26 enero, 2007

Niágara, las fabulosas cataratas


Cada segundo, cerca de tres cuartos de millón de galones de agua descienden por sus bordes. La foto es mía, en el Maid of the Mist

El fuerte sonido de las aguas que descienden por las Cataratas del Niágara se escucha aún antes de haber llegado al principio del complejo turístico por el que, caminando durante media hora, se accede a estas maravillas de la naturaleza. La niebla y los vientos húmedos rodean el entorno que se ha creado alrededor de uno de los principales atractivos de Canadá, que anualmente cuenta con 14 millones de turistas.
Las Cataratas del Niágara, situadas en el río Niágara, zona oriental de América del Norte, en la frontera entre Estados Unidos y Canadá, resultan simplemente impresionantes. Aunque no son muy altas (miden aproximadamente 60 metros de alto), son las más voluminosas del continente norteamericano. Por segundo, cerca de tres cuartos de millón de galones de agua descienden por sus bordes, Desde 1896, ambos países aprovechan su fuerza para proveer a las ciudades contiguas de energía eléctrica.
Orgullosos, los canadienses aseguran que sus cataratas son las más bellas. Y tienen razón. Las del lado estadounidense, aunque son imponentes, están rodeadas por rocas y su caída es menor que las canadienses, que forman una enorme herradura de piedra de kilómetros de aguas rugientes con hermosos arco iris formados por su rocío.

Cómo conocerlas
Las cascadas están ubicadas entre Ontario (Canadá) y Nueva York (EEUU), y, aunque las dos son atractivos turísticos, la primera es la más comercializada. Con inmensos parques, calles repletas de diversiones, lujosos hoteles, casinos, museos, negocios y restaurantes, las atracciones son diversas y pensadas para todas las edades.
Diferentes paquetes turísticos se ofrecen para conocer las tres principales cataratas: las canadienses (Ontario), las "americanas" (Nueva York) y las más pequeñas, las Velo de Novia, también pertenecientes a Canadá. Las excursiones incluyen conocer la Cueva de los Vientos, que pasa por debajo del Velo de Novia y el Niágara Scenic Trolley, centro que ofrece viajes guiados a través de las aguas estadounidenses.
Sin embargo, la forma más emocionante para descubrir la magia del Niágara es a través del crucero Maid of the Mist, un bote con capacidad para 450 pasajeros que recorre las "cataratas americanas" y llega hasta los mismos pies de las canadienses. A los turistas se les advierte de usar ponchos impermeables y cuidar sus cámaras, pero nadie imagina el espectáculo hasta que el Maid of the Mist se acerca a las impresionantes caídas, desde donde varios intrépidos arriesgaron sus vidas. Sam Patch, en 1829, fue la primera persona de la que se tiene conocimiento que saltó desde las cataratas y sobrevivió. A partir de él, varios otros han intentado la hazaña y los pocos que han sobrevivido han debido enfrentarse a la justicia, porque está considerado ilegal traspasarlas.
La mejor temporada para llegar es en verano, donde el clima empuja a disfrutarlas. Cada noche, fuegos artificiales y espectáculos nocturnos ofrecen un entretenimiento único en Canadá, mientras que en las estadounidenses se pueden admirar las cataratas desde el Parque Prospect, que también posee una torre de observación. Los artistas tienen espacios especiales, así que tanto los negocios instalados como los artistas independientes ofrecen su arte a los visitantes por más o menos dólares.
Es considerado el lugar ideal para pasar la luna de miel y los recién casados reciben todo tipo de atenciones especiales y descuentos. Además, es una región reconocida por fabricar vinos exquisitos, famosos en el mundo entero. Entre las cataratas del Niágara y Toronto, se extiende una zona de clima privilegiado, que reproduce durante el verano las condiciones de cultivo de la vid que se dan en la región francesa de Borgoña. Los famosos vinos helados, hechos con uva congelada y cosechada en el invierno canadiense, son deliciosos, claro que una botella puede costar $us 80.
El invierno promete un espectáculo aparte cuando el río se congela y el rocío forma montañas de hielo de hasta 35 metros de alto. Y es que las Cataratas del Niágara son, no importa la época del año, un cuadro que deja con la boca abierta a todos los visitantes
antes de llegar

Localización:
Las Cataratas del Niágara se encuentran ubicadas a 24 km (15 millas) al norte de Buffalo, Nueva York; a 240 km (150 millas) al sur de Toronto (Canadá) y a unos 560 km (350 millas) al noroeste de la ciudad de Nueva York.
Población:
La ciudad de Niágara Falls, Nueva York, está en el lado estadounidense del río y la ciudad de Niágara Falls, Ontario, en el lado canadiense.
Paseo:
Los botes Maid of the Mist lo llevan directo a las cascadas. Las excursiones salen cada 15 minutos de los muelles en ambos lados del río. El costo es de $us 15. Se proporcionan impermeables a los pasajeros.
Espacio:
La gran región de Niágara comprende 12 municipalidades en una superficie de 1896 km2 (entre los lagos Erie y Ontario). Incluye las ciudades de St. Catharines, Thorold, Welland, Port Colborne y Niágara Falls, así como los pueblos de Fort Erie, Grimsby, Lincoln, Pelham y Niágara-on-the-Lake.
Dinero:
No se paga entrada por llegar hasta las cataratas. Se pueden observar las caídas gratuitamente. Ahora, si quiere comer bien presupueste $us 7 y hasta menos, aunque también hay restaurantes de mayor precio. Los recuerdos, diversos y bien elaborados, pueden adquirirse en cualquiera de las tiendas y oscilan entre menos de un dólar y 100 dólares canadienses (el dólar canadiense está casi a la par del estadounidense).

No hay comentarios: