en el que informó que en el año 2006 se destinaron 3.100 millones de metros cúbicos para la tala de árboles.  “La participación en el suministro de la energía primaria total es del 34 por ciento, lo cual no es mucho pero sí suficiente para tener un impacto en el cambio climático”, dijo.
Malgorzata Buszko, Asesora de la Conferencia de Ministros sobre la Protección de los Bosques de Europa, analizó los criterios de sostenibilidad para la producción de bioenergía.
“La directiva en materia de energía renovable exige 3 elementos: 1) reducir la emisión de gas con efecto invernadero; 2)  los biolíquidos no pueden ser producidos en desmedro de alta biodiversidad; 3) los biocombustibles no pueden producirse a través de grandes emisiones de carbono”.
Buszko consideró que estas 3 exigencias deberían aplicarse no sólo en Europa, sino en todo el mundo. Y abogó porque se modernicen las herramientas de control de régimen forestal sostenible.
Balgis Osman Elasha, representante del Alto Consejo para el Ambiente y los Recursos Naturales de Sudán y miembro destacada del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), galardonado en el año 2007 con el Premio Nobel de la Paz sostuvo que existen pruebas, basadas en distintos informes de que el cambio climático está sucediendo y lo está haciendo a una tasa mucho más rápida que la habilidad y capacidad de la mayoría de los ecosistemas de adaptarse o ajustarse a dichos cambios. “Nos estamos moviendo y alejándonos del promedio, vamos a ver condiciones climáticas más intensas que antes”, dijo. También señaló que existe una relación entre los impactos del cambio climático por la interferencia humana y los disturbios naturales. Por eso “no podemos saber qué es lo que se le puede atribuir al clima y qué a los seres humanos”.

Conclusiones
El documento final del Congreso, destaca que los bosques son un valor incalculable para la humanidad puesto que ofrecen los medios de subsistencia a billones de personas, contribuyen a lograr la sostenibilidad ambiental, y constituyen una fuente de valores sociales y espirituales para los pueblos, las comunidades y las naciones. “Mediante una ordenación forestal sostenible pueden contribuir a reducir la pobreza, conservar la biodiversidad y a proporcionar una amplia gama de bienes y servicios a las generaciones presentes y futuras, en el contexto de un clima variable.
Si bien sabemos que la ordenación forestal sostenible sola no es suficiente para abordar los diversos desafíos, estamos convencidos de que la ordenación forestal sostenible contribuye a alcanzar el equilibrio vital entre el hombre y la naturaleza y es necesaria para el desarrollo sostenible.
Actualmente, las presiones más apremiantes de los bosques se ejercen desde fuera del sector forestal, por ejemplo, los cambios en el clima mundial, las condiciones económicas y de la población.  Estos cambios están creando repercusiones en todos los sectores, que afectan tanto a los bosques como al crecimiento demográfico y la migración rural hacia las ciudades o los efectos del cambio climático sobre la agricultura.  Estos cambios se presentan más rápidamente que en el pasado, y crean más incertidumbre y mayores fluctuaciones – los cambios económicos mundiales y la demanda y la oferta de combustible son solo un ejemplo.  El camino a seguir radica en la adopción de un enfoque integrado dentro de un paisaje para afrontar estos cambios, trabajando con asociados fuera del sector forestal a efectos de elaborar respuestas multisectoriales sostenibles. El ritmo creciente y la dimensión de los cambios en las condiciones económicas, sociales y ambientales exigen una acción inmediata.
Estas conclusiones se suman a la larga lista con la que los negociadores viajarán a Copenhague. Pero el tema no puede dejarse sólo en sus manos. Cada uno de nosotros tiene algo que hacer y lo tiene que hacer ya. (Con datos de Banco Mundial, IUCN, WWF, FAO, CIFOR)



RECUADRO
Nuevos órdenes
En los últimos dos decenios, algunos países han concedido la propiedad legal de los bosques a las comunidades indígenas, por ejemplo, Bolivia, 12 millones de hectáreas; el Brasil, 103 millones de hectáreas; Colombia, 27 millones de hectáreas; el Ecuador,
4,5 millones de hectáreas y Guyana, 1,4 millones de hectáreas de tierra, comprendidos los bosques.
Si bien la propiedad confiere a las comunidades derechos firmes de uso sostenible de los recursos forestales, los conflictos sobre la propiedad, en ocasiones violentos, y la falta de aplicación de las normas y los reglamentos han permitido la ocupación y la explotación maderera ilegales en extensas áreas de estos bosques. (OIMT, 2006)


RECUADRO 2
Hechos y cifras
-         Los bosques abarcan 4.000 millones de hectáreas en el mundo, lo que equivale al 30% de la superficie terrestre del planeta. Un 56% de estos bosques se encuentran en zonas tropicales o subtropicales.
-         La cobertura forestal se distribuye de manera irregular. Sólo siete países poseen cerca del 60%, otros 25 poseen el 82% y 170 países comparten el 18% restante.
-         Las plantaciones forestales ocupan un 3,8% de la superficie con cobertura de bosque total, es decir 140 millones de hectáreas.
-         La pérdida neta global de bosques estimada es de 7,3 millones anuales entre los años 2000 y 2005.
-         Los mayores niveles de deforestación se registraron en Sudamérica, con 4,3 millones de hectáreas al año, seguida por Africa con 4 millones de hectáreas al año.
-         Más de 1.000 millones de personas dependen de los bosques para su sustento.
-         Más de 2.000 millones de personas (un tercio de la población mundial), usan combustibles derivados de la biomasa, principalmente leña para cocinar y calentar sus hogares.
-         Cientos de millones de personas utilizan medicinas tradicionales extraídas de los bosques.
-         En unos 60 países en vías de desarrollo, la caza y la pesca realizadas en áreas boscosas proporcionan más de una quinta parte del consumo necesario de proteínas.
-         En 2003, el comercio internacional de madera aserrada, pulpa, papel y cartón, generó 150.000 millones de dólares, es decir, más del 2% del comercio mundial total. Dos terceras partes corresponden al mundo desarrollado.
-         En muchos países en vías de desarrollo, las empresas forestales brindan una tercera parte de todo el empleo rural no agrícola y generan ingresos mediante la venta de productos madereros.
-         El valor del comercio de productos forestales no maderables asciende a unos 11.000 millones de dólares. Dichos productos incluyen plantas medicinales, jarabes, corcho, etc.
-         Se calcula que 1.700 millones de toneladas de carbono se emiten cada año a la atmósfera, debido al cambio en el uso del suelo. Gran proporción de estas emisiones provienen de la deforestación en zonas tropicales.
-         Esto constituye alrededor del 20% de las emisiones globales de carbono. Este porcentaje es mayor al sector global del transporte, basado en el uso intensivo de combustibles fósiles.
     (Fuentes FAO, Banco Mundial, CIFOR, IPCC)



RECUADRO 3
En países con una cubierta forestal relativamente alta y en las primeras etapas de la industrialización, los bosques son muy vulnerables. Entre 1990 y 2005, esta región perdió casi 64 millones de hectáreas, un 7 %, de su superficie forestal. Más de una tercera parte de la deforestación mundial entre 2000 y 2005 tuvo lugar en esta región. Todos los países de América del Sur registraron una pérdida neta en la superficie forestal entre 2000 y 2005, excepto Chile y el Uruguay, que presentaban tendencias positivas debido a programas de plantación industrial a gran escala. (UNFCC)


RECUADRO 4
¿De qué anexo es quién?
-         Países listados en el Anexo 1 de la Convención Marco en Cambio Climático (UNFCC) son los países industrializados y con economías en transición. Los países de este Anexo tienen la responsabilidad de reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) para el año 2008-2021, respecto a los niveles de 1990.
-         Los países No-Anexo 1 de la convención, son los países en vías de desarrollo para los cuáles no se ha establecido ninguna meta vinculante de reducción de emisiones bajo el marco del protocolo de Kyoto. Actualmente hay discusiones respecto al rol de Brasil, India y China.

30 octubre, 2009

Charly García, el regreso del más grande

Desde Buenos Aires
Regordete y bien peinado, impecable en su traje oscuro, el pasado 23 de octubre Charly García desafió todo pronóstico y ofreció un megaconcierto bajo una lluvia torrencial en Buenos Aires, justo el día de su cumpleaños número 58. Festejó con su banda y junto alrededor de 40.000 fanáticos, que bailaron y cantaron bajo la lluvia, llenando el estadio de Vélez Sarsfield y disfrutando el regreso del más esperado dentro del escenario argentino.
Después de tres recientes internaciones médicas, una larga estadía en la hacienda de su amigo Palito Ortega y rodeado por una pared de familiares, amigos y representantes, el músico se recupera de muchos años vividos alrededor del sexo, las drogas y el rock n’roll, los que le pasaron una fuerte factura. Ahora para muchos no es el mismo Charly de antes, dicen que está dopado y se ha vuelto bueno, ya no rompe guitarras ni le pega a los fotógrafos, pero nadie niega que siga siendo un genio. Y nuevamente lo demostró.
Pese a que los informativos anunciaban una gran tormenta y hablaban de una enorme nube que llegaba desde La Paz, los arreglos en el escenario continuaron. “El concierto no se cancela”, dijeron desde Vélez Sarsfield, y los fanáticos enfilaron al lugar dispuestos a quizá tener que usar paraguas aunque no imaginaron la que se venía. Parece que la lluvia quiso ponerle un marco especial al concierto, y desde el momento en que Charly empezó hasta el último bis, no cesó de llover. Pero aún así los asistentes aguantaron estoicamente el diluvio, que incluso afectó por momentos los equipos de los músicos e hizo que García tuviera que cambiarse de ropa, pero todo resfrío valió la pena porque el concierto fue inolvidable.
Programado para las 21.00, a las 21.50 Charly ya estaba en escenario haciendo gala de modales y de buen humor, incluso regaló unos pasos de baile, y jugueteó con la vocalista Hilda Lizarazu; encima del terno impecable, se puso un poncho de lana blanco, como un mudo homenaje a su entrañable amiga, Mercedes Sosa. Charly no dejó de sonreír durante todo su concierto, mostrando que atrás quedaron las nubes oscuras.

Trapitos
Desde temprano una larga fila ocupaba cuadras alrededor del estadio y gente de todas las edades esperaba para entrar al recital que estuvo lleno de sorpresas. La primera fue la ausencia de la policía. Momentos antes, habíamos sido extorsionados por uno de os denominados “trapitos” que exigía 20 pesos (Bs.50.- ) por dejar que estacionemos. Cuando nos negamos, el hombre nos amenazó con sacar una pistola y además destrozar el auto. Agresivo, el “trapito” parecía haber consumido alguna droga. Finalmente, cuando encontramos a dos oficiales, aconsejaron llevar el auto a otro lado, lo que Fernanda Nicolini, amiga y colega y quien consiguió las entradas en Piano Bar Vip, no hizo. Los “trapitos” son jóvenes que supuestamente cuidan los autos, y que en realidad extorsionan a la gente para no dañar los vehículos. No hace mucho, un grupo de “trapitos”, le dio una paliza brutal a un muchacho que se negó a pagar los 20 pesos que le exigían. A partir de este caso, el gobernador de la ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, dispuso la vigilancia municipal de guardias para evitar la presencia de “trapitos” en los eventos como éste. Sin embargo tal medida, la noche del 23 no tuvo efecto. No había un solo guardia en más de cuatro cuadras a la redonda y hubo muchos robos.
Luego del encuentro desagradable con el singular personaje, caminamos varias cuadras hasta llegar a la entrada. Al pasar nos cruzamos con una limusina que ingresa por un acceso lateral, donde viajaban Charly y sus músicos. Llegamos en el momento exacto en que empezaban el concierto y la lluvia, “Fuera lluvia. ¡O más fuerte!”, gritó Charly y el cielo le obedeció.

La crema
El concierto comenzó con “Pubis angelical”, y de ahí 25 de sus temas más destacados se sucedieron uno tras otro: “No soy un extraño”, “Cerca de la revolución”, “Demoliendo hoteles”, “Adela en el carrusel”, “Raros peinados nuevos”, “Yendo de la cama al living”, “Pasajera en trance”, “Tu vicio”, hasta “Deberías saber por qué”, lo más reciente, se incluyeron en el menú Say No More. El momento en que el público le cantó cumpleaños feliz, en el que Charly bailó con Hilda y luego ante los fanáticos y sobre todo cuando Luis Alberto Spinetta se subió al escenario para tocar “Rezo por vos”, marcaron el concierto para deleite de todos.
Ninguna lluvia iba a mover a los músicos ni a la gente que al final empezó a gritar “Charly no se va” a lo que él contestó, “Los que no se van nunca son ustedes, y si yo me voy, me voy a Miami”, el viejo humor Say no more. Complaciente regaló otros temas junto a sus músicos que estuvieron a tono con semejante regreso: Hilda Lizarazu, Fabián Quintero, Toño Silva, Carlos Gonzáles y Kiuge Hayashida.
El sonido no estuvo muy bueno, no se pudieron ver los efectos especiales que se habían preparado y que incluían a Hilda volando en el escenario, pantallas gigantes y laterales y luces, pero a nadie le importó en realidad. La sola presencia de Charly era suficiente para llenar la noche. Sin duda el regreso fue cómo sus fanáticos esperaban; si todo sigue como hasta ahora tendremos Charly para rato. El genio ha vuelto y está sobrio.

RECUADRO
Vida Sui Generis 1972
Confesiones de invierno Sui Generis 1973
Pequeñas anécdotas sobre las instituciones Sui Generis 1974
Sui Generis 1974
Adiós Sui Géneris Sui Generis 1975
Adiós Sui Géneris, Parte I Sui Generis 1975
Adiós Sui Géneris, Parte II Sui Generis 1975
Adiós Sui Generis, Parte III Sui Generis 1975 (se edita 20 años más tarde)
HA Sido Sui Generis 1975 (nunca se editó) .
Porsuigieco PorSuiGieco 1976
La Máquina de Hacer Pájaros La Máquina de Hacer Pájaros 1976
La Máquina de Hacer Pájaros 1977
Música del alma Charly García 1977 (se edita en 1980)
Billy Bond and the Jets Billy Bond and the Jets 1978
Serú Girán Serú Girán 1978
La grasa de las capitales Serú Girán 1979
Bicicleta Serú Girán 1980
Serú Girán 1980 (se edita en 1994)
Yo no quiero volverme tan loco Serú Girán 1981
Peperina Serú Girán 1981
No llores por mí, Argentina Serú Girán 1982
Pubis angelical Charly García 1982
Yendo de la cama al living Charly García 1982
Clics modernos Charly García 1983
Piano bar Charly García 1984
Terapia intensiva Charly García 1984
Spinetta/García Charly García / Luis Alberto Spinetta 1985
Tango Charly García / Pedro Aznar 1985
Grandes exitos Charly García 1985
Parte de la religión Charly García 1987
Lo que vendrá Charly García 1988
Reunión secreta en TMA Serú Girán 1988
Cómo conseguir chicas Charly García 1988
Filosofía barata y zapatos de goma Charly García 1990
12 años Charly García 1991
Radio Pinti Charly García / Pedro Aznar / Enrique Pinti 1991
Tango 4 Charly García / Pedro Aznar 1991
Serú '92 Serú Girán 1992
Serú Girán 1993
Funes, un gran amor Charly García 1993
87-93 Charly García 1993
La hija de la lágrima Charly García 1994
Oro Charly García 1994
Oro II Charly García 1995
Antología (disco) Sui Generis 1995
Estaba en llamas cuando me acosté Casandra Lange 1995
Hello! MTV Unplugged Charly García 1995
Oro (Serú Giran) Seru Giran 1995
El álbum Seru Giran 1996
Say no more Charly García 1996
Alta fidelidad Charly García/Mercedes Sosa 1997
El aguante Charly García 1998
Obras Cumbres Charly García 1999
Demasiado ego Charly García 1999
Charly & Charly Charly García 1999
Viernes 3 a.m Seru Giran 2000
Sinfonías para adolescentes Sui Generis 2000
Si - Detrás de las paredes Sui Generis 2001
Say no more 50 aniversario Charly García 2001
Influencia Charly García 2002
Rock and roll yo Charly García 2003
Música en el Salón Blanco Charly García 2005
Kill Gil Charly García 2007
Deberías saber porqué Charly García 2009
García, el más grande Charly García 2009

17 agosto, 2009

¿Adiós al mercado de carbono?



A escasos meses de una de las cumbres ambientales más importantes, Bolivia dio un giro inesperado en su postura. La sorpresa no sólo es externa, sino sobre todo interna. Un mercado de entre $us 300 y 400 millones está en riesgo para la nación, según estiman estudios previos al cambio. En el Gobierno optan por lanzar una lucha agresiva contra el mercado y el capitalismo en los foros


Texto: Mónica Oblitas y Rafael Sagárnaga /Caricatura: Javier Menchaca/ Fotos: FAN

En lo referente al cambio climático, Bolivia parece apuntar siempre a la delantera. Ha sido el primer país en implantar un proyecto piloto indígena REDD (Programa de
Reducción de Emisiones de Carbono causadas por la Deforestación y la Degradación de los Bosques). También logró tener el proyecto más grande del mundo basado en la conservación de los bosques y el Plan de Acción Climática Noel Kempff (PAC-NK). Dicho proyecto, a su vez, resulta el primero en haber sido certificado bajo los criterios del Mecanismo de Desarrollo Limpio(MDL), a pesar de no aplicar para éste (ver recuadro). Asimismo, Bolivia lideró durante tiempo las negociaciones al frente de la Coalición de Países con Bosque, para buscar estrategias dentro del mecanismo REDD.
Nuestra nación ha sido, además, parte de los primeros 14 países en vías de desarrollo elegidos por el Banco Mundial para recibir apoyo financiero no reembolsable del Fondo Cooperativo para el Carbono de los Bosques (FCPF, por sus siglas en inglés). En Sudamérica, sólo resultaron elegidos Bolivia y Guyana.
Sin embargo, ser el primero o el más destacado en ciertas cuestiones ecologistas le trae ahora, justo en este emblemático 2009, un serio problema. La nación se halla en una encrucijada, un ser o no ser. De su decisión final dependerán cientos de millones dólares de ingresos para el Estado. Estará en juego tanto el desarrollo social como el económico de decenas de miles de personas, y, claro, se definirá la conservación efectiva de los bosques, ésos que son considerados entre los 10 más biodiversos del planeta.
¿Ser o no ser parte del posmoderno mercado de los bonos de carbono? He ahí el dilema, el debate y la polémica interna ante un escenario mundial sorprendido por nuestros cambios.

Lo que se hizo
La anterior estrategia nacional apostaba hasta hace unos meses a lograr cientos de millones de dólares del mercado de carbono. A partir de ello, se garantizaba la preservación de los bosques y se generaban proyectos de desarrollo con tecnología limpia en toda Bolivia, en concordancia con el célebre Protocolo de Kyoto, que fue apoyado por casi todo el mundo, excepto Estados Unidos.
Virtualmente, como pocas veces, una posición se convirtió en una sólida política de Estado. El 22 de julio de 1999, Bolivia la inició con la ratificación del Protocolo de Kyoto, empezaron a organizarse los programas y proyectos para el desarrollo limpio y el cambio climático.
Seis gobiernos nacionales, incluido el actual, respaldaron la idea de preservar los bosques y emprender proyectos que cuiden el medio ambiente. Sumaba el apoyo de las naciones indígenas y organizaciones campesinas.
En una línea de continuidad, en el Plan Nacional de Desarrollo 2006- 2011, el actual Gobierno rubricó dicha posición. El Plan Nacional de Desarrollo (PPND) ‘Bolivia Digna Soberana, Productiva y Democrática Para Vivir Bien’, Lineamientos Estratégicos 2006-2011 (pág 176), perfiló las perspectivas del mercado de créditos o bonos de carbono. El documento señala que el Estado “participa en la generación de excedentes, en calidad de propietario de los recursos naturales, a través de la certificación, negociación internacional, mediante la estrategia de generación de ingresos por sumideros de carbono a través de forestación y reforestación que posibilitará la venta y distribución equitativa y solidaria de los beneficios generados por la comercialización de bonos del carbono en mercados internacionales emergentes, en el marco del MDL”.
En suma, hasta hace unos meses, Bolivia apostaba, doble contra sencillo, a no contaminar y por ello ser acreditado internacionalmente. Esas acreditaciones o bonos de carbono, ingresarían en el juego del mercado. Los estados contaminadores, altamente industrializados, los adquirirían, bajo el prerrequisito de mayores compromisos de reducción interna por parte de ellos. Los fondos financiarían los proyectos.

Los proyectos y el dinero
Todo iba de maravilla, al menos en términos de esperanza económica y de la aceptación de este singular mercado. Hasta 30 proyectos esperaban, y aún esperan, lograr los bonos de carbono en todo el país. La página web de la Oficina de Desarrollo Limpio (ODL) (www.odl.gov.bo) los ponía en lista hasta mediados de mayo de este año. Los textos y números de cada proyecto se presentaban contrastados con los paisajes de la biodiversidad.
Uno de esos proyectos, en Chapare, presenta la posibilidad de salvar especies madereras en 800 hectáreas en márgenes del río Sacta. El proyecto tiene previsto una duración de 30 años. Hasta el 2012 acreditaría 213.318 toneladas de dióxido de carbono (CO2). Es decir, 213 mil bonos o certificados de carbono. Puesto que hoy cada bono cotiza a casi $us 20, el monto alcanzaría a $us 4.260.000. Hacia la tercera década del proyecto, se estima que se captarían 914.223 toneladas de CO2 con su respectiva conversión en bonos.
Existe un segundo proyecto para Chapare directamente orientado a las zonas de producción cocalera a ser reforestadas. Prevé una duración de 21 años y suma un área de 1.050 hectáreas. Estima una captura de más de un millón de hectáreas de CO2 cuando se llegue a los 14 años de ejecución del proyecto.
Los Yungas igualmente presenta planes que apuestan a los certificados de carbono, incluso se halla uno de los proyectos estrella: Takesi. En este caso la instalación de una hidroeléctrica alienta la obtención de bonos de carbono por dos millones de toneladas para el año 14 de su ejecución. El municipio de Yanacachi, con sus 5.300 habitantes, podría acreditarse hasta $us 1,5 millones anuales en los primeros cuatro años de operación del proyecto, que tiene una duración de 21 años.
En general, los proyectos de captura de carbono ganaron entusiasta aceptación en sectores campesinos e indígenas. A los de la Cidob y los de las zonas cocaleras, se puede sumar Rurrenabaque, en Beni. Se trata de un programa de reforestación liderado por el actual vicepresidente del Movimiento Al Socialismo (MAS), Sergio Loayza.
Así es que la idea de los bonos por el cuidado del medio ambiente ronda por el país. La lista suma el noreste beniano, el Valle Alto de Cochabamba, las ciudades de Santa Cruz, Cobija y La Paz; la Laguna Colorada del Salar de Uyuni, la Chiquitania y los valles interandinos como Inquisivi (La Paz) y Kaynakas (Chuquisaca). Termoeléctricas, hidroeléctricas, conversoras de diésel ecológico, alcohol y biogás, además de los proyectos de reforestación y forestación, hacen el conjunto. Participan instituciones estatales y privadas, grupos sociales de las cuatro latitudes, zonas rurales y urbanas. Estructuran una ecuación considerada virtuosa: energía, desarrollo y conservación.
Los proyectos bolivianos de carbono se caracterizan por tener una fuerte orientación social, a través de la propuesta de transferencia de los recursos generados a las comunidades y beneficiarios. Este concepto en el contexto internacional se conoce como ‘carbono social’.
En total, Bolivia iría a recibir entre $us 300 millones y 400 millones anuales desde el 2012 del mercado de carbono. Al menos eso se deduce de los cálculos que combinan la suma de los proyectos con las probables oscilaciones de la cotización de los bonos. En ese campo todo iba encaminado: buena imagen internacional, política definida y planes en marcha. En el marco de una cerrada competencia internacional, desatada desde 2005, cuando el mercado empezó a funcionar.
Pero, además, la política basada en bonos, MDL y el mercado se enrumbaba a la cumbre de la ONU en Copenhague (Dinamarca). Allí, entre el 7 y el 18 de diciembre de este año, se definirá más sólidamente la funcionalidad del mercado de los certificados de carbono, y se discutirá la mejora de los mismos, para asegurar su adicionalidad. Incluso, más de una voz optimista alienta un importante acercamiento de EEUU al conjunto mundial.

Cambia el timón
A esa palestra se encaminaba, tomada del brazo, la apuesta boliviana por el carbono hasta hace seis meses… Pero surgió otra jugada. Vino un cambio de ritmo, sentido y orden. Los discursos y mensajes oficiales cambiaron de postura paulatinamente. El Gobierno empezó a apostar a otra posición de vanguardia: “¡No al capitalismo!” “¡Cuestionemos los mercados!”.
Al principio, la renovada causa la esbozaron los delegados oficiales en pequeños foros internacionales. Luego, Evo Morales lanzó la primera gran estocada en un foro global. “En manos del capitalismo todo se convierte en mercancía: el agua, la tierra, el genoma humano, las culturas ancestrales, la justicia, la ética, la muerte. La vida misma. Todo, absolutamente todo, se vende y se compra en el capitalismo. Y hasta el propio cambio climático se ha convertido en un negocio”, expresó el principio de la carta de Morales remitida a Poznan, el último 10 de diciembre. En aquella ciudad polaca se realizaba la 14 Conferencia de Cambio Climático de la ONU.
Luego venían párrafos más duros. “Los mecanismos de mercado aplicados en los países en desarrollo no han logrado una disminución significativa de las emisiones de gases de efecto invernadero. Así como el mercado es incapaz de regular el sistema financiero y productivo del mundo, el mercado tampoco es capaz de regular las emisiones de gases de efecto invernadero y sólo generará un gran negocio para los agentes financieros y las grandes corporaciones”, dijo el mandatario boliviano.
Finalmente, Evo Morales se lanzó contra los certificados de carbono y los MDL. “El 80% de los proyectos del Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) se han concentrado en sólo cuatro países emergentes. La lógica capitalista promueve la paradoja de que los sectores que más contribuyeron a deteriorar el medio ambiente son los que más se benefician de los programas vinculados al cambio climático”, aunque es importante destacar que el 80% de la población mundial reside en esos cuatro países.
Al pasar a las propuestas, nuestro Presidente profundizó la crítica y planteó: “(…) Estos compromisos mínimos de reducción deben hacerse de manera interna en los países desarrollados y no a través de mecanismos flexibles de mercado que permiten la compra de Certificados de Reducción de Emisiones para seguir contaminando en su propio país”.
A partir de entonces el Gobierno boliviano ha demandado que las naciones desarrolladas paguen la “deuda ecológica histórica”. Ha propuesto la creación de un Mecanismo Financiero Integral (MFI), que apoye a los países en desarrollo y se plantea que tal MFI sea financiado básicamente con el 1% del PIB de los países desarrollados y los impuestos a las empresas transnacionales.
En el marco global se propugna “una Organización Mundial del Medio Ambiente y el Cambio Climático a la cual se subordinen las organizaciones comerciales y financieras multilaterales”. Esta entidad, según la propuesta boliviana, debe “promover un modelo distinto para lograr el desarrollo amigable con la naturaleza y que resuelva los graves problemas de la pobreza”.
Así el virtual “¡No al capitalismo!” es la consigna que hoy embandera el Gobierno, a pesar de los 30 proyectos MDL y los lugares número uno que se habían logrado cuando se decidió sonreírle a los mercados. Es tal el cambio que, desde hace seis meses, la ODL y el Programa Nacional para el Cambio Climático fueron prácticamente paralizados. Se desmembró el equipo de profesionales que trabajó la década pasada. El viceministro de Medio Ambiente y Cambios Climáticos, Juan Pablo Ramos, explica que “se trata de una etapa de transición”.
En la agilización de los proyectos más avanzados, dos esperados decretos se hallan paralizados. Jaime Gonzales, coordinador REDD de la Cidob, asegura que éste es un tema prioritario para los indígenas de Tierras Bajas y que se tiene la certeza de que se firmarán los decretos. “Es lo que esperamos del Gobierno, necesitamos ese dinero y es para ello que nuestros hermanos han trabajado preservando el bosque. Nosotros estamos participando de forma directa en las conversaciones, aunque todavía no hay nada definido”, explica Gonzales.
Pero mientras se espera, en el Parque Noel Kempff, proyecto estrella de Bolivia y el primero en ser certificado, no se han asignado los créditos ni al Gobierno ni a los inversionistas por la falta del respectivo decreto. “No existe ninguna regulación y en general hay un vacío legal sobre este tema”, explica Natalia Calderón, de FAN. “A partir de esta gestión no se están destinando fondos a actividades de desarrollo sostenible con las comunidades, puesto que es responsabilidad del Gobierno de Bolivia a través de la comercialización de los créditos de carbono”, dice Calderón.
El retraso de la comercialización de los créditos de carbono del PAC-NK afecta directamente a las comunidades indígenas que están esperando la emisión del decreto para poder comercializarlos

Rebeldes, ¿con causa?
Es en este nuevo marco que Bolivia apuesta a ser nuevamente primero. Esta vez en el escenario de la rebeldía a un sistema reconocido como injusto. Pero también corre el riesgo de ser la primera y la única. En la palestra de la crítica a los MDL y el mercado del carbono sólo coincide con Venezuela, pero el país megapetrolero y contaminador sin duda tiene sus particulares razones.
La actual rebeldía boliviana supera a la de Cuba que, a pesar de su sistema político, se encamina a la asimilación de los MDL. De acuerdo con un informe de la Agencia Canadiense para el Desarrollo y la universidad de Calgary, a fines de 2005, Cuba contaba con un potencial de 20 proyectos. Su expectativa de generación era de 4,8 millones de toneladas de CO2 durante el primer periodo de cumplimiento. Hasta mayo de 2006 se detectaron varios programas que iniciaron etapas de formulación para el MDL. “El interés de Cuba para participar en el MDL ha jugado un papel determinante para que el marco institucional cubano cuente con los elementos básicos necesarios para cumplir con lo establecido en la reglamentación internacional”, añade el informe. Fuentes del viceministerio de Medio Ambiente, aseguraron hace dos semanas, que la isla caribeña ya contaba con dos proyectos MDL.
Por su parte, Ecuador, Papúa Nueva Guinea, Brasil y otras naciones que, como Bolivia, tienen una gran riqueza forestal, han superado paulatinamente al nuestro.
En medio de un creciente debate interno y de una sorpresa externa, Bolivia ahora deja a un lado sus logros de la era del mercado y apuesta a otro tipo de primacía. Hay quienes esperan que sólo sea un pie de negociación para Copenhague. Mientras en las organizaciones bolivianas que incursionaron en los proyectos de los bonos de carbono reina el desconcierto... ¿Qué pasará si las iniciativas MDL abortan?
Mientras para nadie queda en duda de que si la nueva postura gubernamental nos deja sin opciones de desarrollo limpio habrá una cruel alternativa final: campesinos y grupos étnicos optarán por los mercados madereros y los tráficos de especies que se preveían conservar. Entonces, ¿le dirá Bolivia adiós al mercado de carbono?

El Parque Noel Kempff, único en el mundo
El Parque Noel Kempff Mercado es uno de los más importantes reservorios naturales de Bolivia y el mundo. Ubicado entre las ecorregiones de la Amazonia, Chaco y el Cerrado, tiene 1.582.322 hectáreas en distintos pisos climáticos que alberga una importante biodiversidad. Es considerado un emblema de conservación. Pero es, además, un proyecto único en el planeta. El Proyecto de Acción Climática del Parque Noel Kempff (PAC-NK) se basa en la conservación de los bosques y ha certificado hasta el momento 1.034.107 VER dentro de las 642.458 hectáreas asignadas para el PAC-NK. Siete comunidades indígenas de Bajo Paraguá se encuentran dentro del PAC-NK y con ellas se ha concertado las actividades que se desarrollarán, siempre en el marco de la conservación: tenencia de la tierra, manejo de recursos naturales, como el palmito, un plan de manejo forestal (incluyendo un aserradero comunitario) y el desarrollo del ecoturismo.
La inversión para el PAC-NK ha sido de $us 10.850.000 y los principales financiadores son British Petroleum (BP), The Nature Conservancy, Pacific Corp y la American Electric Power. Bolivia es dueña del 45% de los créditos de carbono, el saldo de 49% se distribuirá entre las empresas involucradas, de las cuales American Electric Power recibirá un 2% adicional por ser la principal inversora.
La Fundación Amigos de la Naturaleza (FAN), ejecuta los fondos del proyecto administrados por The Nature Conservancy, de acuerdo con el Plan Operativo Anual (POA) y el plan financiero aprobado por el directorio del proyecto.
Al ser un proyecto de conservación no se encuentra dentro del Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) hasta el 2012; el PAC-NK es el proyecto más grande del mundo en haber sido certificado por la SGS (compañía internacional de certificación, verificación, inspección y ensayo) bajo los criterios del MDL, utilizando 187 variables económicas para calcular la cantidad de CO2, que puede ser capturado por los bosques. El proyecto ha sido certificado para el periodo 1997-2005, y debe serlo nuevamente en el periodo 2006-2008, según explica Natalia Calderón, de FAN. Sin el proyecto, 1.034.107 toneladas de CO2 hubiesen sido liberadas a la atmósfera entre 1997 y 2005.
Los créditos de carbono del PAC-NK pueden ser ofrecidos a mercados voluntarios, que responden más a un respaldo político que al comercio real de emisiones.

“No es una cosa radical”
Juan Pablo Ramos | Viceministro de Medio Ambiente y Cambios Climáticos
- ¿Cuál es la visión con la que el Gobierno encara los cambios climáticos y sus consecuencias?
- La de trabajar sobre la adaptación ligada a una visión integral. Se está buscando un plan nacional que emerja del mecanismo de adaptación y sea más concreto, aunque, sobre todo, nos interesa discutir la esencia del problema. Nuestra principal preocupación es el tema de la adaptación, y así lo estamos planteando en el contexto internacional: somos un país vulnerable, con muy poca incidencia en las condiciones de cambio climático actuales, pero tenemos repercusiones muy fuertes en todos los aspectos, inclusive políticos y culturales. El 4% del PIB de Bolivia fue afectado por los dos últimos fenómenos del Niño y la Niña. Además de contar con un mecanismo estratégico-programático, también necesitamos un mecanismo financiero, el Fondo Nacional para Cambios Climáticos, que no tenga que ver sólo con la temática medioambiental, sino también la posibilidad de que se generen fondos bilaterales que no vayan por los conductos tradicionales y de mercado de los cuales somos críticos. Necesitamos un mecanismo político, que es la conformación de un comité nacional para los cambios climáticos, presidido por el Presidente (Evo Morales) y donde puedan participar organizaciones sociales e instancias académicas, y otras decidirán en el momento.
- Esta visión crítica hacia los mercados, ¿será la misma que se postule en Copenhague?
- Ya se planteó en Poznan y la postura será la misma. Bolivia es un crítico del mecanismo del mercado. Hemos podido ver cómo una crisis del mercado financiero detonada por una empresa estadounidense pudo generar una hecatombe mundial. ¿Cómo es posible apuntar al mecanismo de mercado como principal instrumento financiero cuando vemos la debilidad que tiene? El mercado funciona con un objetivo de lucro y es complicado darle la esperanza del planeta y la incidencia de esta temática. Es una observación del país que se dio en la carta del presidente Evo Morales en Poznan y que hemos ratificado en nuestra visita a Bonn.
- ¿Qué sucederá con los proyectos como el de Takesi y el PAC-NK, que ya están avanzados?
- Si se analizan los mecanismos de mercado, en los últimos años vienen del principio contaminador-pagador, hasta es un tema ético de discusión. Pero no vamos a romper una lógica sin un análisis previo o medidas alternativas. Estamos viendo que en algunos casos excepcionales, en los cuales hubiese avances importantes, puede ser una salida, como es el del Takesi. Pero esta decisión, tomada por las organizaciones sociales y el Presidente, obedece a una razón ética: o vamos por este mecanismo que sabemos que funciona para que ciertas trasnacionales garanticen su derecho de contaminación a través de las ‘compensaciones’ o cambiamos la lógica. Nosotros estamos planteando inclusive en el tema del Programa de Reducción de Emisiones de Carbono causadas por la Deforestación y la Degradación de los Bosques (REDD, por sus siglas en inglés) que se vaya por fondos bilaterales que puedan tener el mismo efecto, pero no necesariamente bajo los mecanismos de mercado ni bajo el principio contaminador-pagador. Habrá una discusión de fondo.
- ¿Quiénes están apoyando la posición de Bolivia?
- En este momento no sabemos exactamente cuántos países, pero la crítica a los mercados no surge desde Bolivia. No sabemos si es un apoyo a la posición boliviana exclusivamente, pero hay varios que lo observan. Algunos con más énfasis, mientras que otros hablan de su regulación. Pero no se ha planteado la eliminación del mecanismo de desarrollo limpio.
- Sin embargo no es la misma lógica respecto a los mercados de hidrocarburos, soya y litio…
- No es una cosa radical. El mercado existe en el sistema socialista. Lo que nosotros criticamos es el mercado en el tema de cambios climáticos, porque es muy serio como para apuntar a un mecanismo que tiene sus debilidades y lógicas demostradas. Lo que está sucediendo es que la mayor parte de los fondos que se intentan colocar en el tema de cambios climáticos y las expectativas de reducción están centrados en los mecanismos de mercado. Eso es lo que criticamos. No es una cuestión filosófica. En realidad, lo que se está haciendo es un mercado de las trasnacionales que compran créditos de carbono para justificar espacios de contaminación. Es un juego de intereses económicos peligroso.
- Estamos en contramarcha con países como Ecuador o Papúa Nueva Guinea...
- En la prensa hay una campaña muy fuerte sobre este tema específico. Se está hablando de REDD y de Oficina de Desarrollo Limpio (ODL) como si se estuviese eliminando una oportunidad importante para el desarrollo local. En el caso de los bosques, que corresponde al tema REDD, específicamente, no hay un mecanismo único. Puede funcionar vía mercado como a través de los fondos de compensación. Nosotros vamos a apostar por un REDD distinto, para buscar mecanismos de deforestación evitada, pero no por la ruta del mercado, y no estamos en contraflecha con nadie. Las negociaciones con algunos países están enfocándose a hacer un REDD ‘a la boliviana’, una estrategia-país distinta. No pensamos sólo que la compensación va a ser la que va a frenar la deforestación, sería absolutamente falso y puede no ser sostenible. Es el manejo integral del bosque el que debe garantizar que se convierta en una alternativa económica y, a partir de eso, si hay un mecanismo de compensación adicional, muy bien.
- ¿Cuál es el poder de negociación de Bolivia?
- Es bueno. El Presidente logró poner en la palestra el tema de cambios climáticos y ha puesto al país en una expectativa interesante en la discusión internacional. Actualmente somos uno de los países considerados importantes en las negociaciones. Hemos hecho propuestas interesantes, como la deuda climática. Además, no estamos solos, hay países que coinciden con nosotros.
- ¿Cuáles son esos países?
- Específicamente no tengo una lista, pero sé que varios están analizando otras alternativas.
- ¿No perdemos fuerza al modificar nuestra posición?

- No sé si queremos un liderazgo por rutas que no son las más correctas o un liderazgo, por lo menos en nuestra propuesta, por rutas éticamente más aceptables. No estamos dejando de ser parte de REDD, tenemos una estrategia muy fuerte. ¿Bolivia quiere evitar la deforestación? Lógico. ¿Quiere participar de REDD? Sí. Pero REDD no está cerrado a una sola lógica y lo vamos a hacer por otra ruta. Queremos que el tema de la deforestación evitada no se base sólo en la compensación, que es un mecanismo hasta perverso, sino a través del manejo integral del bosque. Ya tenemos un proyecto en marcha que es en la Tierra Comunitaria de Origen Lecos, en el norte de La Paz, que surgió de Viceministerio. La última posición fue trabajada por la Cidob. No hay contradicciones en términos de lo que es la política de Estado.
- La Cidob espera un decreto que le permita comercializar los Certificados de Reducción Voluntaria del PAC-NK, ¿se va a emitir ese decreto?
- Eso se está viendo con la Cidob; no hay una posibilidad de que se caiga el tema de las expectativas con REDD, además no funcionarían de inmediato, sino a partir del 2013. El único proyecto que en realidad está en negociación es el PAC-NK y seguramente en ese tema se dará continuidad, después habrá que ver qué hermenéutica trabajamos con los otros. El decreto está en análisis, hemos quedado en tener una reunión.
- ¿Se garantizan otras alternativas que generen los millones de dólares que iban a entrar al país?
- Ni siquiera los países en desarrollo han acordado cómo va a funcionar el mecanismo. Se ha hablado de millones de dólares. Yo que estoy ‘viviendo’ las negociaciones sé que no hay nada comprometido, se han hecho cálculos de cuántas hectáreas tenemos nosotros, de cuántas dejaríamos de deforestar y, suponiendo que fuera así, llegarían los fondos, pero no hay tantos recursos en este momento a escala mundial. Creo que lo que se abren son posibilidades en términos de que los países desarrollados tienen que compensar mediante fondos y por una deuda climática que tienen con nosotros, la deforestación que nosotros vamos a evitar al alcanzar éticamente nuestro aporte en reducir los Gases Efecto Invernadero. Nunca hubo un compromiso de ningún país ni de nadie en términos de que estaban garantizados los fondos en el tema REDD para Bolivia.
- Pero estaba dentro de seis países elegidos para desarrollar proyectos REDD...
- Sigue, y tal vez mucho más ahora. Con el tema de nuestra crítica a los mercados, Bolivia sigue siendo un país escogido por el Banco Mundial y por Noruega para comenzar a desarrollar procesos REDD.
- Entonces, sí hay compromisos para lograr fondos
- Sí, hay compromisos, pero no se está hablando de grandes fondos para iniciar. Esas cifras que se manejan no son comprometidas. Se habla de un fondo para varios países para estructurar lo que deberían ser sus políticas para que, a partir del 2013, se comience a contemplar por parte de los países desarrollados, vía Naciones Unidas, lo que serían los procesos de trabajo. Nosotros mantenemos la posición, continuamos siendo un país elegido y seguimos trabajando en el tema REDD, pero con otras visiones y una estrategia propia, dentro del marco de nuestras condiciones y realidades.
- ¿Qué sucederá con lo que ya se hizo dentro del Plan Nacional de Cambios Climáticos (PNCC)?
- Nosotros estamos en un proceso de fortalecimiento. Nadie va a negar los avances anteriores y sería absurdo no dar continuidad a lo hecho. Estamos tratando de tener una transición lo menos complicada. Vamos a fortalecer el PNCC, porque tendrá un nuevo instrumento de planificación, un fondo que no manejará sólo el PNCC, porque es para varios actores. Estamos pensando que el fondo tiene que ser apoyado por los países generadores de este conflicto y lo queremos trabajar de manera bilateral. Estamos en un proceso de fortalecimiento que tendrá componentes, como el indígena.

Relaciones peligrosas: VIH y adicciones



Nadie está libre del riesgo del VIH/sida, sobre todo si acostumbra a abusar del alcohol o de otras drogas. Bolivia es el campeón en el índice de alcoholismo en la región, lo que lo hace más vulnerable.


- “Si no hubiese estado borracha, lo más seguro es que habría obligado a mi pareja a usar preservativo.”
- ¿Sabías de la existencia del virus?
- “Sí, algo, pero jamás pensé que podía tocarme a mí. Sin embargo sigo pensando que el haber estado borracha, influyó en que no me importara o pensara que no me pasaría.”
Este fragmento es parte de una entrevista realizada a una mujer boliviana de 38 años, infectada con el virus desde hace 10. No se trata de alguien con poca formación, al contrario, Patricia (nombre ficticio), es licenciada en comunicación, divorciada, ha viajado mucho y tiene dos hijos de 16 y 14 años, nacidos antes de su infección. “Y eso que yo no tomo mucho, fue mala suerte creo”, dice. Pero en el fondo sabe que ella tentó a esa mala suerte, ella y su pareja, que también estaba borracho y no se cuidó como debía. Ahora con el tratamiento antiretroviral, Patricia no puede probar alcohol y está obligada a llevar una vida sana, pero han dejado de invitarla a las fiestas y ya casi no sale con sus amigos, “es imposible explicarles mi condición y hacerles entender que no puedo beber, ya no me creen la historia de que estoy con antibióticos y menos que simplemente no quiero tomar”, cuenta. Patricia incluso llegó a pelear seriamente con un par de amigas que se sintieron ofendidas cuando ella les rechazó un trago, “se llega a hacer un asunto personal, la gente no puede entender que te diviertas sin alcohol, se enojan. En el caso de los hombres es peor”, dice.
Y para comprobar que Patricia no inventa una palabra, es cuestión de acudir a cualquier festejo, no importa la índole, para notar que el alcohol fluye libremente como requisito indispensable para la diversión. Sobre todo en el occidente del país donde la gente es más retraída y tímida, (no en vano Oruro lleva la delantera en el consumo, pero esto no es excluyente porque Bolivia en general tiene costumbres netamente alcohólicas), es impensable que se inicie el baile o la risa si es que los invitados no están lo suficientemente “entonados”. Beber es un requisito para participar de las fiestas, es una singular forma de demostrar o recibir aprecio y de intentar pertenecer a un grupo y el que no bebe, está fuera de “contexto”. Generalmente luego del “yo te estimo”, viene la violencia y después, el sexo torpe y descuidado... la puerta para la transmisión del VIH y otras enfermedades sexuales, ha sido abierta.

Bolivia, campeón de la borrachera

Hace poco se realizó en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, la Conferencia de la Sociedad Internacional de Sida, IAS 2009, donde médicos de todo el mundo se reunieron para compartir sus conocimientos acerca de la búsqueda de una respuesta para esta enfermedad que infecta diariamente a más de 7 mil personas y ha dejado 15 millones de huérfanos.
Uno de los tópicos que hasta ahora no había sido abordado con profundidad, es la relación del VIH/sida y las adicciones, no sólo del alcohol sino también de otras drogas de gran impacto en regiones como Europa del Este por ejemplo, donde el índice de usuarios de drogas inyectables es uno de los más altos del mundo. Las conclusiones pueden parecer evidentes y por eso son quizá más alarmantes: las adicciones facilitan la transmisión del VIH/sida, pero los científicos saben que este es un problema social sobre todo y que no puede ser curado con una medicina.
La pobreza, la falta de cumplimiento de las leyes, el descuido de los Estados, la penalización de las adicciones sin la correcta rehabilitación, etc., forman parte de una larga cadena que permite la propagación del virus, todo esto sumado a los factores culturales y sociales, que en Bolivia constituyen los peores detonantes.
De acuerdo al estudio realizado por varias organizaciones interamericanas en el marco del Proyecto "Sistema Subregional de Información e Investigación sobre Drogas en Argentina, Chile, Bolivia, Ecuador, Perú y Uruguay", que se desarrolló durante los años 2006 - 2007, en una muestra que representa a 43 millones de habitantes en los seis países, Bolivia tiene el mayor índice de bebedores problemáticos de la región, de acuerdo a la Escala Breve del Bebedor Anormal (EBBA). Mientras en Uruguay el 9% de los consumidores de alcohol en los últimos 30 días presentan un consumo problemático, esta cifra se eleva a un 42% en Ecuador y un 49% en Bolivia, la más alta. Argentina presenta un 13%, Chile un 17% y Perú un 16% de consumidores problemáticos.
Según el reporte de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD), titulado “Elementos orientadores para las políticas públicas sobre drogas en la subregión: primer estudio comparativo sobre consumo de drogas y factores asociados en población de 15 a 64 años”, el consumo de alcohol presenta un patrón similar al del tabaco. Si bien el consumo entre los hombres es superior al de las mujeres, las diferencias entre los países son menos acentuadas en el caso de los hombres en el grupo de 15 a 34 años, sobre todo en Bolivia, donde las féminas son casi igual de bebedoras que los varones.

Encima, legal
Sin embargo, pese a los graves problemas que acarrea su consumo en exceso, el alcohol, junto al tabaco, no son considerados drogas ilícitas, y en el caso de Bolivia, no existen regulaciones efectivas, como es el caso de otros países, para prohibir la publicidad de estas sustancias y ni siquiera se norma la venta a menores de edad. La Policía boliviana y el Celin han informado que más del 37% de los crímenes en el país, ya sean asesinatos, violaciones y hasta accidentes de tránsito, han sido cometidos por delincuentes en estado de ebriedad.
Los castigos son tan relajados que a un conductor detenido por manejar en estado de ebriedad apenas se le cobran Bs.200 como infracción, según la Ley de Tránsito y Seguridad Vial. Algunas tiendas restringen la venta de bebidas alcohólicas a los menores, pero son muy pocas. La mayoría de comercios en el país venden libremente alcohol a menores de edad y no son multados, o lo son insuficientemente.
En este sentido es fundamental entender que la dificultad de acceso define una barrera objetiva para acceder a las drogas, pues obviamente una menor disponibilidad puede hacer desistir del uso a una parte importante de la población que no presenta consumos frecuentes o problemáticos. Pero la prohibición del uso de estas sustancias no ocurre por razones de intereses económicos, combinados con una pobreza de conciencia en cuanto a que estas sustancias son dañinas.
Se debe recordar también que existen restricciones en ámbitos laborales con el uso de drogas legales, y que en el caso del cigarrillo, por ejemplo, existe presión social para evitar su consumo, explica el Proyecto SIID (Sistema Integral de Información sobre Drogas) desarrollado por el CIEC, pero no es así con el alcohol.
Las drogas más consumidas en nuestro país son: el alcohol y el tabaco dentro de las legales y dentro de las ilegales la marihuana, seguida por los inhalantes y la cocaína en sus variantes; pasta base y clorhidrato de cocaína. El consumo de alcohol y tabaco en Bolivia muestra que Oruro lleva la delantera con el 60,26 %, Montero con 57,34 %, La Paz con 29,15 % y Potosí con el 27,11 %. En Bolivia casi 1 de cada 2 consumidores de alcohol dan positivo para la escala de bebedores problemáticos. En una situación algo similar se encuentra Ecuador mientras que en Chile y Perú es 1 de cada 6 y en Uruguay 1 de cada 10.

Las otras drogas
En el otro lado de los vicios, el de los llamados “ilegales”, el consumo de marihuana ha mostrado un importante porcentaje de incremento desde 1992 hasta la fecha en Bolivia. La ciudad de Oruro es la que muestra un porcentaje alto de consumo con 4,11 por ciento, seguida por La Paz con 3,36 por ciento y luego Cochabamba, Santa Cruz y Sucre. La marihuana es la sustancia ilícita de mayor consumo entre la población estudiantil de Bolivia. Le siguen en orden de importancia los solventes orgánicos o inhalantes, la pasta base, el clorhidrato de cocaína, los alucinógenos y el éxtasis.
Cada vez los usuarios son más jóvenes, con una edad media de consumo de drogas, de entre 12 a 15 años, según el Celin (Centro de Investigaciones Latinoamericanos). Si bien las drogas favoritas son el alcohol y el tabaco por su fácil acceso, tres de cada siete alumnos de secundaria consumen marihuana y uno inhalantes (clefa), según una encuesta realizada el 2005 por encargo del Consejo Nacional de Lucha contra el Tráfico Ilícito de Drogas (Conaltid).
Una investigación basada en encuestas, realizada por el Celin, y respaldada oficialmente por el Gobierno, revela que el consumo de drogas ilegales en el país se ha multiplicado. Entre 1992 y 2005, el número de consumidores ha crecido en 431%.
En el caso de la marihuana, las incautaciones en los 6 países donde se realizó el estudió, pasaron de aproximadamente 67 Tm en el año 2000 a 160 Tm en el año 2006, es decir, un incremento del 139%, ocurrido fundamentalmente en el periodo 2005/6 y explicado principalmente por el incremento de incautaciones en Bolivia. Por otra parte, al comparar al interior de cada país, se observa que el consumo de cocaína en varones es superior al de las mujeres en todos los países, con la excepción de Bolivia, donde el consumo reciente es similar en ambos grupos, aunque el consumo actual es superior en las mujeres que en los hombres.
Con excepción de Perú, la mayoría de los consumidores del último año en el grupo de 15 a 34 años, consumen entre las drogas ilícitas, sólo marihuana, con cifras que superan el 70% en Bolivia, Chile y Ecuador. Los perfiles de consumo se diferencian según los países analizados: mientras en Argentina y Uruguay es importante el uso combinado de marihuana y cocaína (alrededor del 19% de los consumidores en cada país), el primero presenta un porcentaje relevante de uso exclusivo de cocaína (5%), en Bolivia es importante el consumo exclusivo de sustancias inhalables (13% del total de consumidores).

¿Y la cura?
Sin embargo, pese a que los vicios claramente han copado a los bolivianos, siendo el alcohol el vicio más frecuente, el país no ha desarrollado aún programas preventivos en el ámbito laboral, comunitario o en otras poblaciones específicas. En cuanto a la disponibilidad de registros de Centros de Tratamiento, en el año 2005 se realizó la última actualización, contabilizando 66 centros de rehabilitación en todo el país, 64 de los cuales obedecen a iniciativas particulares y de ONG y solo dos son estatales. La información sobre pacientes en tratamiento en el país no está actualizada.
El doctor GM Kapinga, infectólogo y especialista en adicciones de Kenia, explica que el mayor error que se puede cometer en cuanto al tratamiento de las personas con alguna adicción es penalizarlas o ignorarlas. “Si bien existen contextos socioculturales donde el abuso del alcohol en este caso, es una “obligación”, lo cierto es que la correcta información desde las escuelas, en los cursos de niños desde más pequeños, es una de las maneras más efectivas para que se conozcan las consecuencias del abuso del alcohol y de otras sustancias, y para que sean los niños los que puedan incluso informar a sus padres.”
En África, dice Kapinga, el problema de las adicciones está relacionado en su mayoría con las migraciones, familias que se desintegran por la pobreza en sus regiones, esposos (por lo general) que comienzan a beber o consumir otras drogas, y que regresan enviciados a sus hogares, muchas veces infectados por el VIH, el que replican a sus esposas y éstas a sus hijos por nacer. ESTO SE PUEDE SACAR.
En Bolivia la situación es diferente porque el alcohol es parte intrínseca de la cultura en el país, al margen del estrato social o la condición económica.

¿Qué es la adicción?
La doctora Nora Volkow, psiquiatra y directora del Instituto de Investigación sobre Drogas de Abuso de Estados Unidos, una de las principales conferencistas en el tema de las adicciones durante la conferencia IAS 2009, nos explica cómo funciona la adicción en el cerebro y por qué la adicción debe ser considerada como una enfermedad. “El problema del abuso de drogas en general, y del alcohol en particular, tiene tantas facetas que puede llegar a ser abrumador. Mas allá de los factores biológicos (como los genes que predisponen al abuso o a una progresión rápida a la adicción, o enfermedades mentales mas o menos subyacentes que aumentan el riesgo del uso de drogas psicoactivas, etc.,) debemos prestar mucha atención a los factores sociales que son los que, en definitiva actuarán de “gatillo externo” para determinar si los factores de riesgo biológicos tendrán o no una salida de expresión.”
¿Cuales son estos factores sociales? “Bueno, es una lista larga y para nada secreta: la pobreza, el crimen, el estrés crónico, la insatisfacción con el trabajo o la escuela, la carencia de oportunidades de actividades placenteras alternativas saludables, la falta de educación, etc.”
Desde ya el enfoque de la doctora Volkow es novedoso, ya que afirma que una adicción no debe ser tratada como un crimen, sino como una enfermedad, para la que, en el caso del alcohol, no hay una cura precisa, aunque sí paliativos, como es el caso de las drogas de disuasión, que funcionan en la prevención del consumo de alcohol de forma similar en la que ver un carro de la policía en el espejo retrovisor induce, automáticamente, a disminuir la velocidad. “Por más de 55 años, el disulfiram ha sido una droga aprobada por la FDA para el tratamiento del alcoholismo. Es una medicación única que se basa en la “amenaza psicológica” que hace que el individuo tienda a evitar la reacción desagradable que ocurre entre el disulfiram y el etanol. Sin embargo los estudios clínicos han producido resultados inconsistentes respecto a la capacidad del disulfiram para ayudar a los pacientes a abstenerse de tomar alcohol. Una de las hipótesis es que el disulfiram podría ayudar a los pacientes a adquirir cierto control psicológico sobre la bebida cuando se co-administra con un antagonista opiáceo que actuaría directamente en la reducción del antojo.”

No todos son iguales

¿Por qué hay quienes son más afectados por las adicciones y hay otros que lo son menos? De acuerdo a la doctora Volkow, la adicción es un complejo sistema, que en forma bastante superficial, se puede describir como el resultado conductual de cambios adaptables, que han ocurrido en el cerebro como producto de los efectos del abuso crónico de una droga. Volkow recalca que estos cambios ocurren en varias regiones críticas del cerebro:
- En los centros de placer, que se vuelven insensibles a estímulos naturales como la comida y el sexo y sólo se conforman (brevemente) con el estímulo exagerado que otorgan las drogas.
- En los circuitos de la memoria, que lentamente han aprendido a asociar la experiencia placentera de la droga con otros estímulos periféricos (como los amigos con los que se suele usar la droga), que eventualmente se vuelven poderosos gatillos del antojo por más droga; en los circuitos de control inhibitorio, que se van debilitando con el tiempo, y se vuelven incapaces de frenar el ansia compulsiva de tomar más droga para satisfacer el circuito de placer, cuyos umbrales han subido sustancialmente.
- En el circuito que determina la atribución de relevancia y motivación a actuar en presencia de un determinado estímulo, que se transforma en el motor principal del antojo y la recaída.
Es importante notar que estos cuatro circuitos son en realidad fundamentales para el ejercicio del libre albedrío, lo que sugiere que la adicción es en realidad una enfermedad que ataca los mismos centros encargados de la voluntad propia.
Este concepto tiene implicancias clínicas muy profundas, por lo que debería ser aprovechado en el diseño de programas efectivos de recuperación.

La llave
De acuerdo a las estadísticas, más del 50% de las personas infectadas por VIH, estaba bajo la influencia de alguna droga. En el caso particular del alcohol, hay una superposición importante entre las personas a riesgo de sufrir problemas relacionados con su uso de alcohol y aquellas a riesgo de infectarse con el VIH. “Es bien sabido que el abuso de alcohol puede llevar a una persona a cometer actos riesgosos los que podrían aumentar el riesgo de la transmisión del VIH”, explica Volkow.
En Estados Unidos, unos 17.6 millones de americanos adultos, aproximadamente, sufren de alcoholismo, mientras que unos 40,000 casos nuevos de VIH son reportados cada año. Se estima que el nivel de co-morbilidad entre estas condiciones varía entre el 30 y el 70% en diferentes muestras. La prevalencia del alcoholismo entre los hombres VIH seropositivos es aproximadamente 3 veces más alta que la de las mujeres; y ambas prevalencias exceden sustancialmente los índices en la población general de los EEUU.
En Bolivia, los registros hasta septiembre 2008 dan cuenta de 3.588 personas con VIH/sida. El grupo de mayor riesgo es el de 15 a 49 años, que representa casi el 40% del total de la población del país (según proyecciones INE para el año 2005). El alto índice y el escaso control en el consumo de alcohol sobre todo, y de otras drogas, hace que en el país los jóvenes sean los más vulnerables. Aunque nadie está libre cuando no tiene conciencia de que se juega la salud por unos cuántos tragos de más.

Nora Volkow*:
“Hay que abandonar el estigma”

- En el caso del abuso del alcohol, ¿Es esta una enfermedad física? ¿Emocional?
La adicción a sustancias de abuso (y el alcohol es simplemente uno más en una larga lista de compuestos químicos), es una enfermedad compleja, multifactorial, con contribuyentes biológicos y ambientales por excelencia.
Me gustaría enfatizar cuán crítico es diseminar este tipo de información, ya que el reconocimiento de que la adicción es una enfermedad real y compleja tendría que permitir a la sociedad abandonar el estigma que acompaña a los adictos, y que envicia la atmósfera del sistema global de salud, cuyos esfuerzos en el campo de prevención y tratamiento son, por lo general, poco óptimos.

- ¿Hay quienes tienen más tendencia que otros a las adicciones? ¿Por qué?
En general, reconocemos tres tipos de factores que influyen la vulnerabilidad de una persona al abuso de drogas y, una vez que la conducta ha sido iniciada, a volverse adicto a ellas. Estos factores son a) genéticos, b) ambientales, y c) de desarrollo. Los factores genéticos operan a muchos niveles: pueden hacer que una persona tenga una mayor inclinación a tomar riesgos o a ser impulsiva, que exprese variantes de enzimas que afectan el tiempo que la droga, o sus metabolitos, permanecen activos en el cuerpo, o que hacen que las drogas tengan mayor o menor impacto directo en el cerebro. Estos factores que llamamos genéticos o biológicos, contribuyen entre el 40 y 60% de la vulnerabilidad global al abuso y la adicción. Los factores ambientales ya fueron mencionados en la respuesta anterior. Respecto a los factores de desarrollo, me refiero al fenómeno por el cual las personas presentan un riesgo significativamente mayor a volverse adictos a una sustancia de abuso, si su uso ha comenzado tempranamente, alrededor de la pubertad, adolescencia o juventud. Se cree que uno de los motivos principales para que el efecto a largo plazo de las drogas sea mayor en la gente joven, es que su cerebro todavía se está desarrollando y cambiando en forma muy activa. Es muy probable que el efecto de las drogas se magnifique cuando impacta un sistema como el cerebro, tan delicado de por si, cuando se encuentra en el medio de procesos dinámicos de cambios a nivel molecular, celular y fisiológico. La situación se hace todavía peor por la tendencia natural de los adolescentes a tomar decisiones impulsivas o instintivas, particularmente en situaciones de alto riesgo.

*Nora Volkow es psiquiatra y directora de NIDA, el Instituto de Investigación sobre Drogas de Abuso de Estados Unidos, por sus siglas en inglés.


Las cifras del virus

- Cada día 7,400 personas en el mundo son infectadas por el VIH, y más de 5,400 mueren por enfermedades relacionadas al virus.
- 1.000 niños se infectan cada día a través de sus madres, de ellos sólo la mitad sobrevivirá los dos años.
- 15 millones de niños en el mundo han quedado huérfanos por el VIH/sida.
- América Latina tiene 1,7 millones de adultos y niños viviendo con el VIH/sida.
- Los jóvenes entre 15 y 24 años representan el 45% estimado de las nuevas infecciones por el VIH en todo el mundo.
- La proporción de mujeres respecto a hombres que viven con VIH ha aumentado en todo el mundo.
- 3 millones de personas en los países en desarrollo tienen acceso al tratamiento antirretroviral, apenas el 31% de la población que necesita las medicinas. (UNAIDS)

28 junio, 2009

Menú: 100% sufrimiento

Texto | Mónica Oblitas Z./Rafael Sagárnaga L.
Fotos | Mónica Oblitas/Clemente Ramos (El Nacional)
/ Carlos López/El Potosí/Correo del Sur.

Peligro | Los mataderos bolivianos, en su inmensa mayoría, no son aptos para producir carne inocua para el consumo humano. Se han convertido en centros de extrema tortura para los animales, lo que tiene consecuencias serias para los consumidores de la carne.


El Matadero Municipal Los Andes es el más grande del occidente boliviano. Abastece a un coloso urbano siamés (La Paz-El Alto) que devora diariamente cerca de 600 reses y hasta 70 cerdos. Lo modernizaron hace prácticamente un año. Sus puertas, ubicadas en la avenida Juan Pablo II de la urbe alteña, parecen llamar a una fiesta, pero conducen a un escenario de pesadilla del que no resulta fácil salir.


Un callejón continúa a los alegres carteles de colores que anuncian distintas actividades relacionadas con la producción de carne. Incluso un “Jallalla trabajadores de Fruteca” (Federación Única de Trabajadores en Carne de El Alto) parece invitar más aún a la visita. Como parte de una especie de trampa, en la caseta del guardia que vigila la entrada, un letrero advierte: “Prohibido el ingreso en estado de ebriedad”. Cincuenta metros más adentro empieza un creciente desafío para los temperamentos y estómagos sensibles y aun para los que no lo son tanto.


A partir de ese límite, cada uno de los cinco sentidos es puesto a prueba sorpresivamente. Lo que aquí se huele, se pisa, se toca, se ve y se oye se convierte en algo muy parecido a un mal sueño. El olfato es el primero en lanzar sus alertas al cuerpo. Las instalaciones del matadero, incluidos sus ambientes burocráticos y de esparcimiento, huelen, según el lugar, a excreciones, a violencia, a muerte y a intenso dolor.


Al recorrer las primeras edificaciones, un intenso olor a estiércol invade el área de los snacks. Allí una docena de vendedoras ofrece “sándwiches”, almuerzos y golosinas a trabajadores y visitantes. Pasa algo similar en la sede de Fruteca, donde los afiliados juegan billar, cartas y consumen gaseosas, indiferentes a la atmósfera que surge de la putrefacción. Pasada el área social, el olor se acentúa. Todo huele a sangre y carne en descomposición. En el piso aparecen manchones y hasta charcos rojos. Es, muy apenas, el comienzo.


En el centro del complejo se extiende una cancha de fútbol donde juegan niños y revolotean decenas de gallinazos. Al lado, hacia el norte, se ubican los corrales de recepción y selección, en espacios de 15 a 20 metros cuadrados. Allí, cerca de un reseco bebedero dormitan débiles bueyes y vacas, aletargados por el frío, la sed, el hambre y las travesías que duraron horas y hasta días. Algunos han llegado de Cochabamba, otros del altiplano y unos más del Beni. Les restan entre 50 y 10 metros de vida. El tiempo dependerá de la efectividad de la persona que les clave la puntilla en la médula, los paralice y dé paso a su copioso desangramiento. A estos funcionarios se les ha recomendado que procuren paralizar al animal en el primer intento… alguna vez lo logran.


Luego empieza un proceso industrial mecanizado. “Todo se aprovecha”. Para empezar, no faltan los jarros que reciben sangre fresca para quienes van a beberla, basados en la creencia de que “les dará fuerzas”. Luego se desata un proceso de desmembrado y desgarrado que no perdona ni hocicos ni cuernos. Y todo el cemento del área queda recubierto por una capa donde se mezclaron desechos, fluidos y polvo.


De pronto, desde un terrazón ubicado a unos cuatro metros de altura llegan a los oídos chillidos de cerdos que se alternan con golpes secos. Se añade el ruido de estructuras óseas que se quiebran y nuevos gritos. Al levantar la vista se advierte a un hombre que, con parte de un cardán de camión, mata a los porcinos, aunque no de un solo golpe. Surge una voz que frena a la fotógrafa: “No pues, nos van a hacer quedar mal. Además está prohibido que se tomen fotos del 'noqueo' de ganado”.


Abajo del terrazón, en los corrales, los cerdos perciben lo que pasa. Ante la inminente masacre algunos tratan de huir, otros se refugian en los rincones temblando. Muy cerca el ganado vacuno se encamina al cajón de “noqueo”.


El circuito macabro concluye en depósitos de restos y receptáculos de sangre. Por una puerta algunos funcionarios trasladan grandes trozos de carne a camiones y camionetas. En otras se advierte a rescatadores de los elementos que van a industrias y no a la buena mesa paceña.


El ejecutivo principal de la Fruteca, Leonardo Patzi, celebra que desde el año pasado el lugar cuente con la certificación de categoría 4 otorgada por el Senasag, aunque el matadero lleva varios años funcionando. Patzi explica que ahora el matadero Los Andes está mecanizado, aunque no para el sacrificio de los animales. “Sí, se ha tratado de que el animal no sufra. Antes se lo jalaba con pitas, se los mezclaba y se corneaban, las vacas hembras sufrían mucho, había descaderamientos, por lo que ahora tenemos dos mangas: una de vacas y otra de toros. Entran por la manga al cajón de ‘noqueo’, donde se les da el puntillado. De ahí se los cuelga y se los desangra. En los porcinos, no podemos decir que estamos bien, nos falta. Queremos mejorar, por eso se está pidiendo la ampliación del sector de faeno de porcinos. Antes se hacía en un principio con un aparatito tipo bala, luego el combo, pero era muy precario, por lo que ahora se hace con puntilla”.


Ésta es la rutina en “el mejor matadero del occidente”. Hasta este instante se ha vulnerado una decena de normas sobre el traslado de ganado, su eliminación, manejo de restos y el aseo de los espacios.


A la salida del complejo de faeno paceño las ropas de los visitantes se hallan impregnadas de fetidez y los zapatos de algo así como barro orgánico. Alguien relata que en alguna oportunidad en el matadero se ha procedido a vaciar los ojos del ganado muy alterado para calmarlo. A estas alturas la anécdota suena totalmente creíble.

Pocas diferencias
Otros 12 mataderos, según el Senasag (Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria), funcionan en el departamento de La Paz, en condiciones mucho peores. Pasa algo similar en el resto del país. De los 47 centros para eliminar ganado bovino y porcino con registro sanitario del Senasag, sólo uno tiene la primera categoría y está ubicado en Santa Cruz. Tres detentan la segunda y se encuentran en Santa Cruz y Cotoca, y el restante grupo oscila entre la tercera y cuarta categoría (ver recuadro).


El matadero de Los Andes aspira a alcanzar la tercera categoría. Un nivel que ostenta su par tarijeño. Pero en el sur del país se vive otra pesadilla. De acuerdo a un reciente reportaje del periodista Daniel Rodríguez del diario El Nacional, en el matadero tarijeño el martillo neumático no funciona hace más de un lustro. Como ese instrumento de eliminación no fue repuesto, los medios para dar muerte a los animales son considerados violentos y crueles incluso por los propios trabajadores del matadero.


A los cerdos se los mata mediante una descarga eléctrica proveniente de un aparato, similar a un bastón, construido de manera improvisada. Para las reses ni siquiera vale una puntilla, sino un cuchillo.


El sindicato del matadero, mediante notas dirigidas a alcalde, Óscar Montes, ha pedido una urgente renovación de la maquinaria y los vehículos utilizados para la distribución de carne. El gerente del matadero, Gustavo Ibáñez, reconoció que la entidad no trabaja en las mejores condiciones, por la falta de renovación de equipos y de infraestructura desde 1984.


“Existe descuido en el matadero. Los animales sufren, a lo menos las reses porque anteriormente se utilizaba un martillo neumático que aturdía al animal rápidamente, pero hace años se mata a los animales mediante cuchillo. En el caso de los chanchos tampoco se utiliza el martillo, pero habilitamos un sistema con electricidad para evitar mayor sufrimiento al animal”, señaló un funcionario que no quiso identificarse.


No sólo eso, la falta de mantenimiento e infraestructura hace que los desechos del matadero tarijeño sean un foco latente para el contagio del mal de rabia. El incinerador para la disposición de los restos no funciona desde hace años. En estos casos el entierro sanitario de los restos es la solución compartida por muchos mataderos, aunque se advierte que en el caso de Tarija, por ejemplo, el olfato de los perros hace que escarben hasta encontrar las sobras.


La Sociedad Protectora de Animales de Tarija (SPAT) mediante su vicepresidente, Gonzalo Tórrez, ha advertido que la capital chapaca se encuentra en riesgo de ser un foco del mal de rabia, si no se toman medidas inmediatas con la basura que produce el matadero municipal.


En Chuquisaca, la Cooperativa de Proveedores de Carne de Chuquisaca (Coprocach) tiene un matadero clasificado en la tercera categoría. Mientras, la Asociación de Proveedores de Carne de Chuquisaca (Aprocach) cuenta con otro. Éste, según el director del Senasag Chuquisaca, José Antonio Carvajal, ya fue notificado para que subsane sus falencias y si no lo hace pronto, podría ser clausurado.


En la lista recabada por ¡OH! del Senasag Nacional, con sede en Trinidad, no se encuentra el matadero Aurora, de Ventilla (La Paz). De acuerdo a Sandra Orihuela, de la oficina de Inocuidad Alimentaria de esa institución, el registro de este centro se halla en proceso de renovación. ¿Para cuándo? “Tarda harto, cuatro, cinco meses…”, responde la funcionaria.


En este matadero, que está aún en construcción, fábricas importantes como Stege faenan sus animales, según informes de la propia empresa. “Los cerdos se faenan en el matadero de Ventilla, el matadero Aurora, un matadero privado, que nos atiende. Stege no utiliza conservantes, ni saborizantes”, aclara un ejecutivo de la empresa filial Tusequis Ltda., donde también se incluye a la marca Torito, que trabaja con carne de res, traída desde el Beni ya faenada. La figura parece invariable en todo el país. Baste señalar que en el matadero de Potosí se usa la daga y en el de Cochabamba, la puntilla y el cuchillo.


Además, antes del ingreso a dichos centros, el ganado sufre otro tipo de maltratos mientras es transportado y otros más en su alimentación. Inés Quispe, técnico auxiliar de Sanidad Animal del Senasag, explica que no se tienen reglas acerca del tiempo de transporte de los animales vivos, que a veces viajan días sin poder descansar, comer o beber, y que tampoco se regula la forma de su sacrificio. “Deberíamos tener normas. Hay la acreditación de los veterinarios que deben estar en los mataderos. Estamos trabajando en ese tema, pero hasta el momento muy poco se está haciendo”, reconoce la funcionaria.


En ese marco, los mataderos bolivianos en su inmensa mayoría no son aptos para producir carne inocua para el consumo humano. Se han convertido en centros de extrema tortura para los animales, lo que tiene consecuencias para los consumidores de la carne y que recientes investigaciones relacionan el estrés y el sufrimiento de los animales de matanza (ganado porcino, bovino, ovino y camélido en su mayoría) con perjuicios a la salud de las personas.

Más allá de la chuleta
Los tratados acerca de la relación entre el sufrimiento de los animales de faeno y la salud humana resultan cada vez más precisos. Una de las científicas que lidera estas indagaciones es la doctora Candace Pert. Esta psicofarmacóloga, postulada al Premio Nobel, descubrió el receptor opiáceo en 1973. Fue el punto de partida a una sucesión de hallazgos de otros receptores y sus neurotransmisores. Estableció así las bases químicas del funcionamiento del cerebro, los neurotransmisores y las endorfinas.


Sus estudios han resultado esenciales para el desarrollo de un nuevo campo de la medicina denominado psiconeuroinmunología, que implica la comunicación entre mente y cuerpo y la importancia de las emociones como puente entre estas dos partes. Candace Pert ha escrito más de 250 publicaciones científicas y trabajó como jefa de sección de bioquímica cerebral en la rama clínica de neurociencia del NIMH [Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos).


De acuerdo a la Dra. Pert, en cuanto a los animales de faeno y a sus condiciones de pánico y hacinamiento, el ganado sacrificado después de largos trayectos por carretera tiene un nivel elevado de hormonas de estrés que luego consume el ser humano. La carne, tal como se procesa actualmente, no presenta, en la mayoría casos, un nivel óptimo.
Pert resalta además que los animales, y especialmente los mamíferos, poseen prácticamente toda la gama de emociones que los seres humanos sentimos.


