22 enero, 2007

El cierre del Equi...

¿Hace cuánto que se viene diciendo que los covers son perjudiciales para la producción nacional y que los tributos, en su mayoría, sólo sirven para tapar la falta de talento propio? Quienes se atrevieron a cuestionar el supuestamente prolìfico movimiento rockero, fueron satanizados por tocar los intereses de muchas pseudo estrellas rockeras y sus huestes. Recuerdo algunas notas de Marco Basualdo, cuyos argumentos son repetidos por Ricardo Bajo, para analizar el declive de nuestro rock. En su momento los rockeros pidieron su cabeza, pero ahora ¡oh ironía! todos repiten como enseñados lo mismo que negaron con soberbio desprecio. Pues ahí está, se cumplió el vaticinio. Ya no hay dónde tocar rock en La Paz. Aunque la verdad es que no creo que Zelaya mate a su gallina de los huevos de oro, y eso es vox populi, no le doy más de unos meses para que reabra su boliche, quizá con otro nombre y otro decorado, así que no lloren tanto asiduos al Equi. Sólo es de esperar que esta vez hayan más músicos con talento propio y productivo encima del escenario, que el trago tenga calidad y la cerveza esté frìa, ¿Mucho pedir?