20 marzo, 2008

Habla el Presidente del Senado de Bolivia: "La Corte Nacional Electoral ha perdido independencia"

El Presidente del Senado, Oscar Ortíz, no es optimista respecto a la situación que vive el país. De acuerdo a su percepción, el gobierno del MAS se ha enfrascado en una lucha política enmarcada en la perpetuación en el poder, abandonando las prioridades que deberían regir la agenda del Poder Ejecutivo. En esta entrevista con ¡OH!, el tercer hombre de Bolivia identifica los obstáculos que se han impuesto para lograr un diálogo entre oficialismo y oposición, alerta acerca de la necesidad de enrumbar la economía y advierte que la Constitución Política del MAS, sólo traerá la división entre los bolivianos.

¡OH! ¿Qué sucedió exactamente el día del cerco al Congreso?

Nosotros estábamos con el Vicepresidente, a las 10.30 de la mañana, discutiendo los principales puntos sobre los cuales hay diferencias para poder tener una Constitución Política de consenso. Estábamos en un trabajo de detalle acerca de los planteamientos que hubieron en la Asamblea Constituyente de parte del oficialismo y la oposición, las diferencias conceptuales que hay alrededor de las autonomías. Alrededor de la una de la tarde el Vicepresidente se levantó sin decir nada y no volvió.
A las 2 de la tarde se nos informó que el Congreso estaba cercado. Suspendí la sesión y le pedí a Edmundo Novillo, Presidente de la Cámara de Diputados, que pudiéramos reunirnos con el Vicepresidente para plantearle la preocupación por lo que sucedía, y solicitarle garantías para todos los parlamentarios para poder participar en la sesión o de lo contrario que esta se suspenda. El señor Novillo me dijo que en unos minutos más tendríamos la reunión con el Vicepresidente pero nunca vino. A las 15.30 desaparecieron tanto el señor Novillo como todos los jefes de bancada del MAS. Luego vino lo que la opinión pública conoce, que considero ha sido un atropello grosero porque se quebró toda norma relativa a la libertad de participación que debe tener un parlamentario. Habían parlamentarios de Podemos en la sesión a los cuales el Vicepresidente no les dio la palabra. ¿Cómo puede justificar eso? Hubieron parlamentarias como Ninoska Lazarte y Marisol Aban, que trataron de ingresar y fueron agredidas. Yo, que soy Presidente del Senado, convoqué a la policía para que me dieran la seguridad de llegar al Congreso, pero me indicaron que habían recibido órdenes superiores de replegarse al interior del Congreso. Lo peor de todo es que después hemos recibido información de que hay una serie de unidades policiales alrededor de la plaza Murillo, que son las que tienen que resguardar este entorno, y todas ellas recibieron la instrucción de retirarse de parte del Jefe de la Casa Militar, que no hace nada si el Presidente no lo ordena. Los que quedaron fueron los guardias del Congreso que en el interior trataron de proteger a los parlamentarios de oposición que estaban dentro, pero no tenían las mínimas condiciones para hacerlo.

¡OH! ¿Qué va a suceder con las leyes aprobadas durante ese 28 de febrero?

Esas leyes no tienen cómo ir adelante. Primero por lo que han hecho siempre, que es habilitar de forma irregular a los senadores suplentes sin que los titulares hayan pedido licencia, tomando en cuenta que los titulares estaban en La Paz pero no se les permitía ingresar al Congreso. Segundo, que las leyes tienen un procedimiento y tienen que ir a cada comisión, tiene que haber un informe de estas comisiones, y eso no se hizo. Se trajeron leyes y sin ningún informe, las dieron por aprobadas. Tercero, estas leyes no se pueden aprobar en una sola sesión de Congreso, hay una sola ley que se puede aprobar en una sola sesión y es la ley de convocatoria a la Asamblea Constituyente. Para todas las otras leyes hay un procedimiento constitucional, se aprueban cámara por cámara. La ley del referéndum por las autonomías departamentales se ha aprobado primero en la cámara de diputados y luego en la de senadores, por dos tercios. Las leyes interpretativas también se aprueban por dos tercios, cámara por cámara. Aprobaron una ley tratando de limitar el referéndum por las autonomías departamentales, pero reglamentando una ley interpretativa anterior, que fue la que permitió la elección del prefecto por voto popular y que fue aprobada cámara por cámara. Por eso que hasta la misma Corte Nacional Electoral (CNE) en su comunicado indica que no hay bases de constitucionalidad suficientes, porque son tales los atropellos que se han cometido que no tienen cómo arreglarlos.

¡OH! ¿Qué análisis hace de la decisión de la Corte Nacional Electoral de suspender los referéndums?
La Corte se ha convertido en un apéndice del gobierno. El señor Exeni está destruyendo más de 18 años de institucionalidad y confiabilidad de la CNE en pocas semanas por lo que hace ante la imposibilidad de organizar los referéndums aprobados ilegalmente, entre los cuales se comete un nuevo atropello porque la ley de ampliación de la Constituyente dice que primero debía haber un referéndum dirimitorio y meses después uno aprobatorio, pero los ponen para el mismo día.
Ante la imposibilidad de hacer los referéndums, lo que el señor Exeni dice es que si no se pueden hacer los del gobierno, tampoco se puedan hacer los de los departamentos. Es muy llamativo. El estuvo reunido dos días en Cochabamba con las Cortes Departamentales, saliendo de esa reunión inmediatamente hace una conferencia de prensa y presenta estos proyectos de resolución que no había discutido durante esos dos días con las Cortes. Esto demuestra la falta de transparencia con la que actúa el señor Exeni y su absoluta dependencia del gobierno. La independencia de la CNE ha desaparecido rotundamente.

¡OH! ¿Tienen validez esas resoluciones asumidas por la Corte?
No tienen validez porque al mismo tiempo que dicen que las leyes aprobadas el 28 de febrero no tienen base de constitucionalidad suficiente, basan la resolución en esas mismas leyes. Siendo consecuentes con el principio de legalidad y respeto a la Constitución, no podemos aceptar que el señor Exeni pretenda asumir un rol de suprapoder, él no tiene atribuciones ni competencias para decirle a los prefectos que no pueden convocar a estos referéndums ni competencia para decirle al Congreso el plazo que tiene para dar unas leyes. El ha querido reemplazar al Tribunal Constitucional, lo que excede desde todo punto de vista a sus atribuciones.

¡OH! ¿Cómo queda la demanda de autonomía en este escenario?

Creo que tenemos que reconocer la realidad que estamos viviendo. Hoy hay un movimiento por las autonomías departamentales que es nacional. Si hay algo que está garantizando la unidad nacional hoy, es el movimiento por las autonomías departamentales. No es poca cosa que cuatro departamentos estén con fecha para sus referéndums, que también Cochabamba y Chuquisaca hayan iniciado procesos de recolección de firmas, y que en Potosí también se está empezado un movimiento para impulsar la recolección de firmas, entonces ¿dónde está división si la mayor parte del país está con este proceso? En La Paz misma se está preparando un proyecto de estatuto autonómico.
El gobierno tiene que dejar que estos referéndums se hagan en paz, tiene que dejar de tensionar al país tratando de inviabilizarlos porque las autonomías tienen legitimidad y legalidad. Hubo un referéndum anterior que el MAS no respetó en la Asamblea Constituyente y hoy, más allá de la discusión jurídica que el gobierno ha atropellado desde todo punto de vista, el Congreso va a tener que jugar un rol porque en algún momento los bolivianos vamos a tener que sentarnos a conversar. Podemos pensar diferente, pero tenemos un sólo país y en él tenemos que caber todos. Mientras más tardemos, mayores serán los costos.

¡OH! ¿Cuáles son las condiciones que se le han puesto al gobierno para iniciar el diálogo?
Le hemos pedido al gobierno antes que nada mirar la realidad del país. Si usted le pregunta a la población quiénes están preocupados por la Constituyente y la Constitución, no pasan del 2%. La primera preocupación del ciudadano común es económica, los empleos, los salarios, los alimentos que suben de una forma increíble. Si no le damos importancia a la situación económica, vamos a tener un gran drama social en Bolivia. En lo que va del 2008 hay alimentos, que ya habían subido el año pasado, y que ahora cuestan el doble. Para la inmensa mayoría de la población que tiene salarios reducidos, el mayor gasto son los alimentos. Cuando el MAS subió al gobierno se compraban cuatro panes con Bs. 1, hoy se necesitan Bs. 2 para comprar esos cuatro panes, eso significa que muchas familias están comprando menos alimentos y eso sí que es aumentar la pobreza. Cuando comenzamos el proceso de debate que hizo el Vicepresidente, le dijimos que pareciera que estamos en otro país porque la preocupación y el debate es cómo el Congreso le da respuestas a estos problemas concretos. Parece que nos hemos olvidado que estamos en una situación de desastre nacional, ¿qué impacto va a tener eso en el empleo? Siempre miramos el drama humanitario de hoy pero y esas familias ¿donde van a trabajar después? Esos deberían ser temas esenciales, pero estamos discutiendo el tema de la Constituyente solo porque el MAS la ve como el único camino para lograr consolidar un proyecto de poder que ya no es un proyecto de país, es de perpetuación al poder de un grupo político.

¡OH! ¿Cómo explica esa obstinación a la que se refiere por parte del partido oficialista?
No es la primera experiencia de fracaso en nuestro país ni en otros países. Fíjese lo que pasa en Venezuela donde la gente está asaltando supermercados por alimentos en un país donde en teoría les sobra dinero, pero es que la economía ni las sociedades funcionan así. La crisis política causa también crisis económica. Este gobierno se ha olvidado que fue elegido para administrar el Estado, no para trabajar sólo en función de sí mismo. Lamentablemente los gobiernos autoritarios cometen tantos abusos que se vuelven dependientes del poder.

¡OH! ¿Y qué va a hacer la oposición ante este autoritarismo?
Más que pedir garantías personales para los parlamentarios al iniciar un diálogo, que es algo que vamos a exigir, estamos haciendo la denuncia ante la comunidad internacional porque los atropellos del poder ejecutivo a los otros poderes del Estado, marcan una ruptura del proceso democrático boliviano. En Bolivia hay un gobierno que fue electo democráticamente, pero que no actúa en el marco de la democracia. Si al Congreso lo vamos a dejar para que apruebe las leyes relevantes por parte sólo del oficialismo porque se hace un cerco, o como se hizo en la Asamblea Constituyente que el texto lo redacte sólo el oficialismo, no se puede afirmar que hay una plena democracia en el país.
Creo que son las principales condiciones para el diálogo en un escenario en el que se ha perdido la confianza y los interlocutores, porque me pregunto ¿con quién del gobierno se puede conversar? Y eso es un problema grave: un gobierno sin interlocutores confiables. El último que quedaba era el Vicepresidente pero es algo inaudito lo que ha pasado el 28 de febrero, por eso es que nosotros hemos planteado que va a ser necesaria la mediación de la Iglesia Católica a través del Cardenal, que conoce nuestra realidad y los actores, pero voy a insistir siempre en la necesidad de la mediación también internacional. Al interior del país el MAS atropella las leyes y afuera se muestra como una víctima, es importante que esté presente la mediación internacional para que observen en vivo y directo si realmente el MAS tiene compromiso con el diálogo, si quiere o no actuar dentro del marco de la democracia.

¡OH! ¿Cuál ha sido la respuesta de la comunidad internacional al respecto?

Se han reunido con el gobierno y van a seguir sosteniendo esas reuniones. Yo voy a ir al exterior a hablar con los Congresos de otros países para explicar la situación que está viviendo nuestro país. La comunidad internacional le ha planteado al gobierno que el proceso y la institucionalidad debe ser plenamente respetada. La conclusión de la Cumbre de Río ha sido de respeto y apoyo al proceso democrático boliviano, a la institucionalidad, no al gobierno de Evo Morales, sino al proceso democrático, al conjunto de la institucionalidad democrática, a la plena vigencia de la instituciones democráticas y eso comienza por los tres poderes y respeto a todas las autoridades electas. La democracia es el conjunto, no sólo el Presidente de la República.

¡OH! Si se pone en vigencia la Constitución Política aprobada por el MAS, el tercer hombre del país sería el Presidente de la Cámara de Diputados, Edmundo Novillo...
Esa Constitución es ilegal y no va a poderse aplicar, es inviable, sería la Constitución de la división entre los bolivianos. No garantiza un balance y un equilibrio democráticos. Como dice la Iglesia, no constituye la base de un pacto nacional. Es una Constitución en la cual se divide a los bolivianos por raza, no ofrece las bases para hacer un acuerdo nacional a largo plazo porque es una Constitución que se la puede reformar en cualquier momento por una ley de simple mayoría de votos. El concepto de los dos tercios como necesidad para lograr consenso, desaparece. Es una Constitución que crea tantas autonomías (indígenas, regionales, etc) que en el fondo lo que hace es volver a centralizar todo. Incluso actuales atribuciones en las cuales hoy las Prefecturas participan, volverían a ser centralizadas. Y es una Constitución que establece una economía comunitaria que llevaría a este país al atraso y al empobrecimiento absolutos.

¡OH! ¿El tema económico es una bomba de humo entonces dentro del plan político del MAS?
El MAS nos ha llevado a una discusión que básicamente es una disputa por el poder; el ciudadano está completamente abandonado y el país está destruyendo sus bases y sus estructuras económicas. Llevamos varios años con las inversiones prácticamente en cero, nosotros mismos estamos perdiendo los mercados internacionales. Las bases del empleo en Bolivia se están destruyendo, peor con las políticas de este gobierno de prohibir la exportación y abrir la importación, es lo más absurdo que puede haber. Le aseguro que en unos meses va a haber tal problema económico y tal drama social que la gente va a mirar todas estas discusiones como una burla a su realidad y a su sufrimiento. Este gobierno tuvo dos primeros años en medio de un auge económico internacional que no se había visto en los últimos tiempos y ha habido una suerte de piloto automático en la economía. Hoy comienzan los problemas y no hay respuestas. Las que hay, empeoran los problemas.

¡OH! ¿Y en cuanto a la ley que han aprobado respecto al aumento salarial? Algunos indican que no se ajusta a la realidad que vive el país...
El gobierno dice que ha ofrecido 10%, nosotros hemos aprobado una ley de incremento salarial que busca tomar en cuenta la inflación del año pasado que fue prácticamente de un 12%. Creemos que es un concepto de política muy importante porque por lo menos hay que darle a la gente la posibilidad de recuperar el poder adquisitivo. Para el salario mínimo planteamos tres puntos adicionales para darle una compensación a una inflación que sigue avanzando. La inflación no se va a solucionar congelando salarios, se la va a solucionar buscando las causas. El gobierno debe lograr un entendimiento con los sectores productores de alimentos, si sigue en una guerra con ellos, si en el país no hay derechos propietarios claros, no hay inversión. Crece la población, pero no la producción, que ha bajado en todos los rubros. Nos engañamos diciendo que aumentaron las exportaciones, pero lo que aumentó es el valor porque los precios en algunos casos se triplicaron. La Constitución del MAS dice que todas las concesiones se van a tener que adecuar y no hay la mínima condición de seguridad para invertir en este país a mediano plazo.