El bioquímico Gerardo Valdivia explica que un animal sometido al estrés, desencadena todo un mecanismo hormonal. Éste estimula, entre otras cosas, a los músculos para estar alertas y producir energía consumiendo de esta forma el glucógeno y formando ácido láctico.


“Cuando al animal se lo mantiene durante mucho tiempo sin alimento, lo que también es un maltrato, igual pierde el glucógeno. Cuando el animal ve el sacrificio de otros y sabe que él también correrá la misma suerte, produce en exceso ácido láctico. En el otro extremo está que el animal ve el sacrificio, pero que además no ha sido alimentado por varios días y por ello termina de vaciar el glucógeno que tiene. En el momento en que ese animal muera, no habrá el glucógeno para producir al menos algo de ácido láctico y acidificar la carne. Ésta entonces se convertirá en caldo de cultivo para bacterias y durará menos tiempo en las carnicerías. Si hubo una salmonella ahí, en pocas horas habrá millones. La persona que coma esa carne probablemente desarrolle una tifoidea. Es un riesgo para la salud”, dice el Dr.Valdivia.


Al respecto, el gastroenterólogo Dr. Guido Villa-Gómez Roig recuerda al Codex Alimentarius. Este instrumento legal fue creado en 1963 por la FAO y la OMS para desarrollar normas alimentarias y reglamentos para la protección de la salud de los consumidores. El Codex debe regular internacionalmente los aspectos más importantes relacionados con la salud en todos los procesos previos a que el alimento llegue al ser humano. “Aquí se contempla, entre otros, la cría, la alimentación, los medicamentos, el momento en que el animal es sacrificado, el tipo de faeno, y el procesamiento de la carne”, dice el doctor Villa-Gómez.


El galeno explica que hay dos elementos que influyen sobre la intoxicación alimenticia: uno se relaciona con la contaminación a nivel bacterias que fácilmente encuentran en la mala higiene del procesamiento, un medio para reproducirse. “Pero hay otro factor que tiene que ver con tóxicos, que puede producir toxemia dentro del organismo humano. También influyen en la rápida descomposición de la carne. Lo cierto es que mientras más sufre el animal, peor es la carne.” Las infecciones más frecuentes causadas por la manipulación son la salmonella, la shiguella y la escherichia coli enterotoxigénica.

Embutidos, poco inocentes
Pero la abundante carne maltratada, en muchos casos, tiene otro canal masivo de consumo: los embutidos. No resulta difícil advertir en las ciudades bolivianas un ya prolongado boom de procesados cárnicos, muchos de ellos de marca desconocida. En ellos los saborizantes químicos corrigen los defectos que podrían detectar los paladares. A su vez los preservantes frenan el peligro de las bacterias, pero generan otros muy temibles.


“En el caso de los embutidos, es posible más toxicidad. Si no están bien procesados pueden provocar una intoxicación de tipo químico ya que se utilizan varios productos como conservantes, aditivos, nitritos, etc.”, dice el doctor Villa-Gómez. “Los nitritos actúan como un tóxico, el consumo crónico tiene que ver con el cáncer de estómago, que también tiene relación con el tipo de preparado de los alimentos”.


María Rosa Pantoja, jefa de Laboratorio de Alimentos del INLASA (Instituto Nacional de Laboratorios de Salud), explica que la carne y la leche son alimentos muy frágiles, debido a la cantidad de agua y proteína que tienen por lo tanto pueden comenzar procesos de descomposición rápidamente. “Se tiene que utilizar en la elaboración de embutidos, carne fresca, adicionada o no de despojos comestibles como el colágeno, la parte más dura de la carne, grasas animales y/o vegetales, condimentos, especias y aditivos alimentarios uniformemente mezclados”.


Entre los aditivos está el nitrito que, en dosis incorrectas, puede generar un exceso de metahemoglobina. Según los casos, este exceso podría conducir a la cianosis y a la muerte. Además los nitritos pueden convertirse en el organismo en nitrosaminas, sustancias de conocida actividad carcinógena. Está permitido su uso como aditivo en la elaboración de productos cárnicos porque son un potentísimo inhibidor del crecimiento de la bacteria Clostridium botulinum. Esta bacteria durante su desarrollo produce una proteína -la toxina botulínica- extremadamente tóxica que incluso en dosis de millonésimas de gramo es capaz de causar la muerte de una persona.


“También puede haber o no un agregado de sustancias aglutinantes como harina de soya, de maíz, la leche, agua helada o hielo, inducidas en tripas naturales o artificiales y sometidas o no a uno o más de los procesos tecnológicos de curado, cocción, deshidratación o ahumado,” explica la Dra. Pantoja. Sin embargo Pantoja destaca que pese a que existen normas de etiquetado, donde se debería indicar el porcentaje de cada ingrediente, casi ninguna firma en el país hace caso de esta regla.

“Las salchichas y embutidos para nosotros están catalogados entre los alimentos de riesgo, por los nitritos, por la calidad de la carne, etc.”


El ingeniero Marcelo Cardozo, especializado en alimentos, también advierte: “Resulta notorio el comercio de productos cárnicos sin marca, que son comercializados de manera antihigiénica y con un precio tan bajo que hace dudar sobre el origen, tipo y calidad de ingredientes que se utilizan. El que se presenten los mismos productos todos los años hacen dudar también de la efectividad de los controles municipales”.


Pero en el Matadero Los Andes y las industrias asociadas, las advertencias y preocupaciones de académicos e investigadores están relegadas a la 'eneava' categoría. Pasa igual en la mayoría de los otros 46 centros de faeno reconocidos oficialmente. Mucho menos se puede esperar en una infinidad de negocios clandestinos. Eso considerando sólo elementales normas de salud humana.


Ya las consideraciones sobre la altísima sensibilidad de los animales sacrificados quedan postergadas a distancias siderales de conciencia. Finalmente, toda la pesadilla previa se consume, literalmente, entre parrillas, sartenes y hornos. En la mesa diaria o en las que complementan fiestas como las que aparecen en las invitaciones del matadero Los Andes.

¿Y el lado del corazón?

Esta investigación se derivó de la denuncia hecha a Susana Carpio, de Animales SOS, por parte de Tránsito de El Alto, quien llamó a la activista cuando una res que llegaba desde el Beni, atravesó el piso del camión que la trasladaba, trancó con sus patas y parte trasera el cardán del vehículo y fue arrastrada varios metros hasta que por fin el camión se detuvo.


El animal sufrió durante largo tiempo hasta que Carpio pudo administrarle un tranquilizante tras lo que la vaca murió, no sin antes haber sido pisoteada por otros animales. Los carniceros querían rescatar lo que se pudiera de la vaca destrozada para vender su carne, pero los policías y Carpio impidieron el hecho dado que el animal tenía una fuerte dosis de tóxicos. El caso por poco no llega a la Fiscalía cuando Carpio fue acusada de haber ayudado a la muerte del animal inutilizando su carne porque para los carniceros la vaca era sólo una cosa de la cual se obtiene dinero.


Sin normas establecidas que regulen en alguna forma el bienestar animal, su tiempo de traslado o su forma de sacrificio, los animales de matanza sufren de una manera difícil de explicar. Según lo que explica la activista, en el proyecto de Ley de Protección y Bienestar Animal, en el capítulo II, artículos 13 y 14, se regulará el sacrificio de los animales de consumo en los mataderos, evitándoles el sufrimiento innecesario.


Y es que es difícil relacionar ese jugoso churrasco o esa condimentada salchicha con la tortura del animal sacrificado para que se goce de tal o cual menú. La publicidad se ocupa de hacer olvidar la verdadera realidad detrás de la carne en el país, donde la mayoría de los animales de faeno sufren crueles suplicios antes de terminar en un plato.

Dentro de los mataderos

• Existen 47 mataderos, privados y municipales, registrados en el Senasag con los papeles al día.


• Al día se faenan en Bolivia un total aproximado de 3.950 cabezas de bovino, de acuerdo al Senasag.


• No existen datos concretos de la cantidad de ganado porcino que se faena por día.


• De los 47 mataderos registrados, un 2% tiene la categoría Primera; 11% tiene la categoría Segunda; 23% la categoría Tercera y el 64% la categoría Cuarta.


• La Resolución Administrativa del Senasag No. 087/2001 establece en el artículo tercero la categorización de los mataderos en:


• Primera categoría: La carne y subproductos comestibles producidos en estos mataderos serán aptos para el comercio internacional y para el abastecimiento de cualquier centro de consumo en el territorio nacional.


• Segunda categoría: La carne y subproductos comestibles producidos en estos mataderos serán aptos para el abastecimiento de cualquier centro de consumo en el territorio nacional.


• Tercera categoría: La carne y subproductos comestibles producidos en estos mataderos serán aptos solamente para el abastecimiento departamental.


• Cuarta categoría: La carne y subproductos comestibles producidos en estos mataderos serán aptos solamente para el abastecimiento del municipio.

La carne en el país

• En Bolivia la población de bovinos alcanza aproximadamente 6,5 millones de cabezas.


• Existen 312.000 unidades productivas en el país.


• Alrededor de 1.000.000 de dólares al día se mueven en esta industria.


• El 73% de la producción corresponde al Oriente, siendo el Beni el mayor productor, le siguen los Valles con el 18% y el altiplano con el 9%.


• La participación de la ganadería bovina en el PIB nacional es del 2,5%.


• La producción nacional de carne alcanza las 178.000 TM/año.


• El consumo de carne bovina per cápita es de 18.8 kilogramos al año.
Fuente: (www.cedib.org)

De mitos y otras realidades

• La carne aumenta la adrenalina y reduce la serotonina cerebral, lo que pone agresiva, irritable, ansiosa, angustiada y depresiva a la persona que basa su dieta en ella, aumentando su apetito y sus deseos adictivos a lo que sea, según cada individuo (cigarrillo, alcohol, drogas, dulces, etc.).

• En la superficie externa del animal, además de su flora natural, existe un gran número de especies de microorganismos del suelo, agua, piensos y estiércol, mientras que el intestino contienen los microorganismos propios de esta parte del aparato digestivo. Los cuchillos, paños, aire, manos y ropa del personal pueden actuar como intermediarios de contaminación.

• Durante la manipulación posterior de la carne puede haber nuevas contaminaciones, a partir de las carretillas de transporte, cajas u otros recipientes, así de otras carnes contaminadas, de aire y del personal.

• La condición fisiológica del animal antes del sacrificio es vital para la determinación si la carne tendrá contaminación o no. Entre las causas más comunes de estrés en los animales está el transporte desde la granja de producción hasta los mataderos.

• Según los expertos, el cerdo es una especie especialmente sensible a los problemas de estrés, y durante el transporte aparecen varios factores como la temperatura ambiente, la humedad, el número de animales en el camión, el movimiento o la durada del transporte, entre otros. Todas estas condiciones afectan tanto al bienestar del animal como al grado de calidad de la carne.


(Fuente: OMS y www.medicosconscientes.org)