22 enero, 2007

Bolivia, presente en la conferencia SIDA 2006

La whipala (bandera indígena boliviana) destaca sus vivos colores entre los emblemas que forman parte del “Rincón Latino”, ubicado en el centro de exposición del Global Village en la XVI Conferencia de SIDA 2006 que se realiza en Toronto. Allí varios países de América Latina exponen la realidad de sus contextos frente a la llamada pandemia del siglo XXI, que cobra a diario miles de víctimas en todo el mundo. Como parte de la hasta ahora mayor conferencia realizada mundialmente, Bolivia está presente a través del trabajo realizado por el Instituto de Desarrollo Humano (IDH) Programa SidAccion, con sede en la ciudad de Cochabamba. En el stand se exponen los pósters, trípticos y publicaciones que han sido creados por los capacitadores del IDH para el trabajo realizado especialmente con los jóvenes bolivianos, considerados la población más vulnerable ante el VIH/SIDA, y con mujeres, desde siempre uno de los sectores mas desprotegidos de la sociedad. Aunque la prevalencia del VIH/SIDA en Bolivia muestra cifras relativamente bajas en comparación a países vecinos, lo cierto es que la enfermedad oculta su realidad entre los niños y niñas de las calles, la población rural y los cientos de infectados que desconocen su condición. Por cada caso de SIDA registrado, la ONUSIDA estima que existen 10 personas más que son infectadas con el VIH pero que no lo saben. El número estimado de la ONUSIDA para 2005 en Bolivia fue superior a 10.000 personas. Prevención, lo fundamental El Dr. Edgar Valdez, director del IDH, se queja amargamente por la falta de atención de las autoridades gubernamentales al tema del VIH/SIDA en Bolivia, citando el ejemplo actual del alcalde cochabambino, Chaly Terceros, quien se niega a ceder un espacio para la exposición anual que hace el IDH con el objetivo de educar al público en el tema del VIH/SIDA. Marcela Cabezas, educadora y capacitadora en tema de género del IDH, secunda la queja, “las autoridades bolivianas no le están dando la debida atención al tema del VIH/SIDA. Como en relación a otros países las estadísticas son relativamente pequeñas, se piensa que no es un problema grave, pero lo cierto es que hay más casos de los que se conocen”. Asimismo Cabezas afirma la necesidad de implementar estrategias de prevención tanto dentro de las familias, como en los centros de educación públicos y privados, “las autoridades deben invertir más dinero en el tema de prevención, que puede aplicarse tanto en colegios y escuelas como en los clubes de madres, por ejemplo. El tema de la sexualidad no se habla abiertamente en Bolivia, no hay confianza en la comunicación entre padres e hijos. Se piensa que el enseñar el uso del condón es incitar a los jóvenes a practicar relaciones sexuales pero no es cierto, es enseñarles a cuidar su vida”. En relación al uso del preservativo, la influencia de la Iglesia católica es relevante en el comportamiento sexual de la mayoría de la población boliviana. Si bien algunos sacerdotes que trabajan a favor de las personas que viven con VIH/SIDA abogan por el uso de condones como principal medida de prevención, lo cierto es que los preservativos todavía son considerados un tabú para gran parte de los bolivianos y son de difícil acceso para los jóvenes. El consumo indiscriminado de alcohol, que se vende libremente en Bolivia sin restricción a los menores de edad, también es otra causa para el aumento del VIH/SIDA, siendo Santa Cruz el departamento con mayor prevalencia, seguido por La Paz y Cochabamba. Discriminación y estigma En Bolivia, el VIH/SIDA hace mucho que dejó de ser una enfermedad propia del contexto urbano. La realidad muestra que ha aumentado la cantidad de infecciones por vía perinatal (de madres a hijos), que ya se tienen casos en el ámbito rural del país, y que muchos de estos son reportados entre migrantes que regresan de Argentina o España. Sin embargo, la discriminación y el estigma no dejan de ser intrínsecos para quienes viven con el VIH/SIDA y parte desde las familias, las autoridades gubernamentales, la prensa que no utiliza el lenguaje adecuado al momento de informar al respecto, hasta el personal de salud que atiende a las personas que viven con el VIH/SIDA. Daniel Ruiz, secretario Nacional de Red Bol+ y capacitador en el IDH, afirma que una forma de discriminación es la falta de políticas públicas respecto al acceso real de medicamentos. El Gobierno boliviano no invierte un centavo del Tesoro Nacional en la compra de antirretrovirales, la mayoría de los cuales proviene de donaciones del Brasil, sin embargo, no gestiona a tiempo la llegada de los mismos. “El personal de salud también juega un rol importante en esto de dedos que te señalan o miradas que hacen más daño que el mismo VIH. Debe capacitarse y por ende sensibilizarse”, afirma Ruiz, “en Bolivia tenemos un esquema tan básico de antirretrovirales, estamos todavía mendigando ayuda y si se compara con otros países, en Bolivia falta muchísimo por hacer. Hay que trabajar urgentemente en la Ley de SIDA. Siendo Bolivia uno de los pocos países que carecen de una, se debe exigir el acceso universal a los medicamentos, a través de este instrumento legal para poder demandar que haya atención, que no se pidan pruebas obligatorias, etc.”. En 2005, después de muchas presiones por parte de las organizaciones que trabajan en VIH/SIDA, el Gobierno inició un programa de distribución de medicamentos ARV, gracias a la donación del Brasil. Sin embargo, actualmente no todas las personas que lo necesitan tienen acceso a los medicamentos y no existe la garantía para la continuidad de los tratamientos. La ausencia de América Latina Tanto Marcela como Daniel critican la poca presencia y la falta de estrategias dirigidas a Latinoamérica en la Conferencia SIDA 2006. “Entiendo que Africa y Asia tienen índices muy elevados en VIH/SIDA, sin embargo hay que darle la debida importancia a Latinoamérica, quizá Bolivia no tiene índices tan altos comparados a otros países, pero no se puede permitir que los índices suban, hay que actuar ahora”, afirma Marcela. “Lo que más se destaca en la Conferencia es la ausencia de América Latina, hay como una invisibilización que incluso se ha mostrado en el discurso inaugural, sin embargo debe rescatarse que se han podido transmitir las experiencias, compartir material, etc.”, concluye Ruiz.

No hay comentarios